Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

«Vitamina X», de Pilar Jericó, Jesús Vega y José Luis Llorente

José Antonio Carazo

Director de Capital Humano

Capital Humano, Nº 340, Sección Libros, Marzo 2019, Wolters Kluwer España

Hay días en los que tu despertar vaticina un suplicio. Apagas el despertador y te dan ganas de cerrar los ojos y mandar a un replicante para que te remplace durante el resto de la jornada. Cuando tu energía está a cero, la motivación se convierte en una extraña. En cambio, cuando te sientes fuerte no importa lo que te depare el día. Estar en un extremo en el otro depende ti, de tus decisiones diarias… y de la «Vitamina X».

Vitamina X es un libro que le desafía a que consiga que sus niveles de energía sean constantes y se acerquen a su cota máxima. ¿Cómo? Cambiando de hábitos en todos los ámbitos. No hay otro camino. A través de diez capítulos, que van desde la importancia de la alimentación pasando por la necesidad de movimiento y la de descanso, hasta la relevancia de tener un propósito en la vida, aprenderá a ser la mejor versión de si mismo. Todo ello aderezado con una breve narración de las desdichas de un directivo empresarial que reforzará las propuestas y —seguramente— le arrancará más de una carcajada.

‘Vitamina X» es un libro escrito a 6 manos por Pilar Jericó, Jesús Vega y José Luis Llorente. Pilar Jericó es Doctora en Organización de Empresas y Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales. Ha realizado estudios de especialización en estrategia en Harvard University, en el Comportamiento Organizativo en UCLA (USA) y en la Università di Firenze (Italia). Es consultora y coach en desarrollo del talento y liderazgo y autora de varios libros de autoayuda, tanto de ficción como no ficción: No miedo, Poderosamente frágiles o Héroes cotidianos, entre otros. Jesús Vega es emprendedor, escritor y speaker. Ha trabajado como Director de Recursos Humanos de Inditex, Banco Santander y Hewlett Packard. Como emprendedor y business angel está poniendo en marcha iniciativas relacionadas con la inteligencia artificial y el Big Data. También es Chief Dreamer Officer de Feeldreams, una aplicación que ayuda a las personas a conseguir sus sueños. José Luis Llorente es Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid. Ha sido jugador profesional de baloncesto y trabaja como profesor de masters y cursos de derecho y deporte. Es también conferenciante y colaborador habitual de los medios.

En esta entrevista, Pilar Jericó sintetiza los objetivos del libro y reflexiona sobre cómo la energía es necesaria para llevar a cabo proyectos en los ámbitos personal y profesional.

Pregunta.- ¿Qué novedades aporta «Vitamina X» a la literatura de gestión?

Pilar Jericó.- No es un libro de consejos, es un libro de retos y trabaja sobre un reto fundamental que es la energía para poder hacer cosas, para poder crear y poder comprometernos, para poder dar lo mejor de nosotros mismos. Es curioso que cuando estamos en momentos de bajón, o nos encontramos que no nos apetece levantarnos por la mañana, es porque nos falta energía. La energía es la gasolina con la que nosotros nos movemos en el mundo laboral y profesional. Lo que aporta el libro es trabajar sobre un concepto nuclear para sentirnos bien, dar lo mejor de nosotros mismos, rendir mejor en el trabajo y sentirnos realizados. Además, está escrito entre tres: José Luis Llorente, un jugador de elite de baloncesto, Jesús Vega, que fue un gran directivo de RR.HH. y por mí. Hemos reunido experiencias de distintos puntos de vista y aprendizajes de distintas áreas. En tercer lugar, es un libro con el que lo hemos pasado muy bien, nos hemos reído y tiene mucho sentido del humor.

P.- ¿Está escrito en tono desenfado, no tratando de sentar cátedra?

P.J.- Sí, pero todo está basado en investigaciones, en experiencias, investigaciones. Hay mucho trabajo de investigación, aunque no figure como una tesis.

P.- ¿Qué ha aportado cada uno?

P.J.- José Luis es el alma mater del libro porque tiene una experiencia muy fuerte como jugador de elite en tener energía, y la sigue teniendo a pesar de que ya dejó el baloncesto hace años. Jesús ha aportado una mirada muy disruptiva, como es él. Yo lo que aporto es la modelización de todos los conceptos. Cuando nos reuníamos para comer lo trabajábamos en servilletas. Los modelos, las ideas, las ilusiones, estaban en las servilletas y destilan buena armonía.

P.- ¿Cómo definiría el libro?

P.J.- Yo diría que es más de desarrollo personal. El desarrollo personal se basa en ciencia y la autoayuda se basa en reflexiones. Aquí lo que hay es mucha ciencia. Por ejemplo, todos los temas de alimentación tienen muchos estudios que los avalan científicamente.

P.- ¿A quién va dirigido el libro?

P.J.- Yo diría que al 100 por ciento de las personas. Los jóvenes pueden tener mucha energía física pero no necesariamente la tienen emocional. Es una lectura que hemos intentado que fuera muy universal, para todo el mundo, para todas las edades, para todos los colectivos, que intenta hacer un barrido de cualquier realidad.

P.- ¿En qué considera que este libro conecta con otros suyos anteriores?

P.J.- En la gasolina. Para afrontar el miedo tienes que tener determinada fuerza y esto es lo que te aporta, la energía para poder supera el miedo, para desarrollar el talento. Hay estudios en Estados Unidos sobre cómo el engagement, el compromiso de las personas, no se produce cuando tienes poca energía. Lo que hace que pases del potencial al talento son los actos, son las decisiones que necesitan energía para lograrlo.

P.- ¿Energía es compromiso, es motivación o es otra cosa?

P.J.- Energía es la fuerza que nos moviliza para conseguir cosas y está muy relacionada con el compromiso. Me impresionó hace años que conocí en Estados Unidos una escuela que trabajaba para mejorar el engagement de los directivos a través del engagement de los deportistas de elite. Cuando te adentras en conocer las mentalidades de los deportistas de elite te impresiona porque hay un paralelismo interesantísimo con la empresa.

P.- ¿Es posible conciliar la «fuerza de voluntad» con la cultura del ocio, del bienestar, de conseguir las cosas con el mínimo esfuerzo?

P.J.- Yo creo que uno de los aspectos diferenciales en los nuevos perfiles va a ser precisamente la capacidad de esfuerzo, la fuerza de voluntad va a ser un aspecto fundamental. La gente que se entrega mucho al ocio no significa que sean mucho más felices ni estén más contentos, porque de hecho la esencia de la motivación del ser humano se apoya en tres principios: sentirte parte de un grupo, dar un sentido a lo que haces y superarte a ti mismo, hacer algo que te suponga un esfuerzo, un reto, un desafío. Vitamina X no habla de la fuerza de voluntad de los colegios antiguamente, sino de encontrar una energía que está en ti al servicio de proyectos que puedes construir. Pero claro, tienes que poner de tu parte.

P.- ¿Para llevar a cabo estos consejos tienes que abstraerte de un entorno que puede ser hostil: tener un contrato precario, una situación delicada, un jefe tóxico…?

P.J.- Tienes que desarrollar tu energía personal para dar lo mejor de ti y sentirte mejor dentro de tus circunstancias, que son las que son: la edad que tienes, el trabajo que tienes, la familia que tienes… Si quieres cambiar tus circunstancias tienes que cambiarte a ti también y eso pasa por encontrar energía. Lo que hace el libro, y es otro aspecto diferencial, es que trabaja los cuatro grandes ejes: cuerpo, mente, emoción y propósito o sentido. Es un libro que aporta claves a nivel del cuerpo. Yo he vivido la experiencia de no tener energía por una enfermedad y me di cuenta que lo es no tener energía. Esa circunstancia que para mí fue muy fuerte me permitió conocer claves para encontrar mi sensación de fortaleza. Yo lo que diría es que dentro de tus propias circunstancias debes encontrar cuáles son las claves que tú puedes desarrollar para sentirte bien. Todas las cosas grandes que hemos hecho en nuestra vida desde crear algo, escribir, querer, amar… todas las cosas grandes que hace el ser humano requieren energía positiva.

P.- Hay quién tiene miedo a que la tecnología lo ocupe todo y nos quite hasta el trabajo. Otros dicen que la tecnología nos va a hacer más humanos porque va a potenciar nuestras capacidades. ¿Observas un cierto retorno a las esencias de lo humano?

P.J.- Estoy plenamente de acuerdo. Creo que volvemos a un renacimiento y es curioso como es la tecnología la que nos hace volver a la esencia del ser humano. Al final lo que hace la tecnología en cualquier revolución industrial que hemos vivido es automatizar procesos y eso libera al ser humano de tiempo. No extraña que ahora haya más libros de crecimiento personal o de autoayuda, porque tenemos más tiempo para preguntarnos cosas como qué hacemos en esta vida.

P.- ¿Antes teníamos menos tiempo, menos vida…?

P.J.- Lo fascinante es que la tecnología nos da más tiempo para reflexionar y para volver a los básicos. A mí no me extrañaría que en un futuro empezase a haber corrientes de gente tipo «nuevos hippys».

P.- Vivimos en una época en la que la velocidad prima y eso parece que se contradice con el concepto de desarrollo a medio o largo plazo. Los jóvenes tienen mucha prisa por conseguir las cosas…

P.J.- En el libro hay un apartado, el del cuerpo, que es curioso. Cuanto tu empiezas a hacer deporte acabas mucho mejor que cuando empezaste a nivel de ánimo porque generas endorfinas. Quiero decir que tenemos claves que nos dan respuestas más directas de lo que imaginamos. Por ejemplo, el tener una mirada de agradecimiento, el pararte y pensar, rodearte de gente que te nutre tiene una inmediatez más rápida de lo que nosotros somos conscientes. En el libro lo que intentamos es invitar a asumir retos que te aporten una respuesta más rápida. Creo que estamos en un mundo en que la tecnología nos invita a pensar en la inmediatez y el ser humano, hoy por hoy, sigue teniendo el mismo cerebro de hace 200.000 años. Por lo tanto, por mucha tecnología que tengas el duelo lo vas a pasar y va a tardar lo mismo.

P.- Pasamos por muchos cursos, leemos mucho, nos dan muchas claves para hacer montones de cosas pero, al final, no cambias. ¿Qué hay que hacer para cambiar?

P.J.- Yo diría que después de leer un libro hay que hacer un resumen. Yo lo hago por capítulos y, luego, me hago un supraresumen. Lo importante es decidir qué cosa vas a hacer distinta, plantearte un reto. El truco es que si te lo quieres tomar en serio, depende de tu carácter, ¡pícate! Me voy a plantear este reto y, si lo hago, me voy a dar un beneficio, un premio. Y, si no lo hago, me doy una penalización.

P.- ¿Al final querer que algo cambie es una decisión personal?

P.J.- La transformación no viene solo con los libros. Los libros actúan como apoyo, como pistas, te dan una luz, una reflexión… A mí lo que más me ha transformado ha sido apoyándome en libros pero viviendo experiencias intensas que me han permitido conocerme más y aprender, además de tener una formación personal muy fuerte en la que sigo profundizando.

Sigue leyendo este artículo y accede al resto de contenidos exclusivos de Capital Humano registrándote aquí
Prueba 10 días gratis con acceso ilimitado

Si ya eres cliente de Capital Humano, introduce tu usuario y contraseña para seguir leyendo: