Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

“Actitud Digital", de Antonio Pamos

  • 21-6-2019 |

    Mercedes de la Rosa

Mercedes de la Rosa

Redactora Jefe de Capital Humano

  • ¿Se puede vivir sin móvil? ¿Facilita o dificulta whatsapp las relaciones personales? ¿Está en Tinder nuestra pareja para toda la vida? ¿Qué habilidades me va a pedir mi empresa en los próximos años? ¿Cómo descubrir una noticias falsa? Esta obra analiza desde el punto de vista humano el momento de transformación social y cultural que han traído las nuevas tecnologías.
Portada

FICHA DEL LIBRO

Autores: PAMOS, Antonio.

Título: Actitud Digital.

Editorial: Letrame Grupo Editorial. Almería, 2019.

Páginas: 419.

Nuestra relación con la tecnología nos exige desarrollar una serie de capacidades para lograr un encaje óptimo entre persona y máquina sin sacrificar nuestra voluntad y evitando que sea ella la que nos controle a nosotros.

Actitud Digital ofrece, además, una guía detallada de cómo desarrollar las 10 habilidades más importantes para servirse de la tecnología y ser así más eficientes. Además, incluye una serie de breves cuestionarios que le permitirán conocer su grado de aptitud para afrontar esta nueva era digital. El libro termina proponiendo un escenario de futuro con la llegada de la Inteligencia artificial y la robotización de las tareas más habituales.

Antonio Pamos es Doctor en Psicología por la Universidad Complutense. En la actualidad es profesor de Recursos Humanos en la Universidad camilo José Cela y da clase en diversas escuelas de negocios. Ha sido investigador en la Universidad de Albany (Estados Unidos) y es miembros de la Organización Internacional de Directivos de Capital Humano (DCH) y de la Sociedad Española de Psicología.

Pregunta.- Sinceramente, ¿cree que estamos preparados para sobrevivir a esta nueva era?

Antonio Pamos.- Como especie, el Homo Sapiens no lleva más de 200.000 años sobre la faz de la Tierra, lo cual, en términos evolutivos, en menos que una anécdota. Uno de los argumentos que esgrimo en mi libro es que nos enfrentamos a un paso más en la evolución de ese Sapiens, es decir, estamos emprendiendo un camino que no tiene marcha atrás y que supondrá la llegada de una nueva especie que será hombre y máquina. Para entender este postulado es muy importante apartarse de los clichés de Hollywood; no hablo de un Robocop, hablo de que cualquier iniciativa que llevemos a cabo en el futuro pasará indefectiblemente por el soporte de una inteligencia mecánica, como hoy lo hace el smartphone en múltiples tareas. Respondiendo a la pregunta, ¿sobreviviremos? No, no volveremos a ser lo que somos o hemos sido.

P.- Hoy coexisten en la empresa hasta 5 generaciones distintas. ¿Cuál está mejor preparada para el futuro?

A.P.- Por razones naturales, el futuro siempre es de los jóvenes. Puede que en esta fase de transición en la que nos encontramos, para evitar un salto al vació de los más inexpertos, sea útil el criterio y la templanza de los mayores, pero cada vez serán más irrelevantes. En la medida que los datos sean el único criterio para tomar decisiones, las opiniones perderán todo su valor y, por lo tanto, la experiencia dejará de ser un grado.

P.- ¿La tecnología nos deshumanizará o nos hará más humanos?

A.P.- La tecnología deshumaniza, pero siempre ha sido así. Cualquier revolución tecnológica pasada ha tenido un lado amargo. La producción de las primeras herramientas de silex mejoró la calidad de vida del Homo Habilis, pero también sofisticó la expresión de su agresividad. La Primera Revolución Industrial supuso un importante paso atrás en términos de bienestar humano: abusos laborales, explotación infantil, éxodos, epidemias, etc. Los avances en medicina microbiana del siglo XIX sirvieron también para atacar al enemigo durante la Primera Guerra Mundial. La industria militar es la principal impulsora de tecnología, no en vano fue el ejército quien inventó Internet. En España las inversiones en material militar se contabilizan dentro de la cuota de I+D. Por todo esto es crítico la constitución de un organismo de consenso internacional que supervise las propuestas de cambio de mayor impacto y, sobre todo, lo que esté por venir.

P.- Los Departamentos de RR.HH. están incorporando HR Analytics y Big Data y nuevos perfiles más tecnológicos. ¿Hay que reivindicar y poner en valor la figura del psicólogo?

A.P.- Los barcos que se escoran en exceso acaban naufragando. Frente a la cultura impersonal de los números, de los datos, de los algoritmos, es necesario reivindicar la de las personas, la del pensamiento. No es únicamente un asunto de psicólogos, sino de humanismo en general. La Ilustración en su origen en el siglo XVIII adoptaba la ciencia y el progreso como base de ese nuevo movimiento social e intelectual, pero contraponía también la razón y el humanismo que ya había defendido Erasmo 300 años antes. La defensa de las emociones, de la intuición, de la sensibilidad humana, debe ser hoy más que nunca reivindicada, pues está también más amenazada que nunca.

Frente a la cultura impersonal de los números, de los datos, de los algoritmos, es necesario reivindicar la de las personas, la del pensamiento

P.- ¿En un mundo VUCA qué es más crítico, estar preparados para la volatilidad, para la incertidumbre, para la complejidad o para la ambigüedad?

A.P.- Desde mi punto de vista incertidumbre, complejidad y ambigüedad son consecuencia de la volatilidad. El principal problema al que nos enfrentamos no son los cambios que afectan a nuestra vida privada y profesional, es la velocidad a la que acontecen. Un ciudadano medio de un país desarrollado como el nuestro es incapaz hoy de adoptar toda la tecnología que se va liberando, de ahí los problemas nuevos que van surgiendo y a los que reaccionamos tarde: Hablo de problemas cotidianos como las fakes, la adicción al móvil, el narcisismo de los likes, la pornografía sin edades, etc. Todos ellos son consecuencia de una pobre adaptación a los cambios. Hoy compramos un móvil de 1.000 euros y carece de libro de instrucciones. Los fabricantes lo saben, es inútil tratar de enseñar todas sus funcionalidades.

P.- Hoy que se habla de la gestión predictiva, asistida por la tecnología, ¿estamos ante un futuro más incierto?

A.P.- En la medida que incierto es sinónimo de impredecible sí. Hoy es muy difícil prever cómo serán las cosas en el futuro más inmediato, tres a cinco años. Hace 1000 años uno pasaba toda su vida bajo las mismas condiciones. Todo lo más es que en algún momento su aldea fuera atacada, pero que los cambios tuvieran efecto llevaba décadas y décadas. Hoy nada es así. Los cambios son constantes. Hace unos días Elon Musk decía que tenía listos un millón de coches autónomos para 2020. Sí, para el año que viene. Este será un cambio revolucionario con un importante impacto social, y nos lo avisan de un año para otro. ¿Alguien se atreve a hacer predicciones a 10 años? Sería toda una temeridad.

P.- De las 10 claves para sobrevivir que cita en su libreo, ¿cuáles son las 2-3 más importantes, las ‘imprescindibles’?

A.P.- Es difícil destacar tres que sean más relevantes que el resto, pero si me atengo a la triple clasificación utilizada elegiría una de cada: De «el ser que aprende», la curiosidad, la base de todo el progreso humano. De «el ser que opera», la adaptación a los cambios, la flexibilidad, algo fundamental en una época de transformación vertiginosa. Por último, de «el ser que se relaciona», la comunicación efectiva. Las nuevas formas de relacionarnos con los demás aumentan significativamente el número de interlocutores potenciales, muchos de ellos desconocidos. Es fundamental cuidar los mensajes, los canales y los códigos para lograr transmitir las ideas tal y como las hemos concebido como emisores.

Mercedes de la Rosa

Redactora Jefe de Capital Humano

Sigue leyendo este artículo y accede al resto de contenidos exclusivos de Capital Humano registrándote aquí
Prueba 10 días gratis con acceso ilimitado

Si ya eres cliente de Capital Humano, introduce tu usuario y contraseña para seguir leyendo: