Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

Se acabó el cole. ¿Qué hacemos ahora con los niños?

  • 8-7-2019 | Wolters Kluwer
  • Cristina Noriega, profesora de Psicología de la Universidad CEU San Pablo, explica diversas opciones para que los padres puedan conciliar.
Portada

Ahora que han empezado las vacaciones de verano para todos los niños, tras la finalización del curso escolar, es una gran alegría para los más pequeños de la casa, pero una fuente de estrés para muchos padres. Pues la conciliación de la atención que necesita el menor y el tiempo que el adulto pasa en el trabajo es un verdadero quebradero de cabeza. Por ello muchos optan por:

  • Planificar con antelación, especialmente si se quiere contar con la ayuda de otras personas.
  • Organizar las actividades en familia, usando un calendario donde se anoten y se puedan compartir entre todos.
  • No tener miedo a pedir ayuda, pues hay gente alrededor dispuesta a ayudarnos la mayoría de las veces.
  • Si va a ser otra persona la que va a ayudar con el cuidado de los niños será necesario estableces una expectativas claras, con unos límites y normas, pues la mayoría de conflictos familiar provienen de la falta de comunicación.
  • Preguntar a personas del entorno que puedan tener unas circunstancias similares y nos puedan ofrecer ideas interesantes.

Para muchas familias los abuelos son la principal fuente de apoyo en estos casos, pues muchas veces son ellos quienes cuidan de los menores en los pueblos o en la playa, así el menor podrá tener más libertad, desarrollar su creatividad con niños de similar edad y evitar las limitaciones de las grandes ciudades. Sin  embargo, es importante establecer también el límite de las obligaciones de los abuelos que van a estar al cuidado de los niños para evitar así malentendidos.

Para los adolescentes entre 12 y 16 años una muy buena opción siempre serán las actividades de voluntariado y campamentos.

Sigue leyendo este artículo y accede al resto de contenidos exclusivos de Capital Humano registrándote aquí
Prueba 10 días gratis con acceso ilimitado

Si ya eres cliente de Capital Humano, introduce tu usuario y contraseña para seguir leyendo: