Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

Cuatro consejos para sobreponerse a un rechazo laboral

  • 2-9-2019 | Wolters Kluwer
  • El proceso de selelección implica la evaluación y el descarte de perfiles que no encajan con el puesto. El candidato debe asumir esta dinámica natural del mercado de trabajo y aprender de las respuestas negativas para tener éxito en futuras entrevistas.
Portada

Desde el punto de vista de los candidatos, los procesos de selección pueden ser largos y difíciles de abordar. Sobre todo, si el interesado se encuentra en búsqueda activa de empleo y ha sido rechazados en varias ocasiones. Sin embargo, el hecho de ser descartados por la empresa tras una o varias entrevistas no debe ser motivo de desánimo dado que los motivos pueden ser muy diversos y, a menudo, no tienen que ver con la valía profesional del candidato. Desde Morgan Philips Hudson, compañía global de soluciones de talentos, proponen los siguentes consejos clave para seguir adelante y encontrar nuevas oportunidades: 

1. Pedir feedback.A pesar de que probablemente el candidato no tenga ganas de solicitarlo, es muy importante saber las razones por las que no ha continuado en el proceso. Un buen feedback por parte del seleccionador puede ayudar mucho a mejorar determinados aspectos para los siguientes procesos.

2. No tomarlo como algo personal, sino como parte del proceso.

Todo el mundo ha sido rechazado para un puesto en algún momento y aunque a veces puede parecer un fracaso tras otro, siempre surgirán más oportunidades. Es imposible conseguir todos los puestos a los que se opta. Es importante recordar que es así como funciona el mercado laboral, y no tomarlo como algo personal.

3. No caer en el análisis excesivo.

Hay ciertas preguntas que todo candidato debe hacerse tras una entrevista, pero no es bueno caer en el análisis excesivo. Se trata de pensar qué se podría haber hecho mejor para tenerlo en cuenta en la siguiente oportunidad, pero no de abrumarse pensando en todos los detalles.

4. Seguir con ánimo y volver a intentarlo.

Se trata solo de un trabajo (de los muchos que hay en el mercado). A partir de ahí hay que trazar un plan de acción para mejorar en los procesos futuros, aprender de los errores cometidos, y tratar de que las potenciales debilidades del candidato sean menos evidentes destacando las fortalezas.