Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

La diversidad, una prioridad de los consejos de administración para el nuevo curso

  • 3-9-2019 | Wolters Kluwer
  • Un nuevo estudio confirma que las estrategias que promueven la captación de talento, la innovación, la diversidad y la inclusión proporcionan un valor añadido a las organizaciones.
Portada

La digitalización y el impacto de la robótica, la automatización y el análisis de datos están transformando los negocios y el mundo laboral a una velocidad vertiginosa. Las compañías se ven obligadas a redirigir sus esfuerzos para generar una cultura corporativa capaz de retener el talento y colocarlas en un lugar competitivo dentro del mercado. Tal y como refleja el estudio “Top priorities for boards in 2019” realizado por la consultora Ernst & Young, los activos intangibles representan el 52% del valor del mercado de una organización y pueden llegar a alcanzar incluso el 90% en algunos sectores.

Los consejos de administración de las grandes empresas son conscientes de la importancia que tiene la supervisión del talento y la cultura corporativa para impulsar la rentabilidad y la reputación de una organización. Por ello, tienen como prioridad el desarrollo de sistemas de medición del desempeño, el aprendizaje y las tasas de deserción, diversidad e inclusión. Jaime Sol, Socio de EY, asegura que “la cultura corporativa debe ser considerada un activo estratégico porque permite aumentar el compromiso de los grupos de interés y porque es un reclamo para atraer talento. Los objetivos de diversidad de las compañías deberían quedar reflejados en sus planes estratégicos para alcanzar el liderazgo. Hay tres elementos fundamentales para asegurar la diversidad en las organizaciones: la formación, el plan de carrera y la compensación justa”.

A parte de agilizar todo lo relacionado con el talento y potenciar la cultura corporativa como un activo estratégico, los directivos tienen también marcada en agenda de 2019 la tarea de aprovechar “la dualidad de la estrategia”. Se trata de trabajar de forma colaborativa con el equipo gestor para definir una estrategia que posicione a la empresa para el éxito a largo plazo, percibiendo esta dualidad como una oportunidad para transmitir la fortaleza de la estrategia de la organización. Para ello, el consejo debe revisar su estrategia cuestionándose si tiene sentido la reinversión que hace en sus negocios, productos o soluciones o si, por el contrario, es necesario definir una nueva.

Por otro lado, a medida que las compañías transforman sus modelos de negocio, los miembros del Consejo transforman su gobernanza en la gestión de riesgos. El estudio de EY revela que las organizaciones deben verificar si sus empleados tienen un conocimiento íntegro de los valores empresariales, código de conducta, prácticas empresariales éticas, así como un adecuado cumplimiento de los protocolos de seguridad física y cibernética.

Los órganos de decisión de las compañías también tienen el reto de potenciar la comunicación y el compromiso de los grupos de interés, ya que las empresas que comunican sus esfuerzos multidisciplinares e integrales de forma transparente son las que están mejor posicionadas para afrontar los nuevos tiempos de transformación. Por último, EY señala como prioridad para los Consejos de Administración el continuar mejorando su rendimiento mediante evaluaciones constantes y rigurosas que permitirán, a su vez, actuar de forma más rápida, mejorar el flujo de información y la toma de decisiones.