Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

Las cinco “soft skills” imprescindibles para encontrar empleo

  • 4-9-2019 | Wolters Kluwer
  • Más allá de la formación y la experiencia profesional , los departamentos de Recursos Humanos valoran, cada vez más, los perfiles con capacidades especiales para el trabajo en equipo.
Portada

En un mercado laboral cada vez más exigente, a los candidatos ya no solo les basta con tener dos másteres, saber idiomas y haber trabajado en el extranjero. Las empresas buscan talentos resolutivos, responsables y que promuevan el crecimiento. Se trata de las llamadas “soft skills” o habilidades blandas: una serie de aptitudes que cualquier persona en búsqueda activa de empleo debería desarrollar para competir. Según el centro de empleabilidad Audiolis y el Observatorio del Contrato de Formación y Aprendizaje estas son algunas de las más valoradas:

1. Ser resolutivo

Saber controlar la situación de estrés, analizar ese imprevisto y acudir a la experiencia para decidir qué pasos tomar y cómo encontrar la solución es mucho más que una licenciatura. Nadie va a querer en su empresa a alguien que se paralice y agobie. Es muy importante anticiparse a los problemas, preparase un plan de acción y demostrar que su ejecución tendrá éxito.

2. Decidir y mantener la firmeza

De nada sirve tener un currículo impecable si a la hora de cambiar procesos o dar nuevas ideas hay una fuerza que nos paraliza. Una buena forma de entender qué es la toma de decisiones es pensar en las tecnologías. Muchos nuevos avances han automatizado algunos puestos de trabajo, pero de momento no han construido una máquina que sea capaz de pensar por sí misma, ni de aplicar inteligencia emocional en las relaciones. Por tanto, si los humanos no tenemos la cualidad de tomar decisiones, ¿qué nos diferencia de una máquina?

3. Analizar el porqué de las cosas

Los “sí a todo” han pasado de moda. Las empresas quieren personas que se cuestionen el funcionamiento de la compañía. Personas críticas con argumentos sólidos y proactividad para cambiar y mejorar. Una habilidad sin duda muy relacionada con la creatividad. Y es que si no se comparte algo el empleado debe buscar una solución que se ajuste más y no olvidar proponer alternativas argumentadas y con fundamento.

4. Saber qué decir y cómo decirlo

Las habilidades comunicativas ayudarán al aspirante no solo a convencer al reclutador de que es la persona ideal para cubrir un puesto, sino a la hora de hablar con proveedores, clientes o incluso con su propio equipo. Además de sus palabras y expresiones, su lenguaje corporal dice mucho.

5. Tener aptitud colaborativa y de liderazgo

En muchas ocasiones el aspirante está llamado a formar parte de un departamento con más personas. Saber trabajar con ellas, promover un equipo sano y mostrar empatía con los demás es clave para cumplir los objetivos marcados y hacer crecer a la compañía. El liderazgo también será importante dado que a lo largo de su trayectoria el candidato podrá encontrarse con situaciones en las que tengas que dirigir y gestionar un equipo. El liderazgo es, en definitiva, el resumen de todas las “soft kills” anteriores.