Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

¿Ser eficientes después de vacaciones?

Mallo, Mabel

Capital Humano, Nº 346, Sección Crecimiento profesional / Tribuna, Octubre 2019, Wolters Kluwer España

Portada

Mabel Mallo Pérez

Account Manager & HR Consultant

Durante las primeras semanas tras la vuelta de vacaciones son innumerables las publicaciones que podemos encontrar en medios especializados o en RRSS sociales (Facebook, LinkedIn…) sobre el síndrome post - vacacional. A pesar de los cambios que está viviendo el entorno laboral, las semanas previas a las vacaciones y las primeras al regresar al trabajo, siguen siendo las menos productivas del año. Obviamente no es el caso de todos los sectores, pero sí de una parte importante. Así lo determinan varios estudios y seguramente puedas confirmarlo tú mismo al haberlo vivido. Pero, si todo está cambiando, ¿por qué esta «norma», si la podemos llamar así, sigue siendo igual?

Algunos expertos como Peter Thompson, autor de «Future of Work» y especialista en gestión de equipos a distancia y flexibilidad laboral, aseguran que todo ello se debe a la rigidez de prácticas que aún existe en muchas organizaciones. Esta rigidez, en algunos casos, deriva en el llamado síndrome post-vacacional que comporta a su vez, un proceso adaptativo a la vida laboral después de vacaciones.

Para que esta «norma» deje de serlo, las empresas deben dar un paso adelante para transformarse en verdaderas organizaciones del futuro. ¿Y cuáles son los cambios recomendados para lograr la eficiencia todo el año y empezar este último trimestre del 2019 con las pilas cargadas? Te proponemos estos 6 «pasos» para promover equipos menos rígidos y, por lo tanto, más adaptativos en cuanto al síndrome post vacacional se refiere. Además, debemos tener siempre en cuenta que generar un hábito no solo es cuestión de tiempo, sino también un cambio de mentalidad y actitud:

  • 1. Estado de ánimo: la vuelta de las vacaciones se concibe como una vuelta a la rutina, donde nos alejamos de todo aquello que hemos disfrutado durante las vacaciones. Podemos hacer pequeñas cosas que contribuyan a mantener un buen nivel de motivación y a promover un estado de ánimo positivo, como por ejemplo: cambios en la alimentación. Los expertos han encontrado que existen ciertos nutrientes esenciales tales como los ácidos grasos omega 3, la fibra, el magnesio, el calcio y las vitaminas E, D, B1, B9 y B12, que influyen en la sensación de bienestar y ansiedad. Otros pequeños gestos que pueden ser de ayuda son realizar actividades al aire libre o aprovechar septiembre para comprarte una agenda nueva para organizarte, lo que te permitirá tener una visión más holística del año, dejando de centrarte en este período en concreto.
  • 2. Empleados empoderados: las organizaciones que a día de hoy son más eficientes son las que ofrecen una mayor flexibilidad a sus trabajadores. Ellos deciden dónde y cómo cumplir los objetivos de su jornada laboral. Eso se traduce en tener empleados más autónomos, con libertad para la toma de decisiones. Lo que a su vez genera una mayor motivación y aumenta el sentimiento de pertenencia a la compañía. Un resultado que se traduce a cualquier época del año, hayas disfrutado o no de tus vacaciones.
  • 3. Trabajo remoto: gracias a las nuevas tecnologías muchas empresas están implantando este método de trabajo entre sus equipos. Estar en la oficina, no debe ser un requisito para considerarse activo, de forma que los empleados puedan además conciliar vida laboral y personal. Esta conciliación, junto con una gestión del tiempo a medida, permite que lleguemos de las vacaciones de otra forma, de forma que cada uno gestione sus horas más productivas con menos estrés y menos «ansia» para desconectar de la rutina.
  • 4. Más resultados y menos «calentar silla»: cada vez se da menos importancia a las horas que pasamos físicamente en la oficina y más al trabajo que realizamos y objetivos que logramos. Estar 8 horas no es sinónimo de ser eficiente en tu trabajo, tal y como recoge un análisis del Foro Económico Mundial. Según este mismo informe, España se encuentra en la cola de los países más productivos, con 52,2 dólares por hora trabajada; una diferencia de casi la mitad respecto al país más productivo (Irlanda, 95,5% $/hora). Conociendo ahora estos datos, ¿hay algo que desde RRHH se puede mejorar?
  • 5. Apuesta por lo que funciona: Algunas empresas revelan que el día más productivo de la semana para ellas es el viernes, cuando los trabajadores realizan su jornada intensiva. Una apuesta que también se traslada, en algunas organizaciones, a los meses de verano o a las semanas de Navidad. ¿Dirías que este es también tu caso? Si realmente es así, ¿por qué no lo tienes en cuenta y apuestas siempre por un horario intensivo? O por el contrario, pruebas con un cambio a medida para tu empresa?
  • 6. En la diversidad está el gusto: Actualmente en las empresas conviven distintas generaciones con necesidades variopintas: los «Babyboombers» interesados por los beneficios de salud y las pensiones; los «Millenials» entregados a la conciliación; la «Generación Y» deseosos del desarrollo de su carrera profesional o la «Generación Z», la futura fuerza laboral, abiertos a salir de su zona de confort y a reinventarse para deslumbrar. Con esta diversidad, ¿creéis que las vacaciones solo pueden realizarse en verano? ¿Por qué no reestructurar el calendario?

Así que, si quieres ser una organización del futuro y que tu equipo sea eficiente todo el año, ya sabes cuál es la receta: empleados proactivos, remotos y enfocados a resultados. Pero siempre apostando por lo que funciona y necesitan los empleados, a la vez que promovemos el cambio que lleva implícito la diversidad. Y esta reflexión nos lleva a la siguiente cuestión: si algo como las vacaciones está cambiando, ¿no ha llegado el momento de cambiar? ¿Qué podemos hacer como profesionales de RRHH?