Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

5 maneras de fomentar la motivación de los empleados

  • 11-10-2019 | Wolters Kluwer
  • La identificación de los trabajadores con los objetivos de la empresa es fundamental para el aumento de la productividad.
Portada

Si un equipo es bueno, el capital humano se convierte en lo más valioso de la empresa y, por supuesto, en un elemento imprescindible para sacar el trabajo adelante. Un empleado motivado y feliz de realizar su trabajo es un empleado productivo y la empresa tiene una gran responsabilidad en hacer que esto suceda. Desde la Edenred, compañía especializada en soluciones de pago, proponen cinco pautas para fomentar la motivación de los trabajadores y mejorar su rendimiento:

1.Fomentar su participación

Por lo general, el sentimiento de pertenencia hace más fuerte el compromiso con la empresa y los compañeros. La percepción de formar parte de algo tiene mucho que ver con el papel que se juega dentro de la organización, y también los empleados quieren ver que la empresa para la que están trabajando tiene éxito gracias a ellos. La compañía debe tomar el tiempo necesario para preguntar a los trabajadores y escuchar sus propuestas, habilitando formas de participación, ya sea con un buzón de sugerencias o con reuniones. Los empleados conocen la empresa desde dentro y tienen mucho que decir. Cada contribución debe ser valorada y se les debe animar a seguir participando. De esta manera, se sentirán parte de una empresa.

2. Reconocer el trabajo bien hecho

Nada desmotiva más a un empleado que sentir que no aporta valor a un trabajo al que dedica tantas horas y esfuerzo. Por eso es tan importante que los responsables reconozcan las contribuciones de los subalternos y les hagan ver que cada esfuerzo individual tiene un papel importante en la consecución de objetivos de la compañía. Si son conscientes del impacto de sus esfuerzos en la organización, los empleados se sentirán más orgullosos de su trabajo. A veces vale con un simple ‘gracias’ o ‘buen trabajo’, pero también puede ser una buena idea plantear un programa de incentivos o sorprenderles con algo especialmente dedicado a ellos, como un ticket regalo personalizado.

3. Crear un ambiente de trabajo positivo

Es muy difícil sentirse motivado en un ambiente hostil. Cuando falta energía positiva empiezan a aparecer tensiones, conflictos, malentendidos y los ánimos caen, al mismo ritmo que desciende la productividad. En esos casos, es necesario buscar la raíz del problema, preguntar y ponerle solución. A menudo, los trabajadores simplemente están más estresados por la dificultad de conciliar su vida personal y laboral. La posibilidad de beneficiarse de ticket guardería o un ticket restaurante, que les permita hacer la pausa de la comida en un local cerca, puede mejorar la situación personal de los empleados y, consecuentemente, también el ambiente de trabajo en la oficina.

4. Mantener a los equipos informados

Los trabajadores necesitan conocer cómo está siendo su rendimiento para no ir a ciegas, saber en qué punto se encuentran y plantearse objetivos a corto y medio plazo. Ser conscientes de su eficiencia y del valor que aportan les ayudará a plantearse nuevos retos y les dará autonomía y responsabilidad.

5. Ofrecer incentivos

Lo ideal es que los empleados tengan una motivación intrínseca, pero hay ciertos momentos del año en los que el trabajo se hace más duro y es bueno que reciban un incentivo externo. Premiar el trabajo no siempre tiene que hacerse con dinero: ofrecer más tiempo libre o un obsequio es una manera de reconocer su labor y animarlos a esforzarse más. De hecho, un estudio reciente de Aberdeen muestra que los incentivos no monetarios suelen ser más efectivos que la compensación financiera, y que los resultados positivos de los programas de incentivos resultan en ingresos mayores que los costes de la compensación.