Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

Tres formas de evitar que el trabajo multitarea se convierta en un dolor de cabeza

  • 29-10-2019 | Wolters Kluwer
  • Según Randstad, en nueve de cada diez ofertas de empleo se busca un perfil multitarea. Planificar, eliminar las distracciones o delegar son algunas de las estrategias que puede adoptar el trabajador para asegurarse de completar sus diferentes encargos con éxito.
Portada

Actualmente las empresas demandan perfiles lo más completos posible, tanto a nivel formativo como laboral. Que un empleado sea capaz de realizar varias tareas de forma simultánea y eficaz es una cualidad cada vez más valorada por las organizaciones y eso se está trasladando al ámbito del reclutamiento. Un estudio de Randstad demuestra que en nueve de cada diez empleos se demanda al ya conocido como trabajador multitarea o multitask.

Sin embargo, se ha demostrado que el concepto de multitarea resulta más bien utópico. La neurociencia señala que el cerebro no está preparado para poder hacer varias actividades a la vez y, de hecho, nunca lo hace. Lo que se produce es más bien un cambio de actividad (conocido como Task switching), en el cual, el trabajador va transitando de un tema a otro en base a una serie de factores. El fenómeno, lejos de representar una forma eficiente de organización, puede convertirse en un problema de consecuencias negativas tanto para el trabajador como para la empresa. Según una investigación de The Harvard Business Review, que un trabajador esté sometido a multitarea puede reducir su productividad hasta en un 40% y, por lo tanto, puede repercutir en los resultados de la compañía.

Además, en el aspecto físico, la multitarea también puede tener ciertos efectos secundarios negativos. Si el cerebro es sometido a una sobreexposición de diferentes fuentes de información puede verse afectada la parte de este órgano que se ocupa de la gestión de emociones, la empatía y la toma de decisiones, además de provocar una pérdida de neuronas. La consultora Sodexo Beneficios e incentivos ha identificado una serie de recomendaciones y prácticas para que el empleado deje a un lado la multitarea y consiga alcanzar sus objetivos:

1. UNA BUENA PLANIFICACIÓN

Puede resultar demasiado obvio, pero antes de empezar a trabajar es necesario realizar una lista de tareas que deben completarse en cierto tiempo durante la jornada laboral. Lo más beneficioso para evitar posibles situaciones de frustración es anotar todo lo que se quiera hacer y establecer prioridades en base a la urgencia y la importancia. Por último, es preciso revisar cada cierto tiempo que la planificación se va cumpliendo.

2. ELIMINAR DISTRACCIONES

Es de sobra conocido que la distracción es el enemigo de todas las actividades que necesiten concentración. Las distracciones aumentan solo por el mero hecho de cambiar de una tarea a otra, por eso es importante evitarlas al igual que a la multitarea. De hecho, según una investigación de la Universidad de Stanford realizada con universitarios, aquellos alumnos que tenían una mejor capacidad para llevar a cabo la multitarea obtuvieron peores resultados en las pruebas que consistían en el cambio de una tarea a otra, ya que se distraían fácilmente. Aunque en el entorno laboral se produzcan distracciones inevitables, el empleado puede tomar una serie de medidas que reduzcan sus efectos, como trabajar en un lugar tranquilo, apagar las notificaciones de las redes sociales o escuchar música, si el trabajo lo permite.

3. DELEGAR

En muchas ocasiones los empleados piensan que pueden con todo el trabajo que van recibiendo y sin querer se ven abocados a la multitarea. Para evitar esto es importante que, una vez se tenga una planificación de las tareas y conozca más o menos el tiempo que puede necesitar para completarlas, realizar una valoración de quién podría ser más eficiente o quién tiene mayor disponibilidad para llevarlas a cabo, asegurándose el cumplimiento de objetivos.