Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

El EMPuje del RENDIMIENTO

Graciani García, María

Capital Humano, Nº 347, Sección Crecimiento profesional / Tribuna, Noviembre 2019, Wolters Kluwer España

Portada

Esa es justamente la esencia del «EMPRENDIMIENTO», ser el EMPuje del RENDIMIENTO. La RAE nos dice que uno de los significados de «emprender» es «prender fuego» y es que el «EMPRENDIMIENTO» es la útil antorcha de tus objetivos, con la que se prenden las flechas del plan, de la estrategia, de la pasión, de la curiosidad... Convirtiéndonos (probablemente de por vida) en originales arqueros olímpicos encargados de iluminar el pebetero de nuestras metas...

Ése es precisamente el regalo del «EMPRENDIMIENTO»: iluminar e ilustrar nuestra acción, nuestra emoción y nuestro entendimiento, porque sin hacer no se puede crecer y la perdurabilidad de una persona, de un negocio o de una sociedad depende de esa capacidad de darle vida a un plan, de darle un buen empujón al rendimiento, así es como la dedicación, la creatividad, la iniciativa, la superación y el progreso se convierten en los sólidos cimientos de la sociedad.

¡EN GERUNDIO!

Esa olímpica superación hace que el singular EMPuje del RENDIMIENTO se conjugue en gerundio porque su naturaleza es dinámica, vitalista, requiere movimiento... El «EMPRENDIMIENTO» es sinónimo de crecimiento, funciona como el imprescindible impulso de nuestro desempeño porque supone pasar del sueño al objetivo, de la ficción a la realidad... El «EMPRENDIMIENTO» es la chispa que pone en marcha el motor del progreso, en el más pleno sentido del término (progreso humano, económico, social...) porque para obtener beneficios (tangibles e intangibles) hay que hacer más que visible, rentable y perdurable, el valor de tu oficio... Todo esto comienza por el espíritu de servicio (a los demás y a uno mismo) que impregna el alma del «EMPRENDIMIENTO», porque ese EMPuje del RENDIMIENTO es legado, es herencia servicial, es riqueza social y humana y sobre todo, compromiso, porque el «EMPRENDIMIENTO» es conectar con uno mismo y con la sociedad devolviéndole parte de lo que nos ha otorgado para que muchos puedan beneficiarse (en el presente y en el futuro).

LA «TIC» PERSONAL

De hecho, la idea de «rendimiento» proviene del latín «reddere» que significa «dar hacia atrás» (esto es, «devolver»), por lo que podemos decir que el «rendimiento» es el fruto de tu entrenamiento, de toda tu entrega, de tus desvelos, de tu dedicación, de la materialización de tu intención, de todo lo hecho «anterior-mente»... Porque la mente, las emociones y el cuerpo físico han tenido que estar trabajando un tiempo previo para poder rendir, es necesario un rodaje, lo mismo que hay que calentar bien motores para ganar una carrera... En este caso, hablamos de una carrera de fondo, para que el «EMPRENDIMIENTO» cale hondo y se transforme en perpetuo EMPuje del RENDIMIENTO propio y ajeno, facilitando que el crecimiento no tenga freno, hacen falta Tiempo, Iniciativa y Capacidad, esta singular «TIC» personal te enseñará que, «efectiva-mente» (efectividad mental...), para ser una persona y profesional fuera de lo corriente y generar beneficios contundentes, hay que cocinar a fuego lento ese «EMPRENDIMIENTO» (Tiempo), por supuesto, no basta con pensarlo sino que hay que ponerse a ello (Iniciativa) y, claramente, hace falta un «cocinero» capaz (Capacidad); con la «TIC» personal ¡puedes planear con éxito hasta la fuga de Alcatraz!

FORMA DE LIBERTAD...

En cierta manera, el EMPRENDIMIENTO es una original forma de libertad, pues ésta consiste en decidir para vivir y cuando eres emprendedor... ¡te haces un maestro decisor! pues para crear valor, tendrás que tomar muchas decisiones a diario, aciertos y errores, todos ellos nos traen aprendizajes para ayudarnos a ser mejores.

Tenlo en cuenta... Deja atrás tus temores y ¡en EMPujar tu RENDIMIENTO no te demores!