Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

Gánate al responsable de selección plantándole cara a su parcialidad inconsciente

  • 25-11-2019 | Wolters Kluwer
  • Encontrar puntos en común y establecer una buena relación con el responsable de RRHH es esencial si quieres aumentar tus posibilidades de conseguir el puesto de trabajo.
Portada

La mayoría de los procesos de selección implican entrevistas con los managers del área contratante así como con los responsables del departamento de recursos humanos. ¿Cuál es la diferencia? ¿Cómo ajustar tu estilo en función de estos 2 tipos de entrevistador? En general, la entrevista con el responsable del área se centrará en los aspectos más técnicos de la posición. Querrá conocer tu experiencia previa, tus competencias y logros obtenidos anteriormente. Prepárate para relacionar tus habilidades con la descripción del puesto de trabajo. La entrevista con el responsable de recursos humanos se centrará en la cultura de la empresa y en averiguar si encajas dentro de la misma. Es una buena oportunidad para demostrar qué sabes sobre la compañía y de qué manera compartes sus valores corporativos.

Es importante recordar que el gerente de RRHH tiene la capacidad para detener el proceso de selección. Dado que muchos candidatos no consideran este tipo de entrevista como una prueba de sus conocimientos técnicos, pueden sentirse tentados a desvalorizarlo y verla como un mero trámite formal, dándole menos importancia de la debida. Sin embargo, hay excelentes motivos para tomar la figura del responsable de RRHH tan en serio como al resto. Otórgale la importancia que se merece, y asegúrate de entender y conocer los valores y pilares de la empresa.

Aunque las empresas velan por que sus procesos de entrevista sean justos y objetivos, el hecho de que los entrevistadores sean humanos

hace que lleven consigo e inconscientemente, algunos prejuicios y suposiciones sobre diferentes tipos de personas. Alexandre Coffin, Director de Walters People en España aclara que a este factor se le denomina “parcialidad inconsciente” o “prejuicios inconscientes” y es la tendencia que tenemos todas las personas para favorecer a aquellos que se pareceny actúan más como nosotros, más allá de aquellos que consideramos cautivantes o atractivos.” Sin embargo, hay diversas formas de evitar que tu entrevistador aplique su parcialidad o prejuicios sobre ti, siendo las 3 principales las siguientes:

1.ADAPTA TU DISCURSO Y COMPORTAMIENTO

Sabiendo que tendemos a favorecer a aquellos que actúan como nosotros, es una excelente idea adaptar la forma en la que hablamos y nos comportamos conforme a la actitud de tu entrevistador. Si bien, esto no quiere decir que tengas que cambiar tu personalidad. Por ejemplo, si te hablan en un tono formal, debes hacer lo mismo, y viceversa. Relájate si tu entrevistador se relaja, sonríe si él sonríe. No tendrá un efecto positivo responder de una forma muy coloquial si tu entrevistador está intentando en todo momento mantener un tono formal.

2. ABORDA UN PREJUICIO

No tengas miedo a mencionar un prejuicio específico al que te hayas enfrentado en un trabajo anterior, y demuestra de qué forma lo has logrado superar. Coffin comenta: “Por ejemplo, tu edad puede haber llevado a que tus jefes a no considerarte apto para un ascenso, por lo que puedes explicar qué hiciste para abordar la situación.” Continúa, “No obstante, ten cuidado a la hora de insinuar a tu entrevistador que él tiene el mismo prejuicio inconsciente sobre ti".

3. GENERA EMPATÍA

Permanece atento a las oportunidades para crear una conexión personal con tu entrevistador. Esto se puede conseguir mencionando tus hobbies e intereses, o incluso durante una conversación circunstancial. Si observas que algo de lo que has señalado ha atraído el interés del entrevistador, profundiza en el tema. También puedes preguntarle al entrevistador qué es lo que más le gusta de su empresa. Intenta descubrir más acerca de sus motivaciones para encontrar un posible interés en común.