Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

Listado de enfermedades profesional, clave para calificar bajas laborales

  • 12-12-2019 | Wolters Kluwer
  • Una reciente sentencia de un juzgado de lo social de Bilbao pone de manifiesto la importancia que tiene el listado de enfermedades profesionales que recoge la actual Guía de Valoración Profesional publicada por la Seguridad Social, para considerar como tal una baja médica.

La Recomendación 2003/670/CE de la Comisión de la UE encomendó a que los Estados miembros introduzcan en sus respectivas legislaciones o reglamentos administrativos un especial reconocimiento a los trabajadores afectadas por enfermedades profesionales si su actividad laboral esta directamente ligada con la dolencia padecida. Y las autoridades comunitarias elaboraron además un listado europeo de enfermedades profesionales si bien argumentó que compete a los Estados miembros fijar por sí mismos los criterios para el reconocimiento de cada enfermedad profesional conforme a su legislación y sus prácticas nacionales vigentes.

Esta Recomendación se aprobó en septiembre de 2003 y, siguiendo sus directrices, el diálogo social en España acordó en el verano de 2006 medidas en materia de Seguridad Social, entre las cuales se incluía la aprobación de un listado de enfermedades profesionales adaptado a la realidad productiva y social de nuestro país. De este acuerdo se deriva el Real Decreto 1299/2006 (BOE del 19 de diciembre de 2006) por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales en el sistema de la Seguridad Social y se establecen criterios para su notificación y registro.

El cuadro de enfermedades profesionales aprobado entonces es el antecedente de la actual Guía de Valoración Profesional, publicada por la Seguridad Social y de la que ya se has realizado tres ediciones, la última en 2014. La entrada en vigor de la nueva edición de la Clasificación Nacional de Ocupaciones CNO11 (Real Decreto 1591/2010, BOE del 17 de diciembre de 2010) afectó de forma directa a la estructura y a alguno de los contenidos de la Guía.

La importancia que tiene el listado de enfermedades profesionales para considerar como tal una baja médica se pone de manifiesto en la reciente sentencia 369/2019 del Juzgado de lo Social núm. 11 de Bilbao. El fallo condena a la mutua al pago de prestaciones derivadas de cinco periodos de baja sufridos por una trabajadora en el año 2018, al establecerse que las bajas son por enfermedad profesional causada por las características de su empleo.

La trabajadora, teleoperadora en una empresa de “contact center”, permaneció de baja en estos periodos con el diagnóstico de afonía, habiéndose registrado médicamente también la existencia de nódulos. La sentencia se argumenta en que el Real Decreto 1299/2006 por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales reconoce como enfermedad de este tipo los nódulos que suelen padecer las personas que trabajen como teleoperadoras, así como para otros profesionales que precisen “uso mantenido y continuo de la voz”. En consecuencia, el fallo considera como notorio que los esfuerzos de la voz se dan en la profesión de teleoperadora, hecho que viene refrendado en la Guía de Valoración Profesional de la propia Seguridad Social.

Relacionar la actividad laboral -asegura también la sentencia- con una determinada enfermedad profesional, requiere el estudio individualizado de cada paciente, y en tanto no se desarrollen las normas para su detección, la Guía de Valoración Profesional puede servir de ayuda para conocer las funciones y tareas asignadas a cada ocupación, las aptitudes y facultades psicofísicas que debe poseer un trabajador para desarrollar una actividad determinada, los posibles riesgos derivados de la actividad profesional y las circunstancias específicas del ambiente de trabajo que puedan incidir en la capacidad laboral de los trabajadores.

Así, la Guía elaborado por la Seguridad Social reconoce que los "nódulos de las cuerdas vocales a causa de esfuerzos sostenidos de la voz por motivos profesionales" son habituales en profesores, maestros y técnicos en educación infantil, compositores, músicos y cantantes, artista, actores, locutores, telefonistas, teleoperadores y operadores de marketing, entre otros grupos.