Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

¿Directivo D3 o D-3?

González, Carlos

Capital Humano, Nº 350, Sección Crecimiento profesional / Tribuna, Febrero 2020, Wolters Kluwer

Portada

Carlos González

Partner de Navitas for Change

«La vida se desarrolla donde fluye la empatía», eso creo.

Esta semana pasada he estado dando clases en el MBM (Master in Business Management) de ESIC. Reflexionando y entrenando capacidades asociadas al «Conscious Leadership».

Los alumnos se sorprendieron —realmente se quedaron atónitos— cuando les enuncie las 3 D’s de un buen directivo que practica el liderazgo consciente: descansar, dormir y disfrutar. fastidiar

En un mundo orientado a la productividad, a la actividad permanente, a la hiperconexión y a la urgencia, parece increíble hablar de pararse. ¿Pararse? Sí, pararse. Entendido como encontrar momentos de descanso a lo largo del día, a dormir al menos 7 horas todos los días, a animar a nuestros equipos a descansar de forma estratégica durante la jornada o a buscar momentos diarios para disfrutar y divertirse…

Imaginemos otro mundo más inteligente, más saludable y más próspero en tres escenas.

Escena 1. Un día cualquiera en la oficina, a media mañana, después de una reunión y poco antes de la siguiente. En la sala de descanso. Sala silenciosa, agradable, con aire fresco y saludable, con plantas y paredes cálidas e inspiradoras, con buenas dosis de luz natural…La siguiente reunión será con clientes, o con proveedores, o con colaboradores… Da igual qué tipo de reunión o de stakeholder se trate. Esto va de lograr objetivos y alcanzar metas de forma positiva, saludable y sostenible.

  • — Buenos días S.H. —mantengo las iniciales por respetar el anonimato del directivo.
  • — Buenos días Jefe.
  • —¿Qué haces?
  • — Descansar.
  • — Ah, muy bien. Perfecto. Perdona entonces si te he interrumpido a mitad del mismo, no quería molestarte. Pensé que todavía no habrías empezado. Imagino que la reunión anterior ha sido intensa…
  • — La verdad que sí. Agotadora, y ahora nos toca con los… También preveo que vamos a tener que meter toda la energía que podamos si queremos sacar adelante la negociación.
  • — Te dejo pues. Descansa. ¿Necesitas algo de mi? ¿te puedo ayudar en algún aspecto?
  • — No, gracias Jefe. Solo necesito descansar un rato.
  • — ¿Pues sabes qué? Me voy a quedar yo también 15’. Silencio pues. Descansemos.

Ser un líder consciente supone disponer de una mente creativa, no reactiva (1) . Significa no agotar la mente en procesos de defensa y ataque. Ni llegar a ellos por falta de energía, situación que nos vuelve susceptibles, poco empáticos y poco flexibles, y muy muy poco creativos para construir soluciones.

Escena 2. Un día cualquiera en la oficina, a primera hora de la mañana, poco antes de la primera reunión. En la pradera de trabajo. Da igual qué tipo de reunión o de stakeholder se trate. Esto va de lograr objetivos y alcanzar metas de forma positiva, saludable y sostenible.

  • — Buenos días S.H. —sigo manteniendo las iniciales por respetar el anonimato del directivo.
  • — Buenos días jefe.
  • — Te noto cansado. Espero no molestarte con mi comentario. Llevas varios días así, con ojos cansados, sin brillo en el rostro... ¿Puedo ayudarte en algo? De verdad, me preocupa verte así…
  • — ¡Como me conoces! Te agradezco tu empatía, tu interés… Es verdad. Llevo varios días sin poder dormir bien. La verdad es que he dormido poco y mal…
  • — ¿Mal y poco?
  • — Sí. Menos de 5 horas, y despertándome varias veces durante el sueño.
  • — Pues creo que deberías invertir al menos 90’ para irte a la sala de descanso y recuperar energía. Empieza quizás por un breve body scan que te ayude a prepararte para dormir un rato; y también para que luego puedas entregarte a tope a un ciclo profundo de sueño… En 90’ seguro que estarás a tope.
  • — Tengo bastante lío… Debería seguir.
  • — Haz lo que quieras. Si quieres ayuda dímelo, o si quieres que me quede pendiente de algo, cuenta conmigo. Pero mi sugerencia es que debes dormir profundamente y luego volver a la faena…

Ser un líder consciente implica aprender a dormir; también fomentar el sueño reparador en los equipos. Dormir es reparador para las neuronas. Permite limpiar el espacio entre ellas de los desechos de la actividad celular. Permite mejorar la asimilación de nuevos conocimientos. Permite liberarnos de tensiones. Dormir es invertir en consciencia, flexibilidad y creatividad… No por no dormir se va a ser más eficaz. Al contrario, se asumen riesgos enormes: mentales, emocionales y físicos. Imaginemos a esa persona volviendo a casa muy cansada, conduciendo…

Escena 3. Un día cualquiera en la oficina, a última hora de la tarde. Después de un día lleno de reuniones. En la pradera de trabajo. Da igual qué tipo de reunión se hayan mantenido a lo largo de la jornada. Esto ha ido de lograr objetivos y alcanzar metas de forma positiva, saludable y sostenible.

  • — Buenos tardes S.H. —sigo mantengo las iniciales por respetar el anonimato del directivo.
  • — Buenas jefe. ¿Qué tal tu día?
  • — El mío bien. Intenso y productivo. Me sentaron de maravilla aquellos 15’ de meditación. ¿Qué tal el tuyo?
  • Bien también. El breve sueño fue reparador y productivo. El informe salió mejor, en tiempo y forma según lo previsto. Y la reunión también: estaba descansado y me permitió recoger las ideas de mejora y las quejas de cliente con la mente más abierta y menos a la defensiva….
  • Enhorabuena pues. Eres un buen directivo: sabes descansar y recuperar energía cuando es necesario para que la calidad y eficacia de tu trabajo no decaiga. ¿Y que vas a hacer ahora?
  • Me quedan un par de horas todavía aquí en la oficina…
  • ¿Un par de horas? Si son ya las 18h30’…
  • Si tengo que recuperar temas atrasados…
  • Creo que no. Que será mejor vayas cerrando y que empieces a organizarte para renovar tu energía… ¿qué tienes pensado hacer? ¿familia? ¿deporte? ¿un cine? ¿cocinar? ¿un paseo en silencio? ¿leer tranquilamente algo que no sea de trabajo?

Ser un líder consciente implica aprender a renovar mente, corazón y cuerpo entregándonos a otras actividades que alimenten mente, corazón y cuerpo. Implica fomentarlo también en otros. Cocinar, yoga, estudiar, jardinería, voluntariado, hacer deberes con los niños, visitar a los padres, hacer la compra, tocar la guitarra... Un líder consciente sabe que para poder entregar y producir hay que estar rebosante de energía, y para ello hay que llenar el depósito cognitivo y emocional. También espiritual.

Las tres D forman parte del secreto del éxito de líderes tipo «Capitana Marvel» y no del tipo «The Walking Death». Aprender a descansar, dormir y disfrutar es la fuente de recuperar energía para entregar y producir… y para ser felices y contagiarlo alrededor. Tu eliges: D3 o D-3.

Esta tribuna ya no da más de sí. Hay que descansar. En unas horas dormir. Y en breves minutos disfrutar: me voy a pasear con mi pareja y mis hijos al perro.

Mientras tanto: practice the D3. ¿O prefieres ser un directivo D-3? (Desgastar, Desvelar y Disgustar a uno mismo y a tus equipos y resto de stakeholders)?

(1)

Según modelo de liderazgo de The Leadership Circle.

Ver Texto