Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

Llegó la Navidad y deseé…. que pasase pronto!!

Martínez, Roberto

Capital Humano, Nº 350, Sección Conciliación y diversidad / Tribuna, Febrero 2020, Wolters Kluwer

Portada

Roberto Martínez

Director de Fundación Másfamilia y Coordinador del área de Diversidad y Conciliación en Capital Humano

Un buen conciliator debe brillar en Navidad, período propicio para mostrar y lastrar todas sus cualidades conciliadoras. Es ahí donde un conciliator se consagra o… se hunde en la miseria. Repasemos….

Unos días antes de la Navidad, toca la función escolar que uno no se debe perder. Salvo que seas un afortunado, te tocará en horario escolar a saber de 9 a 16 horas y muy probablemente a mitad de la mañana que debe ser el número de mayor inspiración para los pequeños actores y actrices.

Primer reto para conciliator: No cabe preguntar si es la misma función que la del hijo mayor, o que el papel de mosca en «El sastrecillo valiente» no es como para optar a Broadway, y hay que ir y listo.

Segundo reto conciliador: Los regalos de Navidad / Reyes junto con los varios amigos invisibles que se te cruzarán por el camino, oficina, primos, amigos, clubs, etc. Por mucho que el e-commerce nos haya venido a ayudar «desinteresadamente», son muchas horas de darle vueltas: Un buen conciliator sabrá encontrar las horas en su trabajo para dar respuesta y encontrar esos 6, 7 u 8 regalos que harán feliz a los que le rodean, y si no pues un buen ticket regalo tampoco está de más.

Si por entonces los conciliators no han huido, se deberán enfrentar a una serie de retos adicionales nada desdeñables.

Tercer reto: Visitar las luces de la Navidad, lo que unido a conseguir entradas para el autobús de la Navidad lo convierte en algo casi imposible, comparable a visitar a Marte.

Cuarto reto: Cenas y comidas familiares. Si eres invitado, va que va, pero como seas el anfitrión, el listón está tan alto …. Sólo falta Chicote chillándote al oído.

Quinto reto: Tratar de hacer ejercicio mientras trabajas y sobre todo, mientras comes compulsivamente, si no quieres pasar de peso welter a semipesado en un semana.

Sexto reto: Monta un Belén y/o un árbol de Navidad en condiciones. ¡Ojo! Que no vale cualquiera. Ves el de Times Square, pues de ahí para arriba.

Séptimo reto: La cabalgata. Entre esquivar caramelos y portar al niño/a a hombros, no hay Iron man comparable.

Octavo reto: Acertar con los Reyes. Si hay adolescentes en casa, olvídate de asumirlo con garantías. Vete pesando en acompañarles a cambiar...TODO!

Noveno reto: Tus cuñados/as, aguantadlos, aunque sólo sea una vez al año. ¡Todo un desafío!

Y décimo y último reto para un conciliator: Volver al trabajo y enfrentar otro año complicadísimo, manteniendo tus otras dimensiones (pareja, familiar, salud, amigos, aficiones, voluntariado,…) y en equilibrio.

Conciliator es un gran malabarista!!