Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

Tecnologías disruptivas en RRHH

Molinero, Lourdes

Capital Humano, Nº 350, Sección Tendencias / Tribuna, Febrero 2020, Wolters Kluwer

Portada

Lourdes Molinero

Socio Director de INCIPY

Acabamos de entrar en una nueva década marcada, entre otras cosas, por la revolución digital que estamos viviendo desde que empezó el milenio y que cada año va a adquirir una velocidad exponencial.

En este entorno, oímos, leemos y hablamos con nuestros colegas de las nuevas tecnologías que aparecen en cada momento, como setas en otoño pero, en la mayoría de los casos, no tenemos claro cómo de útil puede ser alguno de esos avances en nuestra realidad profesional y, en concreto, en nuestro ámbito de RRHH. Sin embargo, muchas de ellas pueden ayudar de manera importante a mejorar la experiencia y relación con nuestros empleados.

Algunas de estas tecnologías no sólo las conocemos, sino que las utilizamos en algunos aspectos de nuestra vida y tienen una aplicación interesante en RRHH. Una de ellas son los Wearables. Son dispositivos inteligentes que llevamos o vestimos, relojes inteligentes, pulseras digitales, tarjetas identificativas, etc. Estos sensores que incorporamos con nosotros interactúan con otros dispositivos enviando información para recopilar datos interesantes para alguna función.

Muchos de nosotros estamos familiarizados, pues utilizamos relojes inteligentes con los que podemos realizar multitud de funciones y tener a mano información sobre nuestra salud y nivel de actividad.

En las empresas se está incidiendo mucho en los aspectos de salud para los empleados y este tipo de dispositivos pueden ayudar a hacer un seguimiento de la salud de los mismo y trazar planes que les ayuden a tener una vida más saludable, pero también pueden ayudar a medir la satisfacción en el trabajo, a utilizarlos como botón de emergencias para trabajadores que trabajen solos o en entornos peligrosos.

Estos sensores pueden ayudar a ver cómo determinados trabajadores interactúan en su actividad profesional y su curva de rendimiento, pudiendo observar sus necesidades, para ayudarles a mejorar su productividad y satisfacción en el trabajo.

Otra tecnología que quizás hemos utilizado alguna vez son las Gafas de Realidad Aumentada, en la que el usuario puede ver, mezclados, elementos reales y elementos virtuales, creando una realidad mixta.

También hemos podido experimentar la realidad virtual, en la que el usuario se aísla totalmente de la realidad del mundo real y se sumerge en un mundo totalmente virtual.

Las aplicaciones en el mundo de RRHH de este tipo de tecnologías van desde, simular en los procesos de selección con los candidatos, situaciones similares a las que tendrían en su puesto de trabajo, para poder observar sus reacciones y manera de actuar. Poder realizar con estos candidatos visitas virtuales por la empresa en las que pueda ver el entorno en el que trabajaría y hasta su puesto de trabajo.

IA Y BIG DATA

La Inteligencia Artificial junto con el Big Data, hace en nuestro día a día que, por ejemplo, según naveguemos por Internet recibamos sugerencias de acuerdo a nuestros intereses y un sin fin de aplicaciones de las que, como usuarios, no somos conscientes que las marcas están utilizando.

La Inteligencia Artificial, combina la lógica, computación y psicología, neurociencia, en busca de comportamientos para, analizando cantidades ingentes de datos, ser capaces de, mediante algoritmos y paradigmas de comportamiento humano, identificar patrones y tendencias, resolver problemas complejos, formular predicciones o realizar tareas automáticas con velocidad y precisión.

En RRHH puede ayudar a realizar predicciones en base a todos los datos de los empleados. Los ChatBots, pueden ocuparse de las tareas de administración de personal, como gestión de vacaciones, turnos, responder dudas de empleados o candidatos en su proceso de selección, etc… ya que al incorporar sistemas de inteligencia artificial, aprenden y se retroalimentan con las preguntas y respuestas de los usuarios.

Los procesos de acceso a ordenadores, salas, oficinas, se pueden agilizar con el reconocimiento facial o de huellas, sin necesidad de recordar contraseñas, o para identificar estados de ánimo o de estrés.

Estos son un mínimo ejemplo de cómo todas estas nuevas tecnologías que utilizamos en nuestra vida formarán parte, si no lo están haciendo ya, de la realidad de los departamentos de RRHH, para ayudar a las personas de nuestra organización a tener una mejor experiencia de empleado y un mejor desempeño de sus funciones que, en definitiva, es parte fundamental de la función.