Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

Nuevas Tecnologías en el Trabajo ¿Esclavitud o facilidad?

Nou, Marta

Capital Humano, Nº 351, Sección Tendencias / Tribuna, Marzo 2020, Wolters Kluwer

Portada

Marta Nou

Senior Manager Industria

El mundo ha cambiado. Ha cambiado más en estos últimos 20 años que en los pasados 100, y todo ello ha sido causa de la tecnología.

La tecnología ha venido a facilitarnos la vida dicen algunos, otros apuntan a que somos esclavos de ella. Nos despertamos enganchados al móvil, porque nos informa de las noticias que han pasado en el mundo casi al segundo. Pero, es más, también nos informa de lo que comió en el desayuno la vecina. ¿Por lo que toda la información a la que nos acercamos es importante? ¿Es necesaria?

La información es global y la recibimos al segundo. Hemos perdido la capacidad de espera y lo que es más importante la virtud de priorizar. Esta deficiencia también nos está afectando en el transcurso del día a día en el trabajo.

Tenemos todas las facilidades del mundo para estar informados, mail, smartphones y tablets, que nos permiten trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento, pero también nos impiden desconectar y lo que es peor, saber lo que es importante y lo que no.

Recordemos cuando los móviles sólo permitían realizar llamadas. Quedábamos con un cliente, un compañero de trabajo o un amigo y no se nos pasaba por la cabeza no aparecer a la cita. A día de hoy, es tan fácil como enviar un correo o un WhatsApp 5 minutos antes y poner una excusa cualquiera.

O cuando estábamos en una reunión importante, los correos, mensajes y demás quedaban fuera de la sala. No podíamos vivir conectados y por lo cual la misma forma de funcionar nos ayudaba a priorizar.

A día de hoy ya no. Cuántas veces dejamos de hacer lo que toca para contestar aquel correo que acaba de aparecer en nuestro buzón. Cuántas veces cogemos el teléfono en medio de una reunión. O cuántas veces revisamos los mensajes mientras hablamos con otra persona.

Pues esta avalancha de información, esta forma de vivir conectados las 24 horas del día nos ha provocado que seamos menos eficientes y que hayamos perdido la virtud del silencio. La capacidad de trabajar en un silencio mental que permite una concentración completa.

Muchas son las personas que se están replanteando sus hábitos y ya empiezan a hablar del slow work o que apilcan mindfullness en sus hábitos laborales. Este colectivo aconseja trabajar con el móvil en modo avión cuando realizamos tareas que requieran una mayor concentración. Sólo consultar el correo en horas predefinidas e intentar desconectar cada día de las tareas laborales.

Aprender a que cada cosa tiene su sitio y su momento es muy importante, y debemos desaprender nuestro estilo de vida actual para reaprender a vivir de otra manera.

Es importante saber parar la cabeza y no vivir siempre enganchado a las nuevas tecnologías. Todo ello nos dará muchísima tranquilidad, nos liberará de un estrés al que nos hemos aferrado y con el que es muy difícil dejar de vivir y nos devolverá la capacidad de decidir y priorizar. No todo es importante, no todo era para ayer. Debemos ser capaces de saber lo que es urgente, lo que es importante y lo que no lo es. Y para ello debemos trabajarlo primero con nosotros mismos y luego con nuestros equipos.

Aprender a utilizar las nuevas tecnologías puede ser nuestro reto del 2020 y seguro que, si somos capaces de hacerlo, nuestras jornadas laborales serán más productivas y menos extensas. Y además podremos desconectar y aprovechar también nuestro momento personal y de ocio.