Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

Nueve tendencias en compensaciones y retribuciones para 2020

Capell, Josep

Capital Humano, Nº 351, Sección Compensación y Beneficios / Tribuna, Marzo 2020, Wolters Kluwer

Portada

Josep Capell

Socio Director de CEINSA y Responsable de Contenidos de Compensación en Capital Humano

El mercado laboral evoluciona a velocidad de vértigo y con él lo hacen las políticas de compensación y retribución de empleados. Las empresas que no mantengan el ritmo corren el riesgo de perder la guerra por el talento, lo que, sin duda, se reflejará en su cuenta de resultados.

En este sentido, la información es vital y, por eso, en el artículo de hoy recopilamos 9 tendencias en compensación y retribución que marcarán el próximo año.

La palabra clave: flexibilización. El talento es cada vez más diverso, lo que obliga a que el salario, los calendarios, los contratos, etc. se flexibilicen. En lo que respecta a los paquetes retributivos, la demanda de los empleados está sobre la mesa —según Capital Humano Kelly Services, el 61% del personal ha considerado dejar su puesto de trabajo por falta de flexibilidad— y proporcionar un reconocimiento específico en función de las capacidades y necesidades de cada individuo supone una ventaja competitiva importante. Esta flexibilidad también se refiere a la frecuencia del pago de la retribución y se tenderá a una programación de pagos más personalizada.

Mejora de la política de incrementos. La política de incrementos debe ajustarse a las necesidades que impone el mercado en cada momento. Un ejemplo lo encontramos en Estados Unidos, en un momento en el que la tasa de desempleo ha alcanzado su punto más bajo en casi 50 años, muchos empleadores están optando por incrementar los sueldos con el objetivo de atraer al mejor talento.

Repensar los modelos de evaluación. Los modelos de evaluación son indispensables para conocer los problemas reales de los empleados y ayudarles a encontrar una solución. En este sentido, se tenderá a revisarlos y simplificarlos para que resulten más eficaces. Además, deberán vincular de forma clara y efectiva el rendimiento individual a los objetivos corporativos.

Desarrollo de habilidades clave, sobre todo las transversales. La organización debe identificar y desarrollar aquellas habilidades que harán que triunfe en un entorno tan cambiante como el actual. Algunas de ellas son la autoconciencia, la empatía o la resiliencia.

Consolidación del salario emocional. Los beneficios asociados al bienestar emocional y la conciliación con la vida personal se han convertido en un motivo para aceptar o declinar un puesto de trabajo. Las empresas, conocedoras de ello, continuarán ampliando su paquete de beneficios para atraer y retener a los mejores talentos. Entre los más populares destacarán el trabajo flexible —la posibilidad de trabajar en cualquier momento y desde cualquier lugar— y programas de bienestar holísticos que también incluyan la salud mental de los trabajadores y cubran problemáticas como la depresión, el estrés o la ansiedad.

El poder de los datos. Durante 2020, la recopilación continua de datos sobre la percepción que tienen los empleados de los beneficios propuestos por la empresa, así como su aceptación y utilización, seguirá siendo fundamental para garantizar el éxito de los programas.

La importancia de la comunicación. Diseñar un buen paquete retributivo no es suficiente, su éxito pasa por comunicarlo de forma efectiva a los empleados. Así, una comunicación adecuada y personalizada no solo garantiza que los empleados, actuales y potenciales, aprecien el valor de los beneficios que la empresa les ofrece, sino que también mejora su experiencia y refuerza su sentimiento de pertinencia. Conscientes de ello, cada vez más organizaciones están empleando la comunicación de una forma más estratégica y proporcionan acceso a sus empleados a información completa y actualizada sobre su retribución.

La tecnología al servicio de la retribución. En 2020, las empresas seguirán apostando por herramientas tecnológicas que les ayuden a simplificar los procesos relacionados con la gestión del capital humano, en general, y de la retribución, en particular. En este sentido, jugará un papel muy relevante la Inteligencia Artificial, que permite analizar tendencias, prever las necesidades de los empleados, sacar el máximo partido del presupuesto y crear experiencias más personalizadas para los trabajadores.

Identificación del potencial y el talento. Las organizaciones pondrán su empeño en identificar a los mejores empleados. Además, sus logros serán dados a conocer a través de los canales de comunicación corporativos con el objetivo de reconocerles y animar al resto de trabajadores a rendir al máximo.

En un mercado tan cambiante, las organizaciones deben estar dispuestas a revisar y actualizar sus estrategias y sus planes de compensación y retribución de empleados. Comunicación —o lo que es lo mismo, transparencia— tecnología y flexibilidad son algunas de las claves que deberán tener en cuenta este próximo año, si quieren mejorar su capacidad de atracción de talento y fidelizar a sus trabajadores.