Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

TIM y el beneficio de la automatización de los RR.HH

Somolinos Galocha, Jorge

Capital Humano, Sección Tendencias / Dossier, 10 de Marzo de 2020, Wolters Kluwer

Jorge Somolinos Galocha

Director de desarrollo de Audalia Nexia HR Lab

Os presento al nuevo miembro de mi equipo de RR.H.H., su nombre es TIM, la verdad es que contamos con sus servicios desde hace poco tiempo, pero el suficiente para darnos cuenta de que realmente es muy Inteligente.

Lo pusieron a mi disposición diciéndome que al principio tendría que enseñarle, pero que en muy poco tiempo estaría listo para realizar trabajos rutinarios y sería un gran apoyo para gestionar determinadas tareas.

En un primer momento creó cierto rechazo en el equipo, no sabíamos cómo podría influir en nuestro día a día, ya que estaba fijándose continuamente en los datos y cada vez que proponía algo era siempre conforme a las reglas establecidas, sin saltarse ni un milímetro los parámetros que se le habían marcado.

No tenía creatividad e iniciativa ya que todo lo que hacía era lo que se le había ordenado o lo que se le había enseñado, pero en poco tiempo empezamos a ver que desde su posición discreta y casi oculta, diría yo, nos solucionaba trabajos muy monótonos y repetitivos, que al equipo le impedían enfocarse en lo que realmente da valor al departamento, como crear nuevas iniciativas para el desarrollo del equipo, dar seguimiento a las personas, adaptar la estrategia para ser más eficientes…

Resulta que TIM no paraba de leer y revisar los objetivos y planes de los diferentes departamentos, proyectos y hasta de las personas. Era tan ágil y eficiente que incluso nos generaba dudas de que lo que hacía o proponía estuviese bien hecho.

Desde la llegada de TIM nuestra forma de trabajar ha cambiado, yo diría que, a mejor, ya que nos ha permitido automatizar bastantes tareas y nos ha aportado información muy valiosa para tomar decisiones con más criterio, analizar y medir la productividad de los proyectos y retos a los que nos enfrentamos.

Cada vez TIM es más querido dentro del equipo, ya conocemos su nombre completo The Intelligent Mentor y es la Inteligencia Artificial que está integrada en nuestro sistema de gestión del talento, que aparte de permitirnos automatizar tareas y organizar toda la información que utiliza el departamento de RR.HH., la podemos programar para que esté proponiendo a los usuarios nuevas posibilidades para realizar formaciones, acceder a información y contactar con las personas adecuadas.

Definitivamente la Inteligencia Artificial ha venido para quedarse en las compañías del siglo XXI. A pesar de ciertas reticencias que transmite todavía a algunos profesionales, yo diría que, por desconocimiento, el valor que puede aportar es muy grande y no precisamente para sustituir a personas, ni su razonamiento sino para llegar a información y rutinas a las que las personas no llegaban por falta de tiempo u organización como, por ejemplo:

Procesos de aprendizaje, donde observamos que la tendencia gira entorno a la formación continua que precisa, no sólo el acceso inmediato a los conocimientos requeridos por cada individuo, sino también la posibilidad de compartir esa experiencia con otros empleados a través de entornos sociales. Interactuar y poder poner en práctica lo aprendido en tiempo real ayudará a asentar conocimientos y a fomentar el trabajo en equipo.; pero para que ese proceso de aprendizaje nos enganche, debe ser creativo. Las plataformas que permiten espacios para la gestión del talento y proponen alternativas automatizadas según los datos recogidos de los usuarios, managers y tendencias de mercado, no sólo crean engagement sino que fomentan el desarrollo del empleado.

La captación de talento es otro de los aspectos donde la automatización y predicción de los datos juega un papel fundamental. Actualmente estamos en un mercado donde la competencia a la hora de encontrar el talento es feroz. Este escenario requiere herramientas que nos ayuden a captar, retener y promocionar al talento. Cuando hablamos de captar nos referimos a conseguir el máximo número de candidatos posibles, interactuando en portales de empleo, redes sociales, foros y bases de datos donde estén los mejores candidatos. Retener al talento a través de sistemas de onboarding, donde la automatización de los procesos se presenta como fundamental, para recibir a las nuevas incorporaciones y acompañarlas por todo su camino en el puesto o puestos que vayan a desempeñar en su vida efectiva en la empresa. Promocionar el talento proponiendo alternativas constantes de formación, objetivos, planes de carrera, posibles proyectos o mentores.

Tenemos claro que, si el valor está en las personas, las organizaciones deben asegurarse de que el personal mejor cualificado forme parte de su plantilla y la IA y las automatizaciones permiten a los departamentos de RR.HH. mantener constantemente atendidos a las personas de su organización, desde que son candidatos, hasta que pasan a ser empleados inmersos en la dinámica diaria de la compañía.

La gestión de la organización de una forma Agile implica que las decisiones y estructura de los equipos se puedan adaptar al negocio. Para lograr el éxito es imprescindible tener en cuenta la riqueza de los datos, apoyarse en las posibles predicciones que nos den diferentes alternativas y automatizar muchas tareas en la gestión diaria. Todo ello respetando el valor fundamental que aporta la persona, ya que en la cultura actual el empleado se sitúa en el centro y debe poder disponer de forma sencilla de los elementos que le faciliten tanto su trabajo cómo su desarrollo, para poder tomar decisiones acertadas; función que cumplen actualmente los sistemas HRM (Human Resource Management).

Las grandes posibilidades de generar infinitos informes y analíticas, gracias a la gran base de datos que se genera, aporta a los departamentos de RR.HH. una herramienta fundamental para poner en valor todas las acciones realizadas, alineándoles con el negocio y convirtiendo al recurso más importante que hay en las empresas, como son las personas, en el centro.

Con la Inteligencia Artificial, podemos aplicar diferentes técnicas analíticas que con los recursos de toda la vida no alcanzábamos. Desde la Analítica Descriptiva hasta la Analítica Prescriptiva nos permiten desarrollar nuevos caminos para la toma de decisiones, más eficiencia y más valor para los negocios. Empezando por la más básica, la Analítica Descriptiva, que proporciona información y conocimiento del negocio. La Analítica Predictiva, que nos permite aventurarnos en la predicción de acontecimientos, para poder adelantarnos a ellos. Hasta la Analítica Prescriptiva, que incluso nos podría dar la capacidad de automatizar la toma de decisiones recurrentes.

Una cosa que hay que tener muy presente para perder el posible miedo que se pueda tener a la hora de implantar las plataformas digitales en las compañías, es que la administración y gestión de estas herramientas es configurada por personas y estas son los responsables de definir todo lo que aprenden o datos que se recopilan. Además, siempre se han de mantener los niveles óptimos de compliance y ética, alineados con los valores de la compañía y de las personas con las que va a trabajar.

Tú decides las acciones que vas a realizar, a quién y cómo impactar. La decisión final la tienen unas personas que están pensando en las personas, como son los departamentos de RR.HH. y cuando aprenden a utilizar toda la potencia de estas plataformas y la Inteligencia Artificial, ponen al servicio de la compañía nuevas iniciativas, descubren nuevas posibilidades y pueden extraer datos del impacto de sus proyectos al negocio. Todo esto aporta a los departamentos de RR.HH. valor añadido dentro de las compañías.

“No temas a la Inteligencia Artificial, teme a la falta de Inteligencia Humana”