Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

El teletrabajo y el COVID19

Martínez, Roberto

Capital Humano, Nº 352, Sección Conciliación y diversidad / Tribuna, Abril 2020, Wolters Kluwer

Portada

Roberto Martínez

Director de Fundación Másfamilia y Coordinador del área de Diversidad y Conciliación en Capital Humano

Ingenuo de mí pensaba que para teletrabajar necesitábamos argumentos racionales como la mejora de la conciliación de la vida personal y familiar, la mejora de la movilidad en las ciudades, la protección del medio ambiente vía contribución a la descarbonización de la economía, la reducción de accidentes in itinere, o más aún, el incremento de la productividad en los que teletrabajan. ¡ingenuo de mí!

Lo que necesitábamos es un trozo de ARN formado por una combinación azarosa de bases nitrogenadas de guanina, adenina, citosina y uracilo más una pizca de ribosa, ¡vaya despropósito!

El COVID19 ha llegado cual elefante en una cacharrería, para enseñarnos que no teníamos previsto este tipo de contingencias ni por asomo, y nos hemos lanzado a teletrabajar como Dios nos ha dado entender.

La gente envía documentos por whatsapp tras hacerle una foto en el móvil, no conoce herramientas de videoconferencia o vídeo chat más allá del Skype que utilizo en su día para ver a una sobrina de erasmus, no trabajamos en la nube con herramientas colaborativas, y claro, esto es un despropósito.

Hasta el Gobierno reconoce que Moncloa no estaba preparada aún para mantener ruedas de prensa online, a partir de ahí lo que queráis.

El proceso evolutivo en lo laboral es claro y venía dando muestras de agotamiento. El modelo post-industrial está agotado y necesitamos un nuevo paradigma socio-laboral que nuestros políticos se niegan a aceptar primero, e impulsar después.

Estamos inmersos en la sociedad del conocimiento y la información, 3 de cada 4 puestos se realizan ya en el sector servicios, incluso la industria es ya un modelo 4.0, con altas dosis de tecnología.

Pero aquí a lo nuestro, a la decimonónica negociación colectiva en la que por cierto siempre se negocia lo mismo… ¡la pasta!, sin atender los principales desafíos.

Sólo espero como conciliator que además de asumir tristemente un reguero de fallecimientos y desesperación, que como efecto colateral muy colateral, el COVID19 nos traiga el aprendizaje de que estamos en otra era, recordad:

Nuestros abuelos trabajaban el campo, nuestros padres en las fábricas y talleres, nosotros en oficinas, nuestras ¿nuestros hijos/as? Sin duda… anytimeanywhere.

¡Espero de todo corazón que este dichoso coronavirus no os afecte a vuestra salud y que entre todos podamos salir reforzados!!