Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

COVID-19: ¿Cómo deben afrontar las empresas la situación?

Capell, Josep

Capital Humano, Nº 353, Sección Compensación y Beneficios / Tribuna, Mayo 2020, Wolters Kluwer

Portada

Josep Capell

Socio Director de CEINSA y Responsable de Contenidos de Compensación en Capital Humano

Estamos ante una crisis sin precedentes. Emergencia sanitaria a parte, las actuales (y necesarias) medidas de contención implementadas por el Gobierno han puesto en un auténtico brete a muchas organizaciones de nuestro país. Especialmente a las pymes, que, según datos del Ministerio de Economía, representan el 99% de nuestro tejido empresarial.

Es una situación grave, qué duda cabe, pero es importante no perder de vista que es temporal y que tenemos a nuestro alcance las herramientas que nos permitirán superar la crisis e, incluso, salir reforzados.

TELETRABAJO Y FLEXIBILIDAD, LOS GRANDES PROTAGONISTAS

Una de las medidas más recomendadas, y de las que más se está hablando, es el teletrabajo. No solo ayuda a disminuir el riesgo de contagio minimizando los desplazamientos de la población, sino que favorece que las familias puedan conciliar en un momento en el que los colegios permanecen cerrados. Para garantizar el éxito del teletrabajo es importante formar a los responsables para que conozcan las reglas que rigen esta modalidad. Unas reglas que abordan lo técnico y también lo emocional, como ya ocurre en lo presencial y que en este contexto, hay que aprender a hacer de formas nuevas. Asimismo, es necesario identificar a los empleados que son cruciales para la continuidad del negocio y garantizar que pueden realizar sus tareas desde su casa.

Además, se recomienda que las organizaciones apliquen prácticas de flexibilidad horaria. Tanto para facilitar el hacer turnos en los casos en los que debe seguir realizándose el trabajo de forma presencial, como para que las personas que teletrabajan y deben cuidar de algún familiar, puedan conciliar ambos extremos.

Finalmente, las empresas deben implementar sistemas que permitan llevar a cabo las tareas del día a día de forma virtual. Y es que son ellas quienes deben facilitar a sus empleados todas las herramientas y recursos necesarios para teletrabajar.

Si algo ha puesto de relieve esta situación es la existencia de una auténtica brecha digital en nuestro país. Entre aquellas empresas que ya habían iniciado su viaje de transformación digital y las que han tenido que implementar estas medidas de forma improvisada. Y más aún, entre las organizaciones que pueden digitalizar sus puestos de trabajo y las que siguen necesitando de la presencia física de sus trabajadores. Presencia que, en función de empresas y puestos de trabajo es, al menos aún, inevitable.

OTROS CONSEJOS PARA SUPERAR —E INCLUSO APROVECHAR— EL MOMENTO ACTUAL

Dicho esto, existen una serie de recomendaciones que las organizaciones deberían tener en cuenta para gestionar con éxito la crisis que estamos viviendo. Entre ellas:

  • Apostar por la transparencia. Ahora más que nunca, es necesario potenciar las herramientas de comunicación corporativa para fomentar la transparencia. En estos momentos de incertidumbre, los colaboradores han de estar informados de cuál es la situación de la empresa y de su trabajo y de qué medidas se están tomando. En caso contrario, podríamos estar estimulando percepciones erróneas y perjudicando la motivación y la productividad.
  • Aprovechar el momento para avanzar. Hay ciertos aspectos, como la gamificación, la evaluación o la formación, que resultan muy interesantes por lo que aportan de valor añadido a la organización, pero que las obligaciones diarias nos obligan a dejar para más adelante. Esta puede ser una buena ocasión para trabajar en ellos, avanzar y mantener motivada a la plantilla con nuevos retos.
  • Hacer branding corporativo. Las empresas más inteligentes aprovecharán este momento para hacer visible su compromiso con sus trabajadores y con la sociedad en general. Hecho que las llevará a salir reforzadas de la crisis. En esta línea, son muchas las compañías que están ofreciendo sus servicios o productos de forma gratuita, durante un tiempo limitado, para facilitar que otros puedan teletrabajar. Inditex y Mango van a donar grandes cantidades de mascarillas a los diferentes hospitales de España. Supermercados como Mercadona y Alcampo han subido el sueldo a sus trabajadores para compensarles por el esfuerzo que están haciendo en estos días, en los que su labor es totalmente indispensable. Movistar+ y Amazon Prime están ofreciendo contenidos libres de sus plataformas de entretenimiento digital. Y muchas marcas del sector cosmético o químico se están volcando para fabricar geles desinfectando. Son solo algunos de las múltiples iniciativas que surgen cada día por parte de empresas no sólo solidarias, sino también inteligentes…
  • Revisar el modelo de incentivos y compensación. Debemos ser conscientes de que, tras estos meses en los que la actividad se ha transformado y en muchos casos reducido, habrá que revisar los objetivos y resultados previstos. Y entretanto, sería muy recomendable conversar con los colaboradores y definir conjuntamente objetivos para este periodo en el que trabajen desde sus casas. Hacerlo activamente es una manera de tomar una acción realista y responsable como líderes, y a la vez de dar pautas, definir prioridades y concentrar esfuerzos en lo que la compañía necesita, aprovechando las iniciativas de los que lo van a desarrollar.

Además de todo ello, es fundamental dejarnos de inercias. Aprovechar el momento para forzarnos a reflexionar, entre otros temas, acerca de la conciliación. Observar hacia dónde se dirige la sociedad e identificar qué pasos debemos dar para adaptarnos. Y quizá, más que adaptarnos para promover una sistemática eficiente para las organizaciones y para las personas.

Y, por supuesto, también es la ocasión perfecta para tomar conciencia de que, contrariamente a lo que siguen pensando algunos empresarios, el teletrabajo, quizá en modo parcial, no solo es posible, sino que, bien planteado y ejecutado, puede traer beneficios para todas las partes: empresarios, colaboradores y sociedad.