Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

Desde el confinamiento… más absoluto

Martínez, Roberto

Capital Humano, Nº 353, Sección Conciliación y diversidad / Tribuna, Mayo 2020, Wolters Kluwer

Portada

Roberto Martínez

Director de Fundación Másfamilia y Coordinador del área de Diversidad y Conciliación en Capital Humano

Y nos lo queríamos perder….

Vaya situación la que nos está tocando vivir. Empecemos por lo más importante. Esta pandemia dejará en nuestro país 40.000 familias destrozadas y más de un 20% de la población sufrirá sus consecuencias bien sobre la salud, bien sobre el trabajo y la economía. Esto es tan drástico e impactante que quizás deberíamos dejarlo aquí.

Pero la vida sigue, y creo que como ciudadanos debemos lamentarnos de puertas adentro, y continuar con nuestra actividad con la mayor normalidad posible, de puertas afuera. Sinceramente lo creo y por ello, pues somos necesarios cada uno en lo nuestro, continuaré este relato.

Hemos pasado de ser uno de los mercados laborales más rígidos, también en cuanto a la flexibilidad espacial, al teletrabajo, a hacerlo al 100% sin periodo de aclimatación. Nos hemos puesto a subir al Everest sin tan siquiera pasar por el campo base, y claro, las experiencias son digamos, curiosas.

¿Cómo se organiza una familia tipo española durante la pandemia?

Para empezar el Wi-Fi se ha convertido en el bien más preciado por encima de la alimentación, por lo menos para mis hijas. Que si una mueve el router para su habitación y la otra lo retorna, overbooking en el salón donde confluimos hasta 4 en momentos pico, la cocina podría ser una opción razonable si precintaran el frigorífico, claro.

¿Cómo hacer empezar a estudiar a tus hijas antes de las 10 a.m.? A mí me resulta imposible, claro se acuestan a las tantas: vídeo socialización con la cuchipandi. Broncas matinales. Primer momento de reunión familiar: la comida. Mis hijas creen en la generación espontánea, y por tanto acuden solícitas al papeo sin aportar recursos ni en la compra ni en la cocción. La compra, el avituallamiento es cosa mía, y la elaboración de la madre. Han tenido que aprender a cocinar con lo que yo compro; vinos, cervezas, salsas por doquier (un día eché algo verde, guisantes creo).

Repaso actividades escolares. Risas de los «pobres» profes que no se manejan con la tecnología, micrófonos abiertos, sus hijos interrumpiendo, uno que no tiene ni ordenador en el siglo XXI!!

Por la tarde, algo de agenda social, los aplausos de los que no participan mis hijas pues según ellas es solo para padres, y repasar los grupos de WhatsApp, mínimo 20 vídeos y memes por día. Como con los cromos… síle, síle síle… anda éste nole.

No me puedo imaginar este confinamiento con niños pequeños, bebés, personas con discapacidad, ancianos dependientes, etcétera.

Lo mío es una batalla lo de ellos / ellas … pura heroicidad!!

¡¡Mi más profunda reverencia!!