Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

Digitalización en tiempos de pandemia

Molinero, Lourdes

Capital Humano, Nº 353, Sección Tendencias / Tribuna, Mayo 2020, Wolters Kluwer

Portada

Lourdes Moliner

Agathos Management

Ni siquiera los más aficionados a películas de catástrofes o ciencia ficción, habrían podido imaginar la situación que estamos viviendo en el mundo. Todos encerrados en nuestras casas, ciudades fantasma, aire limpio donde sólo había contaminación. La mayoría de los temas de conversación que nos ocupaban hace unos meses, han dejado de ser relevantes.

Nos enfrentamos a un enemigo que no vemos y que se está llevando por delante a miles de personas que no han podido sentir la compañía de sus seres queridos al partir. Nos enfrentamos al miedo a contagiarnos, a no saber lo que nos encontraremos al salir a la calle de nuevo, a que va a pasar con nuestra vida profesional…y a un sin fin de interrogantes que iremos resolviendo sólo enfrentándonos a la realidad según la descubramos.

Una realidad que ya hemos descubierto, unos más que otros, tanto a nivel personal como las empresas, ha sido que la digitalización ha tomado el mando y el protagonismo en esta situación y es lo que nos está permitiendo sobrellevar esta excepcional etapa de nuestras vidas.

Estas circunstancias han puesto a prueba a las empresas que, en tiempo récord, han tenido que orquestar unos protocolos para que la mayoría de sus trabajadores pudieran teletrabajar. Lo que se iba implantando en algunas compañías con cuenta gotas, de golpe se ha hecho masivo y no en las mejores condiciones (niños en casa sin cole, toda la familia encerrada) sin embargo, en muchísimos casos, han podido comprobar cómo la productividad de sus empleados ha aumentado.

Pienso que la fuerza de los hechos puede ayudar a que muchas empresas sean menos reticentes a la hora de combinar el trabajo presencial con el teletrabajo y, no solo facilitar la conciliación, sino confirmar que la presencia en la oficina no garantiza una mayor productividad.

Aquellas empresas que todavía no tenían clara la necesidad de llevar a cabo un plan de digitalización de la compañía, ahora no creo que ya tengan demasiadas dudas. Los equipos trabajando en remoto, compartir documentos trabajando en tiempo real, las redes sociales corporativas y tantas herramientas han pasado una auditoria y ahora las compañías serán más conscientes de las necesidades que deben cubrir para mejorar su capacidad de trabajo en diversas circunstancias.

Las direcciones de RRHH han tenido que dar el Do de pecho para facilitar los procedimientos que permitiesen esa rápida adaptación a las nuevas circunstancias y, estoy segura que a pocos les quedarán dudas de lo importante de esa digitalización de RRHH.

Durante la emergencia, el tráfico de Internet ha crecido en España un 80% y las compañías de comunicaciones han demostrado su gran capacidad técnica.

Los pequeños negocios que se han podido readaptar a las circunstancias, activando su canal de venta online, para suplir algo lo que no podían vender presencialmente, tendrán más posibilidades de salir adelante cuando esto termine.

Pero lo digital nos ha ayudado a algo mucho más importante, a no tener sensación de aislamiento a pesar del encierro. Gracias a las nuevas tecnologías todos hemos podido estar conectados con nuestros familiares y amigos. Yo tengo una familia amplia y hemos mantenido nuestros encuentros familiares gracias a una de las plataformas para compartir el aperitivo de los sábados.

Hemos seguido conectados con los amigos, los estudiantes de todos los niveles han podido seguir con sus clases y, estoy segura, muchas personas de las que tenían miedo a lo digital y se veían incapaces se subirse al carro, lo habrán hecho de alguna manera forzado por las circunstancias, en la intimidad de su hogar y sin testigos que, en otras circunstancias, les habrían supuesto un freno. La tecnología nos ha ayudado a seguir siendo muy humanos.

La IA es la que va a ayudar a diseñar el modelo de evolución de esta pandemia y la forma en la que definir la vuelta a la normalidad, como ya predijo, antes que la OMS lo que pasaría.

Esta situación tan tremenda tiene que tener sus frutos. No podemos olvidar nunca la cantidad de vidas que se ha llevado y darnos cuenta así que, aunque quizás lo creímos en algún momento, no controlamos casi nada.

A parte de esto, la revolución digital que ya estábamos viviendo, es probable que experimente una aceleración exponencial en el tiempo, gracias a la cantidad de conocimiento que se ha acumulado en los campos de la robótica, estadística, sistemas o datos, durante estos meses.

Lo que sí está claro es que nada en nuestras vidas será igual que antes de la pandemia y, sinceramente, yo espero que nos haya servido para ser mejores.