Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

Santiago Campuzano, Iberia Regional Director de Citrix

“El nuevo escenario laboral será más flexible y con una mayor integración entre tecnología y capital humano”

  • 4-5-2020 | Irene Ruiz De Valbuena
  • Entrevistamos a Santiago Campuzano, Iberia Regional Director de Citrix, que nos habla de cómo la crisis del Covid-19 está impactando en la definición del nuevo entorno laboral y de la relevancia que está adquiriendo el teletrabajo.
Portada

Santiago Campuzano es Iberia Regional Director de Citrix, multinacional que ofrece la posibilidad de que cualquier persona pueda trabajar con cualquier aplicación desde cualquier lugar y con cualquier dispositivo a través de un espacio de trabajo digital seguro. Algo, cada vez más necesario en la situación actual en la que el estado de alarma ha provocado que muchas empresas implanten el trabajo en remoto para poder continuar con su actividad. A pesar de las extraordinarias y difíciles circunstancias actuales, el teletrabajo se está convirtiendo en una modalidad de trabajo muy valorada, tanto es así que, más del 70% de los españoles considera que el teletrabajo será habitual cuando terminen las medidas de confinamiento, según un reciente estudio realizado por Citrix.

Pregunta.- Con la actual crisis sanitaria, muchas empresas han optado por implantar con urgencia el teletrabajo para poder continuar con su actividad ¿Qué ventajas tiene esta modalidad de trabajo? ¿Y qué posibles perjuicios puede tener haberla implantado con prisas?

Santiago Campuzano.- Las ventajas del teletrabajo son múltiples. Podríamos englobarlas desde tres ángulos distintos: por un lado, la empresa, por otro el trabajador y, por último, la sociedad. Desde el punto de vista de la empresa, a corto plazo garantiza la continuidad de negocio y, a medio y largo plazo, supone ahorros de costes, en viajes y estructuras, y mejora la atracción y la retención de talento. Para el empleado facilita la conciliación, reduce los tiempos de desplazamientos y le permite autogestionar el tiempo. Por último, desde el punto de vista social, supone una reducción en el consumo energético y, por extensión, una mejora de las emisiones de CO2 y la disminución del tráfico de entrada a las ciudades en las horas punta.

Creo que las nuevas generaciones ya no conciben una empresa donde no se piense en la responsabilidad social y en la flexibilidad laboral. Es más, se podría decir que es intrínseco al ser humano y a nuestra sociedad. Trabajamos como vivimos y en nuestra vida hay experiencias digitales, lo natural es que nuestro trabajo, donde pasamos implicados gran parte del tiempo, también nos ofrezca esas experiencias digitales.

«Las nuevas generaciones ya no conciben una empresa donde no se piense en la responsabilidad social y en la flexibilidad laboral»

Desde el punto de vista tecnológico se pueden ofrecer alternativas válidas en el corto plazo. Nosotros llevamos 20 años en España y podemos buscar opciones, tanto para que el usuario acceda en un entorno seguro como para que se redimensione la infraestructura con modelos de crecimiento flexible en la nube. Realmente el problema está en la cultura y en el liderazgo de la organización.

P.- ¿Qué herramientas y técnicas debe proporcionar la empresa a los empleados para que éstos realicen su trabajo en remoto de la manera más productiva posible?

S.C.- Una experiencia digital completa en un trabajador o en un colaborador debe incluir una homogeneidad a la hora de trabajar desde cualquier lugar, ya sea desde casa, en la oficina o de viaje. El escritorio, los datos y las aplicaciones del usuario le deben seguir allá donde vaya, incluso con independencia del dispositivo y, por supuesto, con un entorno de seguridad. En caso de ser capaz de ofrecer esa experiencia, la productividad, desde el punto de vista tecnológico está garantizada. Eso sí, al menos debemos incluir en la solución acceso seguro a aplicaciones y escritorios y de navegación. Hay otras formas de abordar el teletrabajo, pero sí cambian la experiencia.

Por supuesto, hay herramientas colaborativas adicionales que son imprescindibles. Aprovechar las videoconferencias y las apps de chat para mejorar la comunicación y realizar un seguimiento de la actividad se vuelve crítico.

«Solamente con la cultura corporativa correcta y el liderazgo adecuado se puede evolucionar hacia el smartworking»

P.- ¿Cuál es la clave para que los trabajadores no se vean sobrepasados por este cambio en su forma de trabajar?

S.C.- La respuesta casi se enlaza con la pregunta anterior, ya que no solamente debemos pensar en que se debe proporcionar desde el punto de vista de la tecnología. Otro problema es si la cultura de la organización está preparada para ello. Si los trabajadores no estaban habituados a trabajar en remoto es importante, en el corto plazo, ofrecer ayudas para generar el hábito, facilitar la conciliación y optimizar la gestión de tiempos. Pero, realmente, el diferencial tiene que venir por parte de la dirección de la organización. Solamente con la cultura corporativa correcta y el liderazgo adecuado se puede generar una dinámica de teletrabajo o, mejor dicho, evolucionar hacia el smartworking.

De cualquier forma, aquí hay mucho por recorrer. En un estudio que hemos realizado más del 60% de los trabajadores piensa que no es más productivo por trabajar desde casa, es decir, aún podemos, con las tecnologías adecuadas y el cambio cultural y de liderazgo correspondiente, ayudar a aumentar la productividad en más de la mitad de los trabajadores. El reto es complicado, pero la oportunidad enorme.

P.- ¿Cuál es el modelo de liderazgo a seguir en una situación como la que vivimos debido a la crisis provocada por el Covid-19? ¿Cómo se lidera un equipo a distancia de forma eficaz?

S.C.- El liderazgo más que nunca tiene que ir totalmente alineado con la dirección en este caso. Hay que considerar que las organizaciones informales, al reducir el contacto entre las personas pierden peso. Por eso es fundamental una correcta dirección por objetivos, con revisiones periódicas y comunicaciones colectivas claras. También hay que tratar de incentivar la delegación y la colaboración tanto departamentales como interdepartamentales. Otro de los factores clave es asignar responsables claves sobre proyectos y tareas. Hay que buscar el mix adecuado entre disciplina e iniciativa.

«Las empresas van a ser conscientes de las ventajas que les aporta estar preparadas ante cualquier imprevisto y poder reaccionar de la forma más ágil, manteniendo la continuidad del negocio»

P.- Según el último estudio del Instituto Nacional de Estadística, sólo el 27% de las empresas españolas estaban dispuestas a permitir el teletrabajo ¿Cree que con esta experiencia ese porcentaje aumentará?

S.C.- En el estudio realizado hay unos resultados interesantes. Lo primero es que un 71% de los españoles cree que, una vez superada esta crisis, el teletrabajo será más frecuente en las empresas. Por otro lado, y desde el punto de la vista de las compañías, creo que ellas también van a ser conscientes de las ventajas que les aporta estar preparadas ante cualquier imprevisto y poder reaccionar de la forma más ágil, manteniendo la continuidad del negocio.

P.- ¿El teletrabajo hace más vulnerables a las empresas frente a potenciales ciberataques? ¿Qué medidas de ciberseguridad hay que tener en cuenta en el trabajo en remoto?

S.C.- Recuerdo un post que se llamaba Why Citrix customers today. Lo primero que tenemos que analizar son los puntos de riesgo de nuestros sistemas y lo segundo el tiempo de reacción para poder tener los sistemas operativos de nuevo. La ampliación del perímetro de las compañías derivado del teletrabajo conlleva, en algunos parámetros concretos, un aumento de los riesgos de seguridad. Por ello es muy importante que todos los empleados sigan unos procesos de acceso remoto específicos y cuenten con espacios de trabajo seguros. Evidentemente depender de un elemento único como es una solución VPN ni mantiene la productividad ni ofrece todos los elementos de seguridad adecuados.

Sin embargo, todos o casi todos los tiempos de respuesta ante este tipo de situaciones para garantizar la Continuidad de Negocio se reducen de forma drástica. Los procesos de reinicio, la recuperación de los datos o de los entornos productivos son más ágiles y eficientes.

P.- Después del confinamiento ¿Cómo será el nuevo entorno laboral? ¿Cuáles serán las tendencias que prevé en cuanto al puesto de trabajo?

S.C.- Lo comentábamos anteriormente, el 71% de los españoles cree que, una vez superada esta crisis, el teletrabajo será más frecuente en las empresas. No hay que olvidar que trabajamos como vivimos, por lo tanto, si está en la expectativa de los empleados va a ser una realidad a adoptar por las empresas. En Alemania el Ministro de Trabajo, Hubertus Heil, ya ha anunciado que están estudiando una nueva legislación sobre el teletrabajo una vez pase la crisis sanitaria. No sabemos con exactitud el escenario, pero seguro que será más flexible y con una mayor integración entre tecnología y capital humano.

«En muchas ocasiones se hacen inversiones en tecnología por mantener una posición competitiva que están hipotecando el futuro de las organizaciones sin saberlo»

P.- Esta situación está poniendo a prueba el grado de digitalización de las organizaciones ¿En qué nivel de transformación digital se encuentran las empresas españolas en comparación con las empresas del resto del mundo?

S.C.- Evidentemente hay países, como Estados Unidos, en los que la adopción tecnológica en las compañías está más avanzada. Su inversión en tecnología es mayor y, sobre todo, para proyectos que ofrezcan ventajas competitivas en el ámbito local se ve claramente un valor diferencial. Sin embargo, no hay que olvidar que uno de los fenómenos asociados a la transformación digital es la globalización, vivimos en un mercado absolutamente globalizado. La optimización de procesos de producción y logísticos y las mejoras competitivas se enmarcan en un panorama competitivo global. De todas formas, hay que ser conscientes de la paradoja de la productividad tecnológica (IT productivity paradox) donde no todas las inversiones en tecnología son rentabilizables, es más, en muchas ocasiones se hacen inversiones en tecnología por mantener una posición competitiva que están hipotecando el futuro de las organizaciones sin saberlo.

P.- ¿Cuál es el papel que juega o debería jugar el departamento de Recursos Humanos en la transformación digital de la empresa?

S.C.- Pues evidentemente es crítico. Antes hablaba de la paradoja de la productividad tecnológica y, para tomar las decisiones adecuadas, es necesaria la implicación de los departamentos financieros y de capital humano. El primero debe tener ratios claros de rentabilidad sobre las inversiones, del punto muerto o de períodos de recuperación. El segundo debe de anticiparse a los siguientes pasos sobre el activo más importante de las organizaciones, las personas. Cómo trabajarán en el futuro o por qué querrán trabajar las personas con talento con nosotros son preguntas que forman parte de una respuesta que comienza con experiencia digital del usuario.

«Más de 500.000 personas están accediendo desde sus hogares a su puesto de trabajo gracias a nuestra tecnología»

P.- ¿Qué impacto está teniendo la crisis sanitaria del Covid-19, y las medidas de confinamiento que se han impuesto en distintos países como España, en vuestra actividad?

S.C.- Bueno, nosotros somos una compañía completamente user-centric, por lo tanto, está basada en la que la experiencia del usuario sea la misma, desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo. Más de 500.000 personas están accediendo desde sus hogares a su puesto de trabajo gracias a nuestra tecnología. Sinceramente, dentro de la preocupación y tristeza por la situación vivida, nos sentimos agradecidos por la confianza que las principales organizaciones del país, tanto públicas como privadas, están mostrando en nosotros. Saber que los líderes de sectores como el financiero, el asegurador, el energético, el retail o el sanitario están permitiendo que sus trabajadores puedan trabajar seguros desde su hogar gracias a nuestras soluciones es, pese a todo, un orgullo. Con humildad es nuestra pequeña aportación.