Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

La pérdida de empleos provocada por la crisis del COVID-19 no se reabsorberá hasta 2026

  • 21-5-2020 | Irene Ruiz De Valbuena
  • Según los resultados del Índice ManpowerGroup, a finales de abril, sumando a las pérdidas de empleo los 4 millones de ocupados incluidos en ERTE y los 1,2 millones de autónomos que han solicitado prestación por cese de actividad, el impacto de la COVID-19 sobre la ocupación se situaría en los 6,7 millones.
Portada

“La crisis sanitaria del COVID-19 supondrá una década de empleo perdido para España” ha alertado Raúl Grijalba, presidente ejecutivo de ManpowerGroup en la presentación de las conclusiones del Índice ManpowerGroup “La crisis del empleo del COVID-19”.

Grijalba ha explicado que la situación actual no tiene precedentes y que en ella se entremezclan 4 crisis: la sanitaria, la económica, de empleo y social; con unas consecuencias nunca vistas. El estudio destaca que entre el 28 de febrero y el 31 de abril se perdieron 883.000 afiliados (4,6%), que equivalen a la pérdida registrada en los nueve primeros meses de la crisis financiera, desde septiembre de 2008 a marzo de 2009, o en los dos primeros años de la crisis de 1991-94. Según las previsiones realizadas por ManpowerGroup, si hubiese una mejora de la actividad durante la segunda mitad de 2020, se habrán destruido 1,5 millones de empleos, sin tener en cuenta los 1,2 millones de autónomos que han solicitado prestación por cese de actividad, y los 4 millones de profesionales incluidos en ERTE.

Es más, desde ManpowerGroup se calcula que entre el 20 y el 25 % de esos 4 millones de trabajadores suspendidos por un ERTE, en situación de ocupados protegidos, acaben perdiendo su empleo. Con estas cifras, habrá que esperar hasta 2026, para reabsorber las pérdidas de ocupación provocadas por la pandemia del COVID-19.

Josep Oliver, Catedrático emérito de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona y autor del estudio, también ha querido destacar durante la presentación que la crisis actual que no tiene parangón en cuanto a pérdida de ocupación. “Se trata del choque más severo jamás experimentado por la economía española, nunca en tan poco tiempo se había destruido tanto empleo” ha apuntado. Asimismo, el profesor Oliver ha añadido que la capacidad de generación de empleo que se produjo entre 2014 y 2019, con una media de 500.000 empleos nuevos por año, va a ser muy díficil de recuperar en el medio plazo, fundamentalmente debido a cuatro factores que no se dieron tras la cris anterior:

  • 1. La inmigración se va a frenar en seco
  • 2. Caída en la inversión y en la investigación
  • 3. Cambios estructurales en sectores muy intensivos en mano de obra como son el comercio o la restauración
  • 4. La aceleración de procesos de robotización y automatización

Los menores de 34 años, los más perjudicados

“Casi la mitad de la pérdida de empleo está concentrada en menores de 34 años” ha asegurado Grijalba. Por edades, la pérdida de afiliación de los más jóvenes en marzo y abril ha sido muy elevada -8,2%, frente a una caída más leve aquéllos con 35 o más años (–2,8%). Así, el segmento que incluye la franja de edad de 16 a 34 años, con un peso en febrero que superaba escasamente del 25% del total, han aportado más del 49% de la pérdida total de afiliación.

“Llueve sobre mojado” lamenta Oliver que, recuerda que los menores de 34 años fueron también quienes sufrieron con más intensidad la crisis anterior y apenas ahora se había comenzado a recuperar el empleo en este segmento de población.

Diferenciando por género, el impacto ha sido menor en las mujeres. Este grupo, que pesaba un 46,6% de la afiliación en febrero, ha experimentado una caída del -3,6% (y –321.000 afiliados) y ha aportado cerca del 41% de las pérdidas, una contracción inferior al -4,6% de los hombres (–471.000 afiliados).

Los hombres jóvenes (16 a 34 años), son los que más han sufrido el choque del coronavirus, con una pérdida relativa entre febrero y abril del -8,5%Los hombres jóvenes (16 a 34 años), son los que más han sufrido el choque del coronavirus, con una pérdida relativa entre febrero y abril del -8,5%

Por tipología de contratación, de febrero a abril, la afiliación con contrato temporal se reduce en -602.000, un elevado -14,7%, una caída muy por encima del –1,1% de los contratos indefinidos (unos -100.000 menos).

En el ámbito de la jornada, los afiliados han caído substancialmente más en aquellos a jornada parcial: -10,1% (y –373.000 afiliados menos), muy por encima en términos relativos al tiempo completo (un –3,8% y unos –379.000). Esta asimetría tan marcada refleja, en lo fundamental, la muy intensa contracción de la jornada parcial en los contratos temporales (-18,9%, unos -284.000 afiliados menos).

Restauración, construcción y comercio los sectores más afectados

El índice ManpowerGroup revela que el 40% de la pérdida de empleo se concentra en cuatro sectores: la restauración, a la cabeza de desplome con una caída entre febrero y abril de 136.000 afiliados (–10,5%); el comercio, la educación y las actividades vinculadas al empleo.

Por su parte, las actividades de construcción especializada y la construcción de edificios acumulan conjuntamente, un retroceso de 130.000 empleos, explicando el 16,5% de la destrucción de afiliación.

Canarias, a la cabeza en pérdida de afiliados

Por razones sectoriales, las mayores pérdidas se encuentran en Canarias, donde la hostelería ha contribuido con más de un tercio del total a su caída, mientras en Andalucía el aporte negativo es de la construcción (cerca de un 23% de la pérdida) y la hostelería (casi el 20%), dos sectores que explican el grueso de su pérdida (del -8,3%), algo parecido a lo que sucede en Castilla-León, donde hay que sumar las actividades administrativas.

Sin embargo, las comunidades autónomas de la franja norte que va desde de Galicia a Cataluña, han sufrido una menor caída de afiliación, ya que no dependen tanto de los sectores más daminificados.