Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

La adaptación de las empresas a la realidad pos-COVID

Tortosa, Mayte

Capital Humano, Nº 354, Sección Tendencias / Tribuna, Junio 2020, Wolters Kluwer

Portada

Mayte Tortosa

CEO y fundadora de YUcoach

El COVID-19 ha transformado radicalmente la forma de trabajar, las compañías y, naturalmente, cambiará también el mercado laboral, no solo por los empleos que se destruirán —195 millones de puestos de trabajo en el mundo según la OIT—, sino también porque cabe prever el cambio de algunos empleos o incluso desaparición de otros por la influencia de la tecnología, algo que ya veíamos antes de la crisis y que ahora se acelerará. Según el informe «Flexibility at Work» de Randstad (1) , el 30% de los empleos se modificarán y uno de cada siete trabajos actuales desaparecerá en los países de la OCDE. Por ende, las organizaciones experimentarán cambios importantes con el fortalecimiento de algunos departamentos a consecuencia de la pandemia, en detrimento de otros.

En estos momentos, donde en países como España, avanzamos hacia la desescalada, es importante que empecemos a pensar en la reconstrucción y en cómo será el nuevo escenario para las organizaciones y empleados. Cuanto antes dejemos de hablar de «la nueva realidad» y empecemos a hablar de «la realidad», mejor. Tenemos que ser conscientes de que durante mucho tiempo nos tocará convivir con cambios de manera permanente, por lo que es imprescindible asumir esta nueva situación: el tiempo que tardemos en adaptarnos es tiempo que perdemos en pasar a la acción. En este sentido, la innovación y la transformación de las personas que integran la organización serán la principal palanca de cambio.

Las compañías deben empezar a prepararse para la era pos-COVID y hacerlo con perspectiva. En este sentido, antes de comenzar la transformación es necesario hacer un profundo análisis de cómo la pandemia ha impactado en la realidad que rodea a nuestro negocio. Así, los hábitos de consumo han variado mucho desde que empezó la crisis del COVID y probablemente esta tendencia perdure en el tiempo: según un informe elaborado por EY (2) , el 60% de los consumidores afirma que cambiará sus hábitos de consumo y compra tras la crisis sanitaria. En este sentido, sectores como la moda, la hostelería o el turismo han sufrido un duro golpe con la crisis.

En contraposición, hemos visto como compañías relacionadas con otros sectores están saliendo reforzadas, como e-salud, e-commerce, seguridad y conectividad, inteligencia artificial etc. Por ello, la mayoría de los expertos coinciden en que tras la crisis habrá un aumento de la demanda de ingenieros especializados en tecnología robótica, ciberseguridad, blockchain o marketing digital. Parece, por tanto, que se abre una nueva etapa para los perfiles STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics, por sus siglas en inglés) y que su aportación será sustancial, en tanto que se prevé un mayor peso de los nuevos sectores impulsados por la tecnología como son, además de los ya citados, el big data o la inteligencia artificial, que durante esta crisis se han convertido en fundamentales para el avance en la medicina y la ciencia.

Las compañías deben prepararse además para un fortalecimiento de determinados departamentos, como las áreas de Prevención de Riesgos Laborales, en que los profesionales de seguridad, laboral e higiene convendría se vean reforzados. En la vuelta a la oficina serán los encargados de velar por que los protocolos de higiene y seguridad se cumplan. En este sentido, la medicina del trabajo jugará también un papel destacado, en tanto que las empresas deberán paliar y controlar nuevos brotes. Además, emergerán con fuerza las figuras de people analytics, perfiles tecnológicos responsables de tratar todos los datos de los empleados que, en coordinación con los departamentos de seguridad e higiene, permitan preparar planes de contingencia que contribuyan a controlar esos nuevos brotes.

En líneas generales, durante la pandemia hemos vivido en cierto modo una aceleración, impuesta en muchos casos, en la transformación de las organizaciones que no se detendrá y que continuará en los próximos meses impactando en todos sus elementos. Las compañías han tenido que enfrentarse a una situación totalmente desconocida y han tenido que aprender a lidiar con la incertidumbre y con un entorno más de tipo VUCA (Volatility, Uncertainty, Complexity y Ambiguity, por sus siglas en inglés), lo que les ha llevado a tener que ser más ágiles y flexibles, y a contar con la oportunidad de disminuir la burocracia y caminar hacia formas de trabajo más flexibles. Es el momento de evolucionar hacia organizaciones menos jerárquicas y más líquidas.

No cabe duda de que las compañías que hayan aprovechado la fase de confinamiento para planificar la vuelta a la realidad pos-COVID, empleando todas las oportunidades que la situación haya podido generar, tendrán una clara ventaja competitiva frente al resto: serán los «listos» del mercado. En este proceso de vuelta a la normalidad las organizaciones pueden encontrar en el coaching un gran aliado, en tanto que contribuye a enfocar los objetivos de forma óptima, mantener la productividad, evitar dispersiones por la incertidumbre del contexto y a reactivar la creatividad encontrando nuevos caminos, planes de acción para lograr esos objetivos.