Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

La diferencia entre teletrabajo y trabajar en casa por necesidad

Marta Nou

Senior Manager Industria

Capital Humano, Nº 354, Sección Crecimiento profesional, Junio 2020, Wolters Kluwer

Portada

La situación que estamos viviendo nos ha superado a todos mental y físicamente. Entendíamos la libertad como un derecho intrínseco en nuestra vida diaria y nos hemos dado cuenta de que es un bien preciado y que, en pocos días, nuestra realidad ha cambiado al 100%.

Nos encontramos en una situación singular y esto ha hecho que nos afecte también a nuestro trabajo. Nos hemos visto encerrados en casa, muchos sin ayuda con los más pequeños, ejerciendo de trabajadores, amos de casa y de profesores, y todo a jornada completa. ¿De esto le hemos llamado teletrabajar, pero es eso cierto? ¿Están las empresas preparadas para teletrabajar? ¿Y lo más importante tenemos los medios?

Muchas empresas han hecho un gran esfuerzo para poner al servicio del trabajador todos los medios necesarios para facilitarle el teletrabajo, pero, no podemos tomar esta situación como prueba piloto. La situación en casa no es la óptima para poder realizar el trabajo de una forma eficiente y de calidad. Para ello necesitamos un ambiente propio, un horario sin disturbios y la máxima concentración posible. El miedo que nos rodea, la situación incierta a nivel económico, los que somos padres, los peques dando vueltas por casa, todo ello provoca una situación constante de estrés y que empeora nuestro trabajo y nuestra capacidad de mejora constante.

Debemos ser conscientes de que el mundo se acerca cada vez más al teletrabajo, por el modo de vida, por posibles rebrotes y sobre todo por convencimiento personal. Ya estamos asimilando todos estos datos, pero nos falta dar el siguiente paso. Un paso que también, en muchos casos, nos da la sensación que es un salto al vacío, pero debemos hacerlo.

Las grandes empresas con sedes a nivel multinacional tienen esta forma de trabajar integrada en su ADN. Trabajan en diferentes países, en diferentes culturas y hace que su departamento de recursos humanos tenga una mentalidad mucho más abierta. Éste influye directamente en la cultura de la empresa y todos somos conscientes que ésta es la que mueve las mejoras desde sociales hasta tecnológicas dentro de un ecosistema. Pero en España seguimos muy lejos de los números de Europa. Sólo un 7,4% de la población ocupada en 2018 trabaja desde casa, ya fuera ocasional o diariamente. Un repunte en los últimos años donde se ha alcanzado el máximo de 1,43 millones en la actualidad.

¿Pero por qué nos encontramos así? Básicamente por los mitos que están asociados a esta forma de trabajar. Analicemos cada uno de ellos:

  • «Desde casa se trabaja menos». Todas las personas que trabajan desde casa son conscientes que siempre están analizados con lupa y esto puede provocar que su horario laboral no acabe nunca por miedo a ser juzgados.
  • «No tienes que madrugar». En el teletrabajo es muy importante tener una rutina de trabajo definida y no caer en la tentación de pasearte por casa con el pijama a las dos del mediodía. Necesitas un horario marcado y ser muy riguroso en tu aspecto personal, puesto que el hecho de no relacionarte directamente con compañeros puede provocar una dejadez.

Son los dos mitos más extendidos. ¿Pero hemos estudiado los beneficios? Todo el mundo cree que las ventajas son sólo para el trabajador, pero no es así. La empresa si lo gestiona bien puede encontrar en esta modalidad de trabajo muchas facilidades, tanto económicas como asociadas al talento del personal.

  • La empresa puede contratar al mejor talento, ya que no depende sólo del talento local.
  • La organización también puede reducir costes ya que el trabajador realiza su trabajo desde casa. Fomentamos el ahorro de espacio en las instalaciones y edificios.
  • Pueden plantear la opción del trabajo por proyectos, fomentando las colaboraciones flexibles con los profesionales.
  • Nos acercamos a una cultura donde se premia el trabajo por objetivos, no por presencialidad laboral.

Esperamos que la situación que vivimos se acabe lo antes posible, pero que de ello saquemos nuevos propósitos y entre ellos acercar nuestras culturas empresariales al teletrabajo y al trabajo por proyectos.