Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

Nuevos tiempos, nuevas formas de trabajar

Ricard Casas

Director de personas y cultura de ISS Facility Services Iberia

Capital Humano, Nº 354, Sección Crecimiento profesional / Tribuna, Junio 2020, Wolters Kluwer

Portada

En las semanas posteriores al inicio de la pandemia, empresas de todos los tamaños y sectores comenzaron progresivamente a adoptar entornos de trabajo más flexibles. Se iniciaba un nuevo panorama ante el cual en ISS decidimos optar por una serie de medidas, entre las que destacaba la apuesta por el trabajo remoto para los empleados de estructura de la compañía. El objetivo era mitigar el riesgo y ayudar a nuestros empleados a continuar con su actividad en esta situación de crisis. De esta forma, el viernes 13 de marzo implementamos un ambicioso protocolo para que, independientemente de su cargo en la compañía, todo el personal de estructura desarrollase su actividad profesional a distancia. Se trataba de una medida que afectó las rutinas y dinámicas interdepartamentales de unos 1.000 trabajadores aproximadamente.

Lo que comenzó como una adaptación al contexto de la crisis sanitaria ha de convertirse en la solución a la demanda de una mayor flexibilidad y sostenibilidad en la relación empleado-puesto de trabajo. La transformación de un panorama todavía muy presencial a una organización en la que conviva con lo virtual conlleva una serie de retos tanto para el trabajador como para la empresa. En este momento de transición forzada, el primero de estos retos es tecnológico.

El uso de la tecnología para que las personas sigan siendo clave

Como empresa en la que las personas están en el foco de nuestro negocio, en ISS quisimos en todo momento preservar al máximo el bienestar de cada uno de nuestros colaboradores, independientemente de la labor que desempeñen. Para ello, la tecnología ha sido la herramienta clave. Tengamos en cuenta que, según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sólo un 7% de todos los trabajadores españoles (1,4 millones de personas) teletrabajaba de manera ocasional antes de que empezaran los primeros contagios en España. Adaptarse siempre es un reto y, por tanto, se ha tratado de una decisión que ha implicado una organización considerable. Sin embargo, cabe destacar que en ISS ya habíamos implementado muchas operaciones digitales, como el canal de empleo, la formación online, o la firma digital y, por tanto, estos elementos nos han facilitado en gran medida la adaptación al contexto actual.

Un cambio de chip

Más allá del ámbito tecnológico, otro factor a tener en cuenta es que el cambio de paradigma ha de traer consigo un cambio de mentalidad. El trabajo no presencial conlleva una forma diferente de trabajar y de relacionarnos. Y, para que esta transición sea lo más orgánica y exitosa posible, es necesario considerar algunas cuestiones clave:

  • Repensar y redefinir estrategias: para las empresas, independientemente de su sector, será necesario reestructurar la organización y cambiar sus modus operandi (herramientas y soluciones informáticas incluidas) para alcanzar una interacción más digital a fin de mantener su productividad.
  • La importancia de las rutinas: ahora más que nunca el empleado debe estar en el centro. Se ha demostrado que el teletrabajo a menudo incrementa la carga de trabajo y las horas de dedicación. Por ello es más importante que nunca tener autodisciplina y organizar las tareas según su prioridad. Es aconsejable que nos marquemos unas pautas para trabajar y pequeños descansos que nos permitan llegar al final de la jornada habiendo sido productivos sin tener que renunciar a nuestro tiempo libre.
  • Liderazgo, ahora más que nunca: será fundamental que la distancia no debilite el liderazgo de cada departamento o equipo. Por eso, un rol que cobrará importancia en un ecosistema mucho más digital será el e-líder, aquella persona que a través del uso de herramientas digitales TIC se encargará de diseñar, planificar, delegar, comunicar, gestionar la carga de trabajo y evaluar el rendimiento de su equipo de trabajadores. En estos momentos de transición, la figura del e-líder deberá ser la facilitadora para que cada empleado obtenga la mejor experiencia y pueda ofrecer los mejores resultados posibles en un entorno mucho más individual.

Un futuro más digital y sostenible

La experiencia para ISS en estos primeros momentos de cambio está siendo muy buena. La respuesta y capacidad de adaptación de todos nuestros equipos de estructura para seguir siendo productivos en unos momentos muy difíciles ha superado todas las expectativas. Estamos completamente seguros de que entre todos estamos comenzando a desarrollar unas nuevas dinámicas de trabajo que se generalizan más pronto que tarde. Cuando dejemos atrás la crisis sanitaria del Covid-19, que lo haremos, se abrirá ante nosotros un nuevo ecosistema, más digital y sostenible, en el que el trabajo colaborativo y virtual será clave en una nueva era en las relaciones laborales.