Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

Se lo advertí

Soldevila, Lluís

Capital Humano, Nº 354, Sección Tendencias / Tribuna, Junio 2020, Wolters Kluwer

Portada

Lluís Soldevila

Es autor de Digital Thinking

Profesor de ESADE Business School, CEO de ACKTITUDE y conferenciante internacional

15 de septiembre de 2008. Cae Lehman Brothers. Lo recuerdo como si fuera ayer mismo. Como Head of New York Office de GFT (la que fue filial tecnológica del grupo Deutsche Bank), tenía mi oficina en el 14 de Wall Street. Lo viví desde primera línea. Y doy fe de que nadie, absolutamente nadie, habría podido predecir lo que estaba pasando. Ni en el peor de los casos de nuestro plan de negocio habíamos incluido en el apartado de riesgos el ítem «hundimiento del sistema financiero mundial». A pesar de ello, no han sido pocas las ocasiones en que he escuchado de terceros la frase «yo ya lo advertí» o « dos años antes yo ya hablaba de una crisis como esa». Y no ha sido sólo en comidas familiares o aperitivos de fin de semana. Como dice un gran amigo mío: «visto lo visto, hasta yo soy listo».

Y la verdad es que la tentación de aceptar la condición de visionario es muy tentadora estos días. Hablar de transformación digital es lo que procede. Hacerlo, no desde el punto de vista de la tecnología, sino de las personas está justificadísimo. Señalar que la transformación digital es una cuestión de mindset es algo que hemos vivido en nuestras propias carnes, tanto a nivel personal como profesional, durante toda esta dura etapa que empezamos a superar.

La prueba de estrés del concepto la pude realizar en directo delante de más de 2.000 personas en ANDICOM, el mayor evento de tecnología de América Latina celebrado en Colombia. Empecé mi conferencia lanzando una pregunta al público y dándoles un minuto para responder. Les pregunté «cómo se llamaba mi esposa», lo cual dejó fuera de juego a la mayoría de asistentes, repito, probablemente las 2.000 personas que más sabían de tecnología de toda esta parte del planeta. Sonaron varios nombres aleatorios pero nadie lo adivinó. Y aquí está el problema, trataron de adivinar, porque su mindset era todavía analógico. Les expliqué que cuando hago este experimento con mis alumnos, el resultado llega entre el segundo 10 y el 20. ¿Cómo lo hacen? Pues simplemente tecleando «Lluís Soldevila casado» en google. El respetable quedó mudo y yo había conseguido mi objetivo: demostrarles que tenían la tecnología, tenían el conocimiento, pero simplemente no se les había ocurrido. ¿Y esto qué es? Es lo que yo denomino Digital Thinking. Desarrollé el concepto en el resto de la conferencia y esto me permitió reconciliarme con el público.

Este experimento explica perfectamente las etapas de lo que ahora llamamos transformación digital. Inicialmente el foco está en los sistemas, en las aplicaciones, en el software y hardware. Es decir, en el conjunto de herramientas o tool set. Este desembarco tecnológico provoca en nuestra organización una necesidad de cambio para gestionar esta tecnología y, sobre todo, para sacarle el mayor provecho. Aparece pues la necesidad de trabajar en una segunda dimensión: el conjunto de habilidades o skill set, para que nuestros equipos sepan decidir qué tecnología adoptamos y cómo la explotamos. Pero el capítulo final no es éste. Si queremos aprovechar el máximo valor que la tecnología nos puede aportar debemos ir un paso más allá y trabajar la mentalidad o mindset. De nada servirá tener una empresa digitalizada si las mentes de nuestros colaboradores siguen siendo analógicas. Debemos pensar en digital.

Las herramientas nos llevaran lejos, de eso no hay duda. Pero la pregunta es: ¿nos conformamos sólo con llegar lejos? ¿O queremos algo más? Si queremos una auténtica transformación, deberemos aspirar no sólo a correr sino a volar y a hacerlo alto, lo más alto posible. Así pues, si en nuestro proceso de transformación digital queremos volar alto, debemos recordar uno de mis mantras favoritos: no es la aptitud sino la actitud lo que determinará tu altitud. Tool set y skill set son aptitud. Mindset es actitud.

Cambiar la forma de pensar no es nada fácil. Me dedico en cuerpo y alma a ello desde que en 2010 di un giro a mi carrera profesional, dejé atrás mi carrera en Deutsche Bank e inicié un viaje en solitario con una misión clara: aplicar todo mi conocimiento y experiencia en el mundo de la consultoría al rendimiento de personas. Creo firmemente en el concepto de persona de alto rendimiento y desde entonces he creado métodos, fórmulas y técnicas para que todo aquel que quiera seguirlos alcance el alto rendimiento. Y en este caso la receta fue la misma. El reto era concretar qué significaba esto de pensar en digital. Era evidente que no significaba pensar en ceros y unos, ni siquiera en tecnología. Era un tema mucho más complicado, era una manera de ver la empresa y en definitiva el mundo. Quería concretizar esto y para ello dibujé una metáfora de cómo sería la persona ideal. De aquí nació el concepto de Líder Digital. No se trata de alguien que lidere proyectos tecnológicos, sino de alguien que sea líder, que se adelante, que dé el primer paso. Y que tenga retos en este mundo cambiante en que vivimos ¿Hay alguien que no se identifique con esta definición?

No vi venir la explosión de la burbuja puntocom, tampoco supe ver que el sistema bancario de desplomaría y mucho menos pude prever que un virus pondría en jaque a la humanidad. Pero publiqué Digital Thinking en 2019 y no podrán decir que no les advertí de que el futuro es digital, y que la clave está en transformar nuestra mente a digital adquiriendo los 10 rasgos del Líder Digital. Si me permiten, los compartiré con ustedes desde esta columna.