Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

Entrevista a León Lizárraga, Presidente del Consejo Directivo del Instituto de Administración Pública del Estado de Quintana Roo, A.C. México.

“Seguimos teniendo un sistema de botín político en el acceso y permanencia en el empleo público”

  • 19-5-2020 |

    Mercedes de la Rosa

Mercedes de la Rosa

Editora Jefe de Capital Humano

  • Con el objetivo de profesionalizar los servicios públicos y apoyar técnicamente a los gobiernos tanto federal, como estatal y provincial de México el IAPQROO es una asociación civil que lleva más de 40 años luchando con un sistema altamente desacreditado debido a regulaciones que no se cumplen, un fuerte clientelismo político y una fuerte desconfianza por parte de la ciudadanía. Para ello apuestan por incorporar un sistema de valores públicos que permita evaluar los valores individuales de las personas servidoras públicas y los de la organización, con el propósito de realizar un seguimiento para modificar hábitos y creencias.Hablamos con su presidente, León Lizárraza, sobre los desafíos para esta nueva década.

Mercedes de la Rosa

Editora Jefe de Capital Humano

Pregunta.- ¿Cómo han cambiado las necesidades de formación de las AAPP en estos años?

León Lizárraga.- Habrá que decir que en el caso de México los tres niveles de gobierno, el federal, el estatal y el municipal, así como de los órganos constitucionales autónomos, las necesidades de formación básicas aún son importantes, y al referirnos a formación, estamos hablando de una diferenciación con la profesionalización, pues hay un número muy grande de personal burocrático en estos tres niveles de gobierno que aún no cuentan con educación básica, primaria y secundaria, así como con licenciatura. Luego entonces, la profesionalización en el servicio público mexicano se diferencia también por la naturaleza de los puestos de las administraciones públicas, en tanto que rige un marco jurídico diferenciado para los trabajadores de base y los trabajadores de confianza. En el caso de los primeros, estos se mueven bajo principios sindicales y en el segundo caso, bajo criterios políticos, lo que permite afirmar que seguimos teniendo un sistema de botín político en el acceso y permanencia en el empleo público.

En el IAPQROO nos dimos a la tarea de diseñar un modelo de formación y profesionalización que atendiera las necesidades de la formación básica, pero también aquella que tiene que ver con los valores de las personas, su desarrollo humano, aquellas competencias denominadas blandas y hablar de ciertas competencias que pasen por un proceso de profesionalización dependiendo del nivel jerárquico de las personas servidoras públicas y de sus conocimientos y experiencias.

Para contestar la pregunta más específicamente, sí ha habido un cambio en ciertas necesidades de profesionalización, tomando en cuenta el avance tecnológico del mundo y del país, pero también de los estilos de liderazgo. Esto se ha acompañado, por ejemplo, con el proceso de transición política que ha vivido México desde 1988 a la fecha, donde las administraciones públicas experimentaron prácticas de un modelo burocrático tradicional a uno de gestión pública, a uno gerencial, para tener actualmente uno que combine un poco de todos, eso sin duda, llevó a que las necesidades de profesionalización se dirigieran a contenidos de calidad, desarrollo humano, propias del proceso administrativo o de políticas públicas, además de las tecnológicas.

P.- ¿Qué grado de profesionalización diría que tiene la AAPP en Latinoamérica actualmente?

LL.- Me tocó hacer una maestría en el INAP de España, con mayoría de integrantes Latinoamericanos, que hoy en día tienen puestos de decisión muy importantes a nivel de Ministros de algunos países y puedo afirmar que el nivel de la profesionalización en Latinoamérica varía como en México, dependiendo del nivel jerárquico y del nivel de gobierno, en tanto que sigue privando el sistema de botín político en el acceso y desarrollo en el empleo público.

Hay sin embargo, avances en muchos países de la región como Chile, Perú, Costa Rica (tiene un servicio civil de carrera de más de 60 años) y Colombia que en los últimos años han avanzado mucho tanto en los procesos de formación y profesionalización, como en el establecimiento de sistemas de servicios de carrera administrativa.

Hablando de ponerles una calificación, pensando en el grado de profesionalización, es complejo, no hay un barómetro en ese sentido que nos pueda permitir evaluarlas y clasificarlas, pero creo que en la medida en que el sistema de botín político sea cada vez más debilitado, la región podrá avanzar en sus capacidades institucionales de la mano con la profesionalización.

P.- ¿Existe una regulación específica y coherente con los nuevos tiempos que uniforme la vida y obra de los empleados públicos?

LL.- Si me preguntas por Iberoamérica, yo diría que el campeón de la regulación es España, hay regulaciones por todos lados, pero además es el país que socialmente, y pongo énfasis en esta parte, socialmente el más avanzado en cuanto al ejercicio de un Estado de Derecho que la comunidad cumpla, vigile y haga cumplir. En Latinoamérica en cambio, esto dista mucho de ser posible, vivimos en Estados de Leyes, donde tenemos múltiples regulaciones que nunca se cumplen, se cumplen a medias y no hay contrapesos sociales que exijan que éstas se lleven al cabo.

Un ejemplo es la Ley del Servicio Público de Carera del Estado de Quintana Roo, que junto con el IAPQROO, el INAP y un grupo de expertos, apoyamos al Gobierno del Estado en el año 2001 para su promulgación en 2002, y posteriormente para que nosotros como Instituto diseñáramos 14 productos normativos específicos que sirvieran de base para ponerla en funcionamiento. Sin embargo, lo que ha pasado a lo largo de 18 años ya han sido intentos por tomarla en cuenta sin ponerla en marcha aún como se estipula y sin que medie el interés real de ninguno de los sujetos obligados en acatar dicha Ley, ya sea del poder ejecutivo, legislativo, judicial o de los municipios del Estado.

En conclusión, tenemos leyes, pero No se cumplen.

En Latinoamérica vivimos en Estados de Leyes, donde tenemos múltiples regulaciones que nunca se cumplen, se cumplen a medias y no hay contrapesos sociales que exijan que éstas se lleven al cabo

P.- ¿Qué aspectos deberían abordarse con mayor urgencia a este respecto?

LL.- Los aspectos que debieran regularse son aquellos que tienen que ver con las medidas de apremio o sanción para quienes no cumplan con las normas, que hoy día debieran de ser procesos, no espacios, regulados por la sociedad.

Una administración pública que cuente con la verdadera participación de la gente en su proceso de toma de decisiones, necesariamente permitirá mejorar, pues la evaluación se volverá parte esencial de su funcionamiento, se verá de manera natural y es ahí, cuando se cumplirá con las normas que se establezcan.

Tenemos que regular el acceso al empleo público no desde una perspectiva técnico administrativa, sino desde una perspectiva política, pues es en ese campo donde se debaten los modelos de país que seguimos, donde se definen las prácticas del quehacer gubernamental, donde se reparte el pastel presupuestal y sobre todo, donde se hacen compromisos con ciertos sectores sociales para formar parte de la administración pública.

Un sistema de partidos que NO regule el acceso, desarrollo y permanencia de sus militantes, que no movilice a la sociedad para exigir que para obtener una posición pública se debe someter a un concurso de entre los mejores a los más aptos y los que a lo largo de su vida por sus conocimientos y esfuerzos, merezcan administrar los recursos de todos. Mientras no contemos con esa idiosincrasia, los avances serán momentáneos y se diluirán en el tiempo.

Tenemos que regular el acceso al empleo público desde una perspectiva política, pues es en ese campo donde se debaten los modelos de país que seguimos

Una práctica que desde mi desarrollo profesional he intentado de permear en los políticos que buscan un cargo público es que implementen una acción de pregobierno, desde su campaña política, donde a su equipo más cercano, lo someta a evaluaciones y concursos públicos para llegar con él a una posición política de confianza. Ya sea entre sus correligionarios de partido o entre la población que le va a votar, además de ofertar el establecimiento de prácticas y sistemas de servicio de carrera.

P.- ¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta la AAPP?

LL.- Sin lugar a dudas a la eficiencia, al orden, todos se basan en el combate a la corrupción como principal reto, sin embargo, se deja de lado los cimientos de lo que para una administración pública es indispensable para evitar como consecuencia, actos de corrupción. En este sentido me atrevería a enumerar algunos.

  • 1. Pensar en lo más básico, el proceso administrativo: de planeación, control, evaluación, comunicación, organización, presupuestación, programación, etc. Si no contamos con métodos, sistemas, normas y prácticas que hagan que la maquinaria funcione bien, con la menor cantidad de errores, no podemos esperar ser exitosos. La crisis del COVID-19 es una prueba de ello, muchos gobiernos se encomendaron a DIOS a la religión, antes que a la eficiencia, a ver si su sistema operaba bien. Hoy sabemos que ni las grandes potencias, funcionan bien.
  • 2. Considerar al ciudadano, una administración pública lejana al ciudadano, tanto en la toma de decisiones como en la auscultación de sus problemas, está alejada de toda posibilidad de éxito. Aquí invitaría a definir los problemas públicos con la gente, lo que necesariamente nos conduce a tener un gobierno abierto e innovador, pero sobre todo, responsable políticamente.
  • 3. Apostar en las personas, en aquellos valientes que tienen el sueño de servir a los demás con verdadera vocación, integridad y asumiendo un reto por el costo de vida que le tocó pagar por llegar a obtener un puesto determinado. Aquí pensaría no sólo en la búsqueda y desarrollo del talento, sino en el establecimiento de políticas de recursos humanos (incluidas las de mejora salarial) que ayuden a maximizar el potencial de las personas, pero sobre todo a ser felices en su trabajo. Una persona infeliz en el servicio público, es una amenaza social permanente, que daña a toda la comunidad, no sólo a las instituciones.

    Nosotros desde el IAPQROO hemos propuesto incorporar un sistema de valores públicos que permita evaluar los valores individuales de las personas servidoras públicas y los de la organización, con el propósito de realizar un seguimiento para modificar hábitos y creencias.

  • 4. Considerar el futuro, el uso de la tecnología ya es un problema para quienes están rezagados, hoy debemos considerar tanto la formación y profesionalización con tecnología (realidad aumentada, realidad virtual, video mapping, etc.); así también tener siempre presente, el uso de la prospectiva en todos los procesos de decisión, interacción y regulación del aparato administrativo.

P.- El apoyo de los gobiernos en la profesionalización de los empleados públicos es un aspecto esencial en cualquier proceso de mejora y cambio. ¿Cómo influye este apoyo en las líneas de trabajo desarrolladas por el instituto de administración pública del Estado de Quintana Roo?

LL.- El IAPQROO a lo largo de su historia ha sido testigo del apoyo que los gobiernos y sus gobernantes le han dado a la profesionalización de las personas servidoras públicas, ya sea en un grado menor o mayor, según sea la comprensión y apertura que tengan.

Actualmente por ejemplo, el gobernador del estado Carlos Joaquín González, ha puesto el ejemplo en tratar de impulsar la modernización de la administración pública, tanto estatal como municipal, prueba de ello ha sido que firmó con el IAPQROO el Acuerdo para la Modernización de la Administración Pública del Estado de Quintana Roo y el Acuerdo para la Modernización de las Administraciones Públicas Locales con los presidentes municipales, mecanismos que han marcado precedente, y que con o sin las instancias gubernamentales han permitido que el Instituto genere una dinámica entorno a estos preceptos que sin lugar a dudas ha impactado en los empleados públicos.

Una persona infeliz en el servicio público es una amenaza social permanente que daña a toda la comunidad, no sólo a las instituciones

Otro ejemplo de ello, y quizás el más valioso, es la puesta en marcha del Presupuesto Basado en Resultados (PbR), que ha llevado la Secretaría de Planeación y Finanzas del Gobierno del Estado, con el propósito de tratar de cambiar la cultura organizacional de las instituciones de gobierno. Este ha sido un esfuerzo del gobernador del estado por tratar de manejar unas finanzas públicas muy golpeadas por el endeudamiento y los compromisos financieros que recibió su gobierno. Por ello, el PbR, se volvió una alternativa real, de tratar metódicamente de regular y de profesionalizar a la gente en la materia.

Actualmente comandados por la Secretaria de Finanzas y Planeación, Yohanet Torres Muñoz cuenta con un equipo comprometido de jóvenes que se han profesionalizado con nosotros para poder liderar este importante cambio.

No ha sido fácil, pues tuvimos que empezar por estudiar en el país cuáles eran las experiencias exitosas en términos del ranking de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público sobre los Estados (para tener una perspectiva sobre entidades gubernamentales del mismo tipo) y qué estados habían tenido experiencias internacionales al respecto. Ello, para integrar un equipo de trabajo profesional que ayudara a guiar al gobierno estatal a NO cometer los errores por los que habían pasado. Particularmente, fueron los estados de Baja California, Guanajuato y CdMx, quienes más experiencia habían acumulado.

En segundo lugar, tuvimos que realizar un trabajo de profesionalización desde lo básico, primero para homologar conocimientos y segundo para ir cambiando la mentalidad y las prácticas comunes de diseñar presupuestos por programas y presupuestos operativos anuales, los famosos POAS en México, que eran ciertamente justificaciones de gasto, pero no aseguraban un resultado concreto. Incluso, hacerlo desde arriba, desde los titulares de las dependencias y entidades, hasta los mandos medios y operativos.

A la par, tuvimos que trabajar en las modificaciones normativas, políticas, formatos y sistemas que permitieran evitar la simulación en el diseño del PbR, una tarea por demás ardua, tanto, que los resultados en los últimos 3 años, tan sólo en este proyecto son los siguientes:

  • 1. Un total de 12, 602 horas trabajadas desde 2017 hasta 2019.
  • 2. 66 productos específicos en materia de asistencia técnica, que se desarrollaron en un total de 10,777 horas de trabajo.
  • 3. 1,826 horas clase en diferentes cursos de capacitación, lo que comprendió ir ascendiendo desde 2017 con 234, 2018 con 556 y 2019 con 1,026 horas, estas últimas, equivalentes a un programa de Maestría de dos años de duración de acuerdo con la normatividad de la Secretaría de Educación de México.

Sin duda, hay mucho por hacer, cambiar la cultura organizacional y la forma de administrar los recursos, es un problema de muchísimos años, máxime si la cultura política y el sistema de botín político subsisten.

P.- La calidad de la prestación de los servicios públicos está altamente ligada a la motivación y a la formación de sus profesionales ¿Qué retos plantea la formación en las Administraciones Públicas latinoamericanas para la próxima década?

LL.- En términos de la mejora continua, diría que el mayor reto del presente y del futuro en la formación en las administraciones públicas latinoamericanas, será el de buscar la confianza de los ciudadanos.

Me refiero a que los empleados públicos se han alejado de la comunidad a la que sirven, una prueba de ello es el gran desprestigio que representa ser servidor público hoy en día, es sinónimo de ladrón, de corrupto, de ineficiente e incluso hasta de inservible, por más duro que se escuche.

Esto se ha recrudecido por dos factores que desde mi perspectiva han encontrado un punto de concurrencia, y es que en la medida en que se fue desprestigiando la política (ver los resultados del Latinobarómetro en los últimos años), también se fueron terminando las políticas participativas de los gobiernos, curioso en tiempos en los que el Gobierno Abierto es una de las tendencias de gestión pública más populares en el mundo.

Este encuentro de desencuentros con la sociedad hace que los retos en materia de profesionalización y de diseño de políticas públicas (si hablamos de calidad) sean al menos los siguientes:

  • 1. Abrir la administración pública a los ciudadanos, mediante el ejercicio de prácticas bien reguladas de Gobierno Abierto, sin simulaciones, sin reunionitis con los amigos y sin aperturar plenamente la información pública.
  • 2. Realizar ejercicios de DEFINICIÓN DE PROBLEMAS PÚBLICOS, preguntando a los vecinos, a los empresarios, a las organizaciones civiles, a las familias, qué, cómo, cuándo y dónde necesita los servicios públicos. Obviamente bajo métodos de investigación social, que desconocen muchas personas servidoras públicas.
  • 3. Formar, profesionalizar y EDUCAR en la comunicación pública, ya sea al interior de las administraciones o con los ciudadanos, lo que implica utilizar nuevos modelos de formación vinculados a la tecnología, a su uso, pero también a su comprensión.
  • 4. Tenemos que contar con INFLUENCERS PÚBLICOS, que tengan el reconocimiento social necesario para debatir, responder y revalorar el servicio público en las redes sociales.
  • 5. Hay que formar y profesionalizar en materia POLÍTICA, un ciudadano que labore en el ámbito público de las instituciones, NO puede pensar en la separación entre política y administración pública, es un error que hace que al ciudadano no se le atienda como corresponde, con la responsabilidad que adquirió cada gestión que fue votada y legitimada en el tiempo. Es parte de la recuperación de la sensibilidad que se ha perdido en las administraciones públicas, tanto para quién fue elegido en las urnas, como para quien el aparato burocrático eligió mediante concurso o sistema de reclutamiento.

P.- ¿Cuenta con los perfiles adecuados para enfrentarlos?

LL.- Definitivamente NO, mientras impere el sistema de botín político, todas las administraciones públicas sufrirán un alto grado de rotación de personal, y si no existen marcos jurídicos adecuados que reconozcan cuerpos de empleados públicos que puedan trasladarse entre niveles de gobierno por su perfil, difícilmente podremos conservar el talento.

En nuestro caso, hablando de México, esto ha sido muy complicado en el tiempo por la transición política que hemos vivido en los últimos 20 años, donde han gobernado ya 3 opciones políticas distintas y que ninguno ha erradicado por completo el sistema de botín político, al contrario, unas lo han alimentado más que otras.

P.- ¿Cómo hacemos para aflorar el talento que tenemos dentro?

LL.- Definitivamente con la motivación, quizás es el motor que mueva la búsqueda del propio conocimiento, el reconocimiento y la propia eficiencia laboral. Y por qué no, al final, la felicidad.

Yo empezaría por casa, en las familias, ahí radica el primer aprendizaje que nos llevará a casarnos para toda la vida con una profesión.

P.- Hablar de cambio es fácil, pero aceptarlo no lo es tanto. ¿Qué políticas de RRHH deben tomar las riendas en esa transformación?

LL.- Difícil por no decir imposible el hablar de políticas específicas en materia de recursos humanos para afrontar el cambio, pues cada realidad es diferente, tanto en cada país como en cada área de la administración pública.

Sin embargo, podría sugerir que la principal política en la materia que habría que implementar, es la del manejo adecuado de la nómina, generar una nómina transparente que informe al trabajador de los beneficios que puede tener si liga ésta a la profesionalización y a la evaluación del desempeño. Hasta ahora, al menos en México, las bonificaciones salariales por evaluación del desempeño son mera simulación, se pactan con el sindicato (porque sólo hay bonificaciones para trabajadores operativos) y no están directamente relacionadas con la profesionalización, ni con el avance que refleje en su trayectoria de conocimientos cada trabajador, y por supuesto, esto debiera ser un sistema indispensable.

P.- ¿Cuál es el retorno de la mejora del sector público en la sociedad civil del Estado?

LL.- Nosotros nos hemos dado a la tarea de investigar cuál es el impacto económico y social de no contar con personal con el perfil necesario y en permanente profesionalización y he de decir que No lo hemos encontrado.

Debiéramos tener una serie de indicadores que nos permitieran cuantificar el impacto en la calidad de los servicios + el impacto de una obra mal realizada + el impacto de un programa o recurso mal canalizado + el impacto de una comunicación mal dirigida (oficiosa, verbal, escrita en cualquier medio de respuesta institucional o privado, de voz y video) + el impacto de una decisión mal tomada + el impacto del poco conocimiento de las personas servidoras públicas + el impacto de la poca experiencia de éstas + el impacto en el tiempo de respuesta + el impacto político de los errores (las elecciones también nos cuestan a los ciudadanos), etc.

Si tuviéramos esta fórmula que nos arrojara un dato concreto, podríamos cuantificar y argumentar a toda la sociedad de la importancia que tiene el contar con personas capaces y que cumplan con el perfil adecuado para cada función que se le encomienda. Ahí radica el retorno de la mejora en el servicio público.

Hay estudios, que indican que los países que cuentan con un sistema de carrera administrativa, tienen por consecuencia mejores índices de desarrollo humano y social.

P.- Las estrechas relaciones entre México y España constituyen un potencial banco de sinergias colaborativas en materia formativa y de innovación en las personas. ¿Qué líneas de trabajo tiene abierto el IAPQROO en este aspecto?

LL.- Como un egresado del INAP de España, puedo afirmar que la relación entre México y España no sólo es indispensable, sino vital para el desarrollo de nuestros pueblos, pues estamos más unidos de lo que muchos pensarían.

En el caso del IAPQROO que me honro en presidir, hemos desarrollado como ya lo mencioné, desde 2009 el curso de pasantías con la OICI, pero también organizamos uno de los congresos más importantes de la historia de este organismo multilateral, cuya sede fue en Cancún en el año 2008 y que nos permitió compartir experiencias exitosas con más de 400 presidentes municipales de Iberoamérica.

También hemos sido la única organización civil mexicana que ha realizado un programa de Maestría con la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas, la FIIAP de España en el año 2008 y que nos permitió contar con 25 egresados.

Actualmente somos parte de la Red Social más importante de Iberoamérica, que es NOVAGOB, para sumarnos a esa ola de innovadores públicos que Francisco Rojas Martín ha impulsado con gran éxito y que ha permitido el intercambio y el desarrollo del conocimiento publiadministrativo.

Motivo de orgullo es la colaboración estrecha que hemos iniciado y de manera muy acelerada, con la Asociación de Dirección Pública Profesional, tanto con Borja Colón, como con Fernando Monar y Rodrigo Martín, con quienes ya intervenimos mutuamente en dos congresos, uno el que ellos organizaron virtualmente y otro el que nosotros organizamos en Cancún en noviembre de 2019 denominado Foro Nacional de Profesionalización. Asimismo, ya hemos publicado una serie de artículos en colaboración en una publicación especial de Wolters Kluwer denominado «Hacia una Dirección Pública Profesional». Con ellos, también iniciamos las gestiones para trabajar una propuesta de certificación de dirección pública con el gobierno de México.

Finalmente, hemos establecido una cooperación con el Congreso Latinoamericano para el Desarrollo (CLAD), que pese a que es un organismo multilateral Iberoamericano y no propiamente de España, si nos une de alguna forma con ese país y lo que hemos realizado ya es la colaboración para la realización del Foro Nacional de Profesionalización 2019 y algunas convocatorias a cursos del CLAD en 2020.

Instituto de Administración Pública del Estado de Quintana Roo

El IAPQROO, como se le identifica, es una asociación civil creada hace 41 años (9 de noviembre de 1978) en el Estado de Quintana Roo, en Chetumal, Quintana Roo, como una iniciativa de diferentes personas servidoras públicas, estudiosos de la cosa pública y políticos interesados en formar parte de la Red Nacional de Institutos de Administración Pública de los Estado de la República Mexicana, que se formó por iniciativa del INAP, México desde 1973 y cuyo propósito ha sido el de profesionalizar a los servidores públicos y apoyar técnicamente a los gobiernos federal, estatal y municipales asentados en el Estado de Quintana Roo para el diseño de políticas públicas en todas las materias, con énfasis en los recursos humanos, presupuestos públicos, combate a la corrupción, gobierno abierto, planeación y organización de la administración pública.

El IAPQROO es la única asociación civil en Quintana Roo, que otorga becas con recursos propios a servidores públicos, así como la única que ha diseñado e impulsado la Ley del Servicio Público de Carrera del Estado y los premios más reconocidos por la población para el sector público. También se ha destacado en los últimos años, por generar estudios específicos sobre el comportamiento de las personas servidoras públicas y los problemas sociales que aquejan a la población, haciendo ejercicios de definición de problemas públicos para el diseño de la agenda gubernamental.

Destacan entre sus estudios, el prediagnóstico del sistema de valores públicos (el único en su tipo en QRoo) realizado en diferentes dependencias (secretarías) y entidades (organismos descentralizados) del gobierno del Estado de Quintana Roo; el Estudio POBLACIONAL (casa por casa) sobre las necesidades políticas, sociales, económicas y gubernamentales de los quintanarroenses realizado en 207 y en 2017 en todo el territorio estatal; Monitoreo diario de los problemas públicos que señalan los medios de comunicación de cada gobierno municipal y estatal, mediante una metodología propia basada en los programas presupuestarios y los planes de desarrollo.

Otro aspecto a destacar de lo que estamos haciendo es el distinguirnos como la única asociación civil del país que ha rescatado el Foro Nacional de Profesionalización, un espacio generado primero por el Gobierno Federal y posteriormente por los gobiernos estatales (comunidades autónomas españolas) y que a lo largo de 18 años ha reunido a los especialistas, servidores públicos y empresas que impulsan el servicio civil de carrera en el país o sistemas de profesionalización que mejoren las capacidades institucionales de los gobiernos.

Finalmente, es de vital importancia mencionar que desde el año 2009, somos parte de la Organización Iberoamericana de Cooperación Intermunicipal, la OICI, que es la organización municipalista más longeva de Iberoamérica y cuya sede está en la FEMP en Madrid, España. Con la OICI hemos podido tener un intercambio permanente cada año en el programa de pasantías que impulsa el gobierno de Valladolid, con apoyos de la FEMP.