Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

El 80% de los empresarios confía en que recuperará los niveles precrisis en el primer semestre de 2021

  • 4-6-2020 | Irene Ruiz De Valbuena
  • Antes de que finalice 2020 el 70% de las empresas españolas tendrán actividad plena y un 48% prevén haberse recuperado totalmente, según una encuesta realizada por Randstad Research.
Portada

La mitad de las empresas en España prevén reanudar su actividad antes de que acabe de julio, y para final de año se estima que este porcentaje ascienda hasta el 70%. Esta es una de las conclusiones de la encuesta sobre reactivación y recuperación económica de las empresas, realizada por Randstad Research, y presentada este jueves 4 de junio por su director Valentín Bote.

El estudio realizado sobre una muestra de 12.000 empresas de todos los sectores revela además, que el 80% de los empresarios confía en que la recuperación y la vuelta a niveles precrisis llegue antes del último semestre de 2021. Es más, casi la mitad de las empresas encuestadas (48%) espera volver al escenario precrisis, a finales del presente año. Por su parte, un 6% considera que no van a poder recuperar los niveles previos a la crisis.

Sin embargo, uno de los datos más negativos que destapa esta encuesta es que un 15% de las empresas no saben cuándo podrán reanudar su actividad, y otro 15% no cree que pueda hacerlo hasta 2021. Por otro lado, también ha señalado Valentín Bote que, cuando se realizó el estudio en el mes de mayo, un 18% de las empresas ya reconocía tener actividad plena.

Y es que como desvela el sondeo, lo que más preocupa a los empresarios españoles es la incertidumbre económica del país (63,5%), la pérdida de facturación (43,7%) y la incertidumbre económica de su sector en particular (43,1%).

Los ERTE uno de los mecanismos más empleados para sostener el empleo

Una de las formas para mantener la actividad y sostener el empleo durante la crisis ha sido y sigue siendo el teletrabajo, implantado por más de la mitad de las compañías encuestadas (50,5%). La segunda más utilizada para evitar despidos han sido los ERTEs (42,6%). “El uso de los ERTE ha sido muy positivo como medida de flexibilidad para sostener el empleo y evitar despidos” ha valorado el director de Randstad Research.

Actualmente en España hay 3 millones de personas afectadas por un ERTE y desde Randstad se estima que 1,5 millones sigan en esta situación a final de año. Una parte de ellos, si sus empresas no consiguen recuperar su situación anterior a la crisis, pasarán a sumarse a la cifra de desempleados, que según prevén en Randstad llegará a los 5 millones de personas, lo que supone una tasa de paro del 20, 15%. En relación con ello, Valentín Bote ha adviertido de que con el anuncio del acuerdo del Gobierno de derogar la reforma laboral muchas empresas se plantearon transformar los ERTEs en despidos. “Si se produjera la derogación de la reforma laboral cerca de un millón de personas pasarían de estar en situación de ERTE a ser despedidos y la tasa de paro podría alcanzar el 25%”ha apuntado.

De hecho, entre las demandas de los empresarios para lograr su recuperación además de establecer ayudas fiscales y ayudas económicas sectoriales, está la flexibilidad laboral y concretamente la conversión de los ERTEs por fuerza mayor en ERTEs por causas objetivas.

Reactivación y recuperación empresarial por Comunidades Autónomas

En cuanto a la vuelta a la actividad por regiones, cabe resaltar el caso de las Islas Baleares donde la mitad de las empresas consideran que no estará activa a finales de este año, unas perspectivas muy pesimistas consecuencia de la dependencia del sector turísticodel tejido empresarial balear.

Otro caso destacable es el de la Comunidad de Madrid, en la que el porcentaje de empresas que creen que habrán retomado su actividad antes de final de julio se sitúa por debajo de la media española (50%), con un 46%, motivado en gran parte porque la desescalada en esta región está siendo más lenta. Sin embargo, para finales de año la estimación es que un 74% de las empresas de la Comunidad de Madrid habrán reanudado su actividad, superando la media nacional (70%).

El turismo y la automoción, entre los sectores más afectados por la crisis

La encuesta de Randstad Research también distingue la reactivación y recuperación de las empresas por sectores. Entre los sectores que se recuperarán más rápidamente e impulsaran la creación de empleo, Valentín Bote ha destacado la industria química y farmacéutica, el sector logístico y de comunicaciones y los sectores sanitario y de servicios sociales.

Dentro de la industria alimentaria hay diferencias: parte de las empresas han seguido contratando durante la crisis, mientras que otras dedicadas a dar abastecimiento a hoteles y restaurantes han visto muy reducida su actividad. Sin embargo, se espera que cuando el sector de la hostelería se reactive estas empresas de la industria alimentaria se recuperen rápidamente.

En el lado opuesto, el estudio sitúa a las empresas de sectores como el de artes gráficas que, iniciaran más tarde su vuelta a la actividad y no se estima que lleguen a recuperar sus niveles precrisis hasta 2022. Por su parte, las empresas del sector de la automoción, aunque volverán a la actividad plena en septiembre del año en curso, su recuperación no llegará hasta 2022. Y es que se trata de un sector que ya antes de la crisis estaba estancado, entre otras razones porque su cadena de suministros depende mucho de China, lo cual ha provocado que muchas empresas del sector estén en proceso de transformación abriendo la posibilidad a contar con proveedores europeos en su cadena de suministros, ha declarado Bote.

Otro de los sectores claramente afectados es el de la construcción que, antes de la crisis daba empleo a 1,3 millones de personas. A pesar de que tenga un alto potencial de crecimiento, Valentín Bote ha lamentado que “no esperamos que llegue a las cifras de 2007 ni que absorba el millón de trabajadores de otros sectores como la hostelería porque no hay tanta demanda”. Al igual que ocurre en el sector de la automoción, la pérdida económica sufrida pro muchos hogares españoles provoca un fuerte descenso en la realización de inversiones como una nueva vivienda o un coche.

Por su parte, el sector del turismo da por perdida la campaña de verano de 2020, sobre todo debido a la dificultad de reactivar el turismo internacional puesto que también hay crisis en muchos otros países cuyos nacionales solían veranear en nuestro país y porque España sigue estando muy señalada por el impacto de la crisis sanitaria. Se espera por tanto, que la recuperación del turismo internacional se produzca el próximo año y que en este 2020 el soporte fundamental del sector sea el turismo nacional, siempre y cuando los recursos económicos lo permitan, ha puntualizado Valentín Bote.