Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

El bienestar corporativo perdido y su papel en la desescalada

Martín, Miriam

Capital Humano, Sección Relaciones laborales y prevención / Tribuna, 18 de Junio de 2020, Wolters Kluwer

Miriam Martín

Directora de Marketing de Sodexo Beneficios e Incentivos

Durante la desescalada, muchas empresas han empezado a organizar la vuelta al lugar de trabajo tras la adopción obligatoria del teletrabajo. De esta forma, están dedicando grandes esfuerzos en adecuar los horarios y los espacios para garantizar el distanciamiento social y las medidas de seguridad que deben imperar en la ‘nueva normalidad’.

Más allá del reto de adecuar los espacios de trabajo y organizar la incorporación escalonada de la plantilla, no debemos perder de vista otra importante cuestión: cómo recuperar el bienestar de los empleados. Y es que las medidas que se han tenido que implementar debido a la crisis del coronavirus, como el confinamiento y trabajar desde casa, en algunos casos han repercutido negativamente en los empleados, física y psicológicamente.

De esta forma, durante la desescalada a la ‘nueva normalidad’ de las oficinas post-covid, las empresas y los departamentos de Recursos Humanos tienen que valorar cómo pueden contribuir a ayudar a sus empleados en este terreno.

Uno de los primeros aspectos a tener en cuenta durante la desescalada es, como decíamos, la adaptación del entorno laboral. Tras estos meses de trabajo en remoto, las relaciones entre los compañeros se han podido ver afectadas por el distanciamiento físico y, ahora más que nunca, es importante ofrecer un entorno laboral agradable y en el que los empleados se sientan seguros. Para lograr esto, el empleado tendrá que contar en la oficina con un espacio que cumpla con las medidas sanitarias preventivas: distancia de seguridad, utilización de mascarillas, guantes y gel hidroalcohólico y asegurar una desinfección diaria.

En paralelo, las empresas debemos garantizar, en la medida de lo posible, una mayor flexibilidad para que los trabajadores puedan evitar aglomeraciones como las que se producen en el transporte público, así como, para que puedan realizar una mejor conciliación de la vida personal y profesional mientras las escuelas permanecen cerradas.

Asimismo, otros de los aspectos en los que el confinamiento y la movilidad reducida han tenido efecto es en la condición física. De hecho, se estima que cada español ha engordado entre 3 y 5 kilos de media durante este período, según un estudio de Deusto Salud. Por este motivo, durante la incorporación a la “nueva normalidad” las empresas pueden fomentar hábitos de vida saludable como una alimentación sana. Hay muchas acciones que se pueden llevar a cabo en este aspecto y que repercuten de forma positiva en el bienestar del empleado como, por ejemplo, talleres de formación nutricional en remoto, envío de comida saludable (como fruta) o también tarjetas restaurante. Incluso aun cuando se siga trabajando en remoto, los empleados pueden seguir utilizando su tarjeta restaurante en servicios de comida a domicilio, evitando así las comidas rápidas y poco saludables, además de ahorrar tiempo.

De la misma forma, el ejercicio en casa ha ganado muchos adeptos en los últimos meses y este es un aspecto que las empresas pueden seguir potenciando para fomentar buenos hábitos entre sus empleados durante la desescalada y en la “nueva normalidad”. Para fomentar la actividad física entre los trabajadores, las empresas pueden realizar recomendaciones de ejercicio, asesores deportivos, clases onlines y acceso a aplicaciones son algunas de las opciones que puede contemplar la empresa.

Por último, uno de los objetivos clave del bienestar corporativo en una empresa debe ser que los empleados se encuentren bien mentalmente, por lo que este es seguramente el aspecto que más deben cuidar las empresas en la transición a la “nueva normalidad”. Según un estudio realizado por la UNED en mayo, un 33% de los españoles ha sufrido de ansiedad generalizada y un 20% ha padecido depresión durante el confinamiento. Por eso, es imprescindible que las compañías prestemos especial atención a este aspecto y el departamento de Recursos Humanos haga un seguimiento permanente del estado de ánimo de los empleados. Las opciones son variadas. Una posibilidad es poner a disposición de los trabajadores servicios de tratamiento psicológico, o cursos de motivación, coaching y mindfulness, que ayudan a afrontar el trabajo con energía y concentración.

Teniendo estos aspectos en cuenta, todos debemos pensar en cómo contribuir en la medida de lo posible a perseguir estos objetivos. Por ejemplo, en Sodexo Beneficios e Incentivos hemos desarrollado Sodexo Te Ayuda, un portal con recursos útiles de diferentes áreas como de salud y bienestar, formación o entretenimiento con los que queremos mejorar el día a día de las personas.

Por último, me gustaría recalcar que, sin duda, las medidas de seguridad para mantener la expansión de la pandemia deben ser, ante todo, la prioridad. Después de todo lo que hemos luchado y sacrificado, no debemos ceder ni un milímetro en este terreno. Y, por supuesto, está llevando mucho tiempo y recursos a las empresas, puesto que no es una tarea pequeña. Sin embargo, las empresas a la vez tampoco debemos perder el foco en el bienestar de los empleados ya que redunda en un aumento del compromiso, la productividad y la fidelidad. Durante años, todos hemos invertido mucho en esto. Por ese motivo, en la medida de nuestras posibilidades, debemos seguir invirtiendo en lo que la empresa puede hacer para cuidar de la salud, física y mental, de los empleados.