Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

Especial Empleo: Talento y el nuevo panorama laboral tras el coronavirus

Casalengua Villegas, Eugenio

Capital Humano, Sección Headhunting y selección / Dossier, 24 de Junio de 2020, Wolters Kluwer

Eugenio Casalengua

Director de Recursos Humanos GrupoSepro

La búsqueda de Talento por parte de los departamentos de recursos humanos en las empresas después del impacto causado por la crisis del coronavirus se prevé que va a estar enfocada en la captación de profesionales que se distingan por su creatividad, que sean flexibles y se adapten con facilidad a situaciones cambiantes, en las que las habilidades digitales cobran importancia, independientemente de su perfil profesional.

Las formas tradicionales en las que se accedía al empleo en el pasado han sufrido ciertas transformaciones, lo cual ha provocado que las organizaciones, para mantenerse a flote, se reinventen y desarrollen nuevos mecanismos para adaptar su compromiso con las nuevas "teleexigencias" del mercado.

La pandemia ha servido de ensayo general para demostrar en menos de tres meses que el teletrabajo es posible en más ámbitos y sectores de los que nadie se hubiese atrevido a pensar antes de la declaración del estado de alarma. El panorama laboral post-covid previsiblemente incluye un mayor porcentaje de teletrabajo total o parcial, lo que implica una importante flexibilización laboral.

Mejora de procesos

En GrupoSepro nos dedicamos a la prestación de servicios profesionales en sectores muy diversos, algunos de ellos con cobertura global, lo que nos llevó hace tiempo a implantar un cierto grado de teletrabajo y de técnicas de liderazgo de equipos productivos a distancia. Crear una cultura corporativa acorde y fidelizar a los equipos desde la distancia es una carrera de fondo para la que seguimos entrenando. La mayor ventaja competitiva reside en atraer al mejor talento sin importar donde esté.

El departamento de RR.HH. juega un papel fundamental en el liderazgo y coordinación con los distintos departamentos de la empresa para mejorar los procesos que la nueva normalidad laboral nos impone. Esto implica una adaptación de algunos flujos de trabajo, una mejora en la calidad y frecuencia de la comunicación interna corporativa e interdepartamental y una mayor implicación de todas las áreas funcionales de las empresas en la elaboración de sistemas de medición de la productividad por objetivos; tarea más que aprobada en muchas multinacionales y pendiente aún en la mayoría de las pymes.

Es precisamente esa productividad por objetivos y no por “presentismo” la que debe guiar la gestión de equipos en remoto. Aparte de implantar herramientas que permitan a los equipos mantenerse conectados y, en consecuencia, hacerlos más productivos, es importante trabajar en una serie de estrategias que fomenten la efectividad del trabajo en equipo en remoto, como:

  • Trabajar en red, con documentos compartidos y fijar un seguimiento diario del estatus de los proyectos.
  • Fijar objetivos, tareas y fechas de entrega claros para que cada miembro del equipo sepa qué se espera de ellos.
  • Reservar tiempo de los responsables de equipo para mantener conversaciones de calidad con sus equipos, no solo en reuniones grupales, también en individuales.
  • Reconocer el trabajo públicamente.
  • Trabajar el team building en remoto, con encuentros informales, charlas sobre temas del sector o temas más allá de los profesionales, etc.

Colectivos más afectados tras la pandemia

Aunque no es el caso concreto de GrupoSepro, si leemos estos días que entre los colectivos que se han visto más afectados por el coronavirus se encuentran el talento senior, los millennials y las personas con discapacidad, las mujeres y los grupos menos formados o con menos experiencia. Por otro lado, aquellos puestos relacionados con el ocio, el comercio, el turismo y la hostelería pertenecen a sectores muy afectados por el coronavirus. Al concentrar un 19,6 % del trabajo de nuestro país, se trata de una situación bastante sensible, ya que casi 4 millones de personas han visto peligrar su empleo.

Además, los trabajadores de otras industrias, como el arte, la construcción, los servicios administrativos y otros sectores de apoyo han registrado reducciones considerables en el número de trabajadores requeridos. Según el análisis del Banco de España, podría situarse en torno al 8 % del volumen total de trabajadores. Si nos fijamos, por ejemplo, en el sector del suministro hidráulico o la recogida y tratamiento de residuos, la caída tan solo ha sido del 2 %, al igual que en la banca y los seguros. Las empresas de servicios profesionales con cobertura internacional han sufrido en menor medida los efectos de confinamiento.

Según los expertos y por la experiencia de SeproTem, la empresa de trabajo temporal del Grupo, entre los sectores que se encuentran activos y requieren de mano de obra está el régimen agrario o la agricultura, el sanitario, el biosanitario y la seguridad. Son ámbitos que se mantendrán en auge una vez finalizada la crisis. Sin embargo, algunos expertos vaticinan que, a pesar de los golpes que ha sufrido el turismo, la rama requerirá de varios perfiles que ayuden a su definitiva normalización.

Motivos para integrar el talento senior, a los jóvenes y a las personas con discapacidad en las empresas

Las exigencias especiales de esta pandemia han motivado a las empresas a desarrollar y desplegar novedosas estrategias organizativas que requieren de la inclusión de personas con una amplia experiencia en su sector o aquellas que responden de una mejor forma ante la ocurrencia de situaciones excepcionales, una característica propia del talento senior.

Vale la pena señalar que, en las profesiones relacionadas con las TIC, los perfiles que se adapten mejor a los adelantos tecnológicos, como los jóvenes y las personas con discapacidad con una fuerte formación técnica, forman parte del colectivo que ejecutará los cambios, las transformaciones y los reajustes que casi todas las empresas tendrán que asumir en los próximos años.

Por último, cabría esperar que la mayor penetración del trabajo en remoto haga aflorar mucho talento femenino, que gracias a estas medidas de flexibilidad laborar reconsideren su reincorporación al mercado laboral.

En suma, en la era post-covid, las compañías necesitarán de trabajadores que respondan mejor ante escenarios cambiantes, que aprendan con facilidad, que resuelvan las dificultades que se presenten por el camino y afronten los nuevos retos de forma innovadora a base de talento.