Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

Gobierno, patronal y sindicatos acuerdan prorrogar los ERTE hasta septiembre

  • 26-6-2020 | Irene Ruiz De Valbuena
  • El Ejecutivo y los agentes sociales han alcanzado un acuerdo para extender los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta el 30 de septiembre.
Portada

El Ejecutivo y los agentes sociales han alcanzado un acuerdo para extender los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta el 30 de septiembre

Los sindicatos y la patronal han aceptado la última propuesta que el Ejecutivo presentó ayer a la mesa del diálogo social, en la que se recoge el mantenimiento de los ERTE de fuerza mayor para aquellas empresas que aún no hayan vuelto a la actividad y se incorpora una cláusula para que las empresas que se vean obligadas a cerrar de nuevo por culpa de un rebrote del coronavirus puedan acogerse a esta herramienta.

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, presentaron ayer por la tarde el II Acuerdo Social en Defensa del Empleo, que se aprobará este viernes en consejo de ministros extraordinario en forma de Real Decreto-ley.

Condiciones de aplicación de los ERTE

Las prestaciones por desempleo asociadas a los ERTE se mantendrán hasta el 30 de septiembre, salvo las de los fijos discontinuos, que se prolongarán hasta el 31 de diciembre. Por su parte, las empresas mantienen la obligación de mantener el empleo durante los seis meses siguientes al ERTE e ir reincorporando a las personas trabajadoras afectadas por medidas de regulación temporal de empleo, en la medida necesaria para el desarrollo de su actividad, primando los ajustes en términos de reducción de jornada.

Del mismo modo, en las empresas en ERTE no podrán realizarse horas extraordinarias, establecerse nuevas externalizaciones de la actividad ni concertarse nuevas contrataciones, sean directas o indirectas, durante la aplicación de los ERTE. De hecho, sólo podrán contratar o externalizar tareas si los trabajadores de su centro de trabajo no pueden realizarlas por falta de formación o capacitación o por otras razones objetivas o justificadas, y en ese caso la empresa deberá informar previamente a los representantes legales de los trabajadores. Asimismo, se extiende a todo tipo de ERTE- tanto a los de fuerza mayor como a los de causas objetivas- la prohibición de repartir dividendos salvo si la empresa en cuestión abona previamente el importe de las exoneraciones disfrutadas, que antes sólo se aplicaba la los ERTE por fuerza mayor. Limitación que no afecta a las empresas que, a 29 de febrero de este año, tuvieran menos de 50 trabajadores en plantilla.

Se mantiene también la prohibición de que las empresas que operen en paraísos fiscales se acojan a los ERTE.

Medidas extraordinarias en materia de cotización

El acuerdo establece una reducción gradual de la cobertura de las cuotas a la Seguridad Social que asume el Estado actualmente para los trabajadores afectados por un ERTE. De tal manera que, en función del número de trabajadores y de la situación en la que se encuentre las empresas la cobertura irá descendiendo hasta septiembre. Sin embargo, se añade que en caso de rebrotes del coronavirus se mantenga una cobertura del 80% para las compañías con menos de 50 trabajadores y del 70% para aquéllas con más de 50 empleados.

A los ERTE de fuerza mayor ya vigentes se les aplicará una exención en las cotizaciones empresariales del 70% en julio, del 60% en agosto y del 35% en septiembre cuando la empresa tenga menos de 50 trabajadores. Por su parte, para las empresas con más de 50 empleados, la exoneración de cuotas en esos mismos meses será del 50%, del 40% y del 25%.

En cuanto a los ERTE de fuerza mayor parcial y los de causas objetivas mantienen las exoneraciones del 60% para los trabajadores que vuelvan a la actividad y del 35% para los que sigan suspendidos en el caso de las empresas de hasta 50 empleados. Para las empresas de 50 o más trabajadores, las exoneraciones serán del 40% para los trabajadores que reinicien su actividad y del 25% para los que no.

Por tanto, una de las novedades que aporta este acuerdo es que los ERTE por causas objetivas también tienen exenciones del abono de la aportación empresarial a la cotización a la Seguridad Social, lo cual antes sólo sucedía con los ERTE de fuerza mayor.

Para las empresas que actualmente estén en activo pero que tengan que acogerse a un ERTE de fuerza mayor como consecuencia de un rebrote del coronavirus, se les aplicará una exoneración de cuotas del 80% si tienen menos de 50 trabajadores y del 60% si su plantilla es igual o superior a 50 empleados.