Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

¿Cómo cambiaremos?

Molinero, Lourdes

Capital Humano, Nº 355, Sección Tendencias / Tribuna, Julio 2020, Wolters Kluwer

Portada

Lourdes Molinero

Socia Agathos Management

Según el informe «Digital Trends» relizado por WYSER (Empresa especializada en Executive Search y en Assesment & Transformación Cultural) en el que analiza las tendencias digitales en las empresas españolas y el papel de los Departamentos de Recursos Humanos en este proceso de Transformación Digital de las organizaciones, el 71,8% de los encuestados, consideran a las personas como la variable de mayor importancia a la hora de liderar los procesos de transformación digital. Sin embargo, sólo el 4,2% de la muestra, considera que el área de Recursos Humanos está implicada al máximo nivel en este proceso de transformación del negocio.

Una vez más vemos como en las compañías la mayoría tiene claro que las personas son el elemento clave en todo proceso de cambio y, al mismo tiempo, no perciben a la dirección responsable de gestionar los distintos aspectos profesionales de estas personas, como implicada seriamente en este proceso; cuando debería ser reconocida como el motor y facilitador de todo ello. Es evidente que en algo se está fallando.

Los departamentos de Recursos Humanos necesitan evolucionar y, al mismo tiempo, saber utilizar los canales de comunicación interna para transmitir esa nueva imagen y conseguir ser percibidos de otra manera por la organización.

En estos momentos, los departamentos de Personas tendrían que cuestionarse cómo están digitalizándose. Si están implantando medidas y proyectos para mejorar el Employer Branding de la compañía, cómo están mejorando la comunicación interna, tanto en las herramientas empleadas como los mensajes emitidos y sus formatos, o cómo están trabajando con el Dato, para tener un conocimiento más exacto de la realidad y así, poder tomar decisiones más ajustadas a ella.

Estos nuevos tiempos requieren en las empresas perfiles flexibles, que sepan adaptarse rápidamente y con el mínimo coste a situaciones cambiantes, que sean capaces de ver más allá del día a día del desempeño de su puesto y con un importante nivel de inteligencia emocional.

Descubrir este tipo de perfiles entre los empleados de la empresa o atraerlos para su incorporación y conseguir su implicación y engagement, es una de las tareas prioritarias para los departamentos de personas ahora mismo.

La mayoría de las empresas han demostrado una gran resiliencia ante la adversidad de estos tiempos y también han podio comprobar el compromiso de sus equipos para sacar adelante esta situación , superando todo tipo de obstáculos.

A partir de ahora la innovación no es una opción para las empresas, sino una obligación y, ante la rapidez de los cambios y de la evolución de todo lo digital, las empresas tendrán que saber conectarse a un ecosistema de colaboradores externos que les permitan mantenerse competitivos sin cargar su estructura de costes fijos.

No cabe duda que toda esta realidad requerirá un liderazgo evolucionado, con algunas características diferentes.

Para liderar esta época será necesario un líder que:

  • Tome decisiones de forma ágil, pues el entorno es altamente cambiante.
  • Sea capaz de generar engagement y compromiso en sus equipos, demostrando su confianza en ellos.
  • Fomente la creatividad, retando a sus equipos a pensar de manera diferente y trabajar sabiendo que puede haber errores, pero deberá tener establecidos los mecanismos para detectarlos rápido y poder corregirlos.
  • Sepa trabajar en organizaciones con estructuras planas, por proyectos que vayan transformando en Agile Organizations.
  • Fomente y practique una comunicación interna bidireccional.

Seguro que en estos meses, tanto a nivel organizativo como personal, hemos descubierto cosas, hemos recapacitado sobre otras y hemos visto que las cosas se pueden hacer de manera diferente. Hemos visto la implicación y el compromiso de las personas para superarse en la dificultad. Ahora lo importante es que, al cabo de un tiempo, no lo olvidemos y realmente tomemos nota para saber aplicar las medidas necesarias para evolucionar hacia lo que esta nueva realidad nos exige.