Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo

Retos y nuevas posiciones en la industria farmacéutica

Jiménez Morón, Mauricio

Capital Humano, Nº 355, Sección Headhunting y selección / Tribuna, Julio 2020, Wolters Kluwer

Portada

Mauricio Jiménez Morón

Director División Healthcare

1. Especialización: cada vez sabemos más y tenemos mayor acceso a la información. Esto hace que el consumidor también exija más y que el laboratorio se esfuerce por saber sobre una vertical y se incline por ser los principales expertos en algo, ya sea oncología, enfermedades raras, SNC...

2. Venta online de productos: el futuro ya es el presente. Estamos inmersos en la era digital y esto hace que la industria se enfrente a nuevos players que quieren entrar en escena (Apple, Amazon, etc). Es por ello que desde que entrara en vigor en noviembre de 2013 el Real Decreto 870/2013 que permite la venta de medicamentos (no sujetos a prescripción médica) en Internet, el negocio on-line ha ido aumentando su facturación exponencialmente. Por lo tanto es, y cada vez más, una realidad a la que la industria se tiene que enfrentar. El porcentaje de venta on line en relación a la venta en farmacia es cada mayor. Ahorra coste, logística y tiempos. Es muy sencillo, una tienda online está abierta 24x7 con un staff cost menor.

3. Productos biológicos vs penetración del genérico: la constante lucha entre empresas de genéricos y la biotecnológicas irá a mayores. Unos necesitan de los otros para crecer en conjunto a ayudar a nivel humano. El genérico, con mayor volumen de venta, tenderá a tener menos peso en la facturación de las compañías mientras que el producto biológico, más caro, pasará a ser el referente. Los productos hospitalarios cogerán mayor peso respecto a la farmacia tradicional… ¿qué pasará con tanta farmacia en nuestro país?

4. Cambios en la normativa: lo que es obvio es que compañías que invierten a 10 años y se les cambian las normas cada seis meses no son sostenibles. Nadie quiere tomar ese riesgo y eso perjudica a la inversión y lleva a menor innovación, siendo el mayor afectado EL PACIENTE.

5. Nuevos Competidores: la industria farmacéutica, al ser un mercado que genera y captura tanto valor, es un mar de opciones en el que las grandes empresas se quieren adentrar aprovechando el conocimiento que tienen del cliente. Google, Samsung, Apple, Amazon, IBM o Microsoft están invirtiendo billones de dólares en iniciativas de salud digital. Samsung fue uno de los primeros en llegar y trabaja en diferentes frentes que van desde sistemas de diagnóstico, imagen médica, dispositivos a registros médicos aspirando a convertirse en un líder global en el sector. Amazon también trabaja en aplicaciones para que su aclamado asistente virtual Alexa se convierta en nuestro asesor de salud en casa. Por ejemplo, Boston Children’s Hospital ha dotado a Alexa de la habilidad para ayudarte a evaluar los síntomas que tiene tu hijo ante un proceso febril. Además, según informó la CNBC en 2017, Amazon podría anunciar definitivamente sus intenciones de convertirse en la «farmacia más grande del mundo» y convertirse en uno de los mayores distribuidores de medicamentos del mundo. Sin embargo, cabe recordar que para vender medicamentos con receta mediante su plataforma electrónica es necesaria una importante supervisión regulatoria, por lo que este proceso podría llevar años.

6. Sostenibilidad del SNS: con respecto a la sostenibilidad del sistema sanitario, es preciso recordar que toda innovación conlleva unos gastos. Los medicamentos innovadores no sólo suponen mejoras en la esperanza y calidad de vida de los pacientes, sino que su introducción genera también importantes ahorros a medio plazo en los sistemas sanitarios, así como mejoras en la productividad y el crecimiento económico de los países. Por ello, la I+D de nuevos medicamentos por su complejidad; larga duración (entre 12 y 14 años); alto coste (unos 2.500 millones de dólares); exigente regulación técnica y económica y su perfil de riesgo (elevado) acaba convirtiéndose en una inversión de alto riesgo. Dado esto, resulta esencial que las autoridades sigan protegiendo la innovación e incentivándola. Estas mismas autoridades tienen que ver que los nuevos medicamentos innovadores, a pesar de su elevado coste, representan un ahorro a medio y largo plazo. Este es uno de los stakeholders más importantes y España, en concreto, tiene un problema añadido: somos como 17 países en uno sólo.

7. Fusiones entre las compañías: Aludían en el diario expansión que la industria farmacéutica sería uno de los 3 sectores diana en lo que a M&A se refería a nivel mundial. Cuando una compañía quiere know how y no lo tiene necesita comprarlo. Estamos cansados de ver fusiones entre distintas compañías y esto no acaba sino de empezar. Por otro lado, el valor añadido de esta compra será saber elegir mejor know how al menor precio. Es ahí donde entra la figura de las starts ups, pieza clave en esta era de innovación que estamos viviendo.

Todo esto afectará de forma trascendental a los actuales organigramas dentro de los principales laboratorios farmacéuticos, haciendo críticas, imprescindibles y cada vez más abundantes, los puestos de acceso al mercado, BI y departamentos médicos.

Los organigramas del futuro pasarán por una gran reducción de las estructuras comerciales, reduciéndose estos a mínimos y siendo sustituidos por estructuras muy potentes, y en el caso de España más, en posiciones de acceso al mercado.

En cuanto a los puestos directivos, veremos un gran cambio. Los «antiguos» partners de los CEO (Directores Financieros y Directores Comerciales) darán paso a los Directores Médicos y Directores de Tecnologías, piezas claves en este cambio de paradigma.