Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

Sólo 1 de cada 5 profesionales STEM en sectores digitales son mujeres, a pesar de ser el área con mayor empleabilidad

  • 8-7-2020 | Irene Ruiz De Valbuena
  • El Informe sobre la brecha de género en el ámbito digital presentado por ClosinGap y liderado por Vodafone, concluye que hay escasez de talento en habilidades digitales avanzadas, en particular entre las mujeres, por lo que urge un cambio en el modelo educativo que acerque a los más jóvenes el interés por las profesiones digitales.
Portada

Aunque la brecha de género en el uso de Internet se cerró en 2019, siguen existiendo diferencias en las habilidades digitales entre mujeres y hombres, y también entre la población mayor. Así lo demuestra el Informe sobre la brecha de género en el ámbito digital presentado este martes por ClosinGap y liderado por Vodafone. “En el uso de internet hay una brecha generacional más que de género” comentó Remedios Orrantia, HRD and Property director Vodafone Spain and President of Vodafone Spain Foundation, durante la presentación.

Mientras que las mujeres destacan en las competencias digitales relacionadas con la comunicación y la información, los hombres puntúan mejor en software y en la solución de problemas digitales. Esta disparidad se agudiza en los grupos de edad más avanzada, a partir de los 65 años, y desaparece por completo en las nuevas generaciones, conocidas como “nativas digitales”.

La equiparación del número de hombres y mujeres en puestos digitales generaría 31.200 M€ anuales, casi 3 puntos del PIB

En las profesiones STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas por sus siglas en inglés), llamadas a tener un mayor protagonismo en el mundo digital, hay una fuerte infrarrepresentación de mujeres. De los 4,2 millones de ocupados en disciplinas STEM en España, apenas un 10% trabajan en sectores digitales. Y de ellos, solo uno de cada cinco son mujeres, datos que reflejan una acusada brecha de género. “Como país no nos podemos permitir la escasez de talento en habilidades digitales, que son áreas de conocimiento críticas en las empresas” valoró Remedios Orrantia.

Por ello, Remedios Orrantia reclamó la necesidad de orientar a los más jóvenes hacia profesiones digitales, para acabar con la tendencia que se produce desde 2015 en nuestro país, a que cada vez haya menos matriculaciones en carreras STEM. “Algo estamos haciendo mal porque es precisamente en este sector donde hay mayor empleabilidad” lamentó, y agregó que “hay que trabajar en el modelo educativo, introducir la tecnología a los niños desde edades tempranas para que los jóvenes con 16 años decidan dedicarse a estas profesiones”.

A esta escasez generalizada de profesionales en sectores digitales se une la falta de diversidad. En la actualidad, hay 247.600 hombres más que mujeres ocupando puestos STEM. Un dato con importantes repercusiones económicas, ya que según se estima en el estudio, si se igualara la ocupación de mujeres y hombres, manteniendo la productividad media del sector registrada en 77.600 euros por empleado, se generarían 31.200 millones de euros más al año, equivalentes al 2,8% del PIB de 2019. La menor presencia femenina también repercute en la recaudación fiscal: con un tipo efectivo medio del IRPF del 10,8% y una cotización media del 29,5%, el Estado ingresaría 12.546 millones de euros más al año. Y con un tipo efectivo medio de impuestos a la producción (IVA) del 10,5%, la recaudación podría aumentarse en unos 3.264 millones de euros anuales.

Las principales causas de esta menor presencia femenina son el resultado de estereotipos de género que generan una pronunciada brecha de género en las carreras STEM. La socialización de género, la aprobación y sentimiento de pertenencia al grupo y los estereotipos asociados a los profesionales del sector provocan que las niñas muestren menos interés en estas áreas. Esta situación se agudiza, además, con la falta de referentes femeninos, al ser ocupaciones en las que predominan los hombres.

De hecho, para paliar esta brecha de género y fomentar que las jóvenes escojan dedicarse a profesiones digitales, tal y como expuso Antonio Coimbra, CEO y presidente de Vodafone España, en su compañía han creado una iniciativa llamada CodeLikeaGirl, destinada a chicas de entre 14 y 18 años, que pretende estimular las vocaciones tecnológicas mediante una formación gratuita en programación y herramientas de autoconocimiento, empoderamiento y carrera profesional.

Ante este panorama Remedios Orrantia recordó que la revolución digital que vivimos es también una oportunidad de formarse y reinventarse, en especial para las mujeres, las cuales según se explica en el informe ocupan en mayor medida las posiciones más susceptibles de ser automatizadas. “La revolución digital 4.0 va a ser parte del ADN de todos los sectores, incluidos aquéllos que cuentan con una mayor presencia de mujeres como educación, justicia o sanidad, por tanto, hay que adaptarse formándose en tecnologías disruptivas como la inteligencia artificial” concluyó la directora de RRHH de Vodafone.

La aceleración de la digitalización durante la crisis del Covid-19

Como se explicó durante la presentación, mientras se realizaba el estudio surgió la crisis del Covid-19 y por ello decidieron analizar su repercusión en la brecha digital. “Lo que iba a ocurrir en 3 o 4 años se ha acelerado en los últimos meses con la crisis del coronavirus y las medidas de confinamiento”, destacó Antonio Coimbra.

A lo que Remedios Orrantia añadió que “los riesgos digitales ya estaban patentes antes de la pandemia, pero ahora se han convertido en urgentes, y por ello es necesario desarrollar estas habilidades”.

Por su parte, Diego Vizcaíno Delgado, Socio en Analistas Financieros Internacionales (Afi), señaló que gracias a la tecnología se han podido paliar los efectos del confinamiento. El trabajo en remoto ha sido sin duda un factor fundamental para que muchas empresas mantuvieran su actividad, demostrando que en España hay más ocupaciones susceptibles de ser teletrabajables. De hecho, tras la pandemia 7 de cada 10 trabajadores prefieren el teletrabajo, según expuso Diego Vizcaíno, que advirtió de que estas posibilidades tecnológicas deben ir acompañadas de cambios sociales y culturales, ya que según revela el estudio de ClosinGap las mujeres han asumido durante el confinamiento más peso en las tareas domésticas que los hombres, “lo que provoca que sigan teniendo más problemas de conciliación”.

Las mujeres dominan la comunicación digital y las competencias informáticas, los hombres el software

Una de las concludiones más llamativas del informe de ColsinGap es que la brecha de género en el uso de Internet ha desaparecido. Es más, en las habilidades de comunicación digital, la brecha de género es favorable a la mujer. Ellas presentan un mayor uso de las redes sociales (67,0% vs 62,1%), de la telefonía por Internet (62,3% vs 59,1%) y de la publicación de contenidos propios (35,5% vs 33,6%), siendo el uso del correo electrónico la única excepción (78,6% vs 80,7%). Las mujeres muestran más habilidades que los hombres hasta los 55 años, edad en la que se invierte la situación y son los hombres los que encabezan el listado.

Sin embargo, en la resolución de problemas digitales, grupo de habilidades menos extendidas entre la población, el informe de ClosinGap sí ha constatado diferencias de género. Por cada 100 hombres, hay 93 mujeres con altas competencias digitales. La brecha se acentúa en habilidades de software como la programación de lenguaje informático, donde la ratio de mujeres en comparación con los hombres cae a la mitad (5% vs 10%), y en el manejo del Excel (23,8% vs 31,2%).

A nivel de competencias informáticas, la brecha de género desaparece, de nuevo, en la población joven y son las mujeres menores de 44 años las que disponen de mayores competencias informáticas. Esta diferencia positiva se acentúa entre los grupos más jóvenes, llegando al 80,4% vs 76,2% de los 16 a los 24 años.

Respecto a estos resultados, Antonio Coimbra manifestó su convencimiento de que España necesita una recuperación económica en clave digital. Además, señaló que “tal y como expone el informe, hemos conseguido cerrar la brecha de género en el uso de Internet, pero el número de mujeres ejerciendo profesiones STEM en el sector digital sólo alcanza al 20%, lo que provoca sesgos de género en el acceso a herramientas digitales que es preciso corregir, pues la sociedad digital y moderna que estamos construyendo será mejor y más eficaz si el talento femenino forma parte de ella en condiciones de igualdad real”.

Los jóvenes y la brecha de género en Twitter

El análisis del clima de conversación sobre la brecha de género en Twitter, contenido en el informe, revela que el sentimiento en las conversaciones es negativo (entre el 57% y el 72% de los hilos), y se ha detectado una alta politización de las conversaciones dentro de la red social. La conversación en estos casos está dominada por mayores de 45 años (38%) y por menores de 25 años (35%).

El sesgo de género, presente en asistentes de voz y motores de búsqueda

La búsqueda en internet también difiere entre géneros: las mujeres realizan más búsquedas relacionadas con el entretenimiento (22,5% vs. 20%), mientras que el deporte se posiciona como tema estrella en el sector masculino (11,1% vs 2,4%). En este sentido, la desigualdad de género se inicia ya en los propios algoritmos de los buscadores, que aportan resultados con sesgo de género incluso en ámbitos tan comunes como la alimentación o el deporte aportando resultados diferentes según el género del usuario. Esta tendencia también está presente en la función ‘auto-completar’ de los buscadores. De igual modo sucede en los asistentes de voz, que han optado por la voz femenina de forma generalizada. Este hecho ha facilitado la extensión de los estereotipos de género y ha mantenido la asociación de la voz femenina con un carácter más atento, cariñoso o servicial.

Las mujeres, más cautas en las compras online

A pesar de que según el estudio las mujeres usan Internet con una frecuencia algo superior a los hombres (86,2% vs 84,9%), la diferencia resulta tan pequeña que no puede deducirse la existencia de brecha de género en el acceso y uso de Internet en España. En cambio, sí que hay diferencias importantes en la precaución de las mujeres a la hora de realizar compras online. El 27,1% de las mujeres evita comprar por Internet por vincularlo a problemas de ciberseguridad, cifra que desciende al 25,1% en el caso de los hombres.

En este sentido, si las mujeres internautas compraran bienes y servicios al mismo nivel que los hombres, se generarían 411,6 millones de euros adicionales al negocio digital, equivalentes al cerca del 4% de la facturación del comercio electrónico durante el primer trimestre de 2019.

Los sesgos algorítmicos dificultan la igualdad de género

El informe de ClosinGap alerta también de cómo la creciente adopción de la inteligencia artificial puede suponer la normalización de los sesgos algorítmicos y de la discriminación contra las mujeres. El hecho de que sean los hombres quienes diseñan los algoritmos hacen que se sitúe al género masculino como el valor predeterminado y al femenino, como el valor atípico. Para ello, es necesario corregir con urgencia estas barreras con el fin de evitar que se acentúen las desigualdades de género en el futuro.

El empleo del futuro, un desafío para la igualdad de género

Para concluir la presentación del estudio de ClosinGap se enumeraron los tres principales desafíos que la digitalización del empleo supone para la igualdad de género:

1. Las mujeres serán el colectivo más afectado por la creciente automatización de las ocupaciones, dado que tienen mayor presencia en empleos con mayor riesgo de ser sustituidos por las nuevas tecnologías (2,4 mujeres por cada hombre).

2. La creciente brecha salarial en las profesiones de la economía digital, ya que aquellas posiciones del sector digital mejor remuneradas, están ocupadas mayoritariamente por hombres

3. El aumento del sesgo en algoritmos y datos como resultado de la escasa presencia femenina entre desarrolladores y programadores.