Capital humano - DocumentoSEO
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Ocultar / Mostrar comentarios

El 64% de las empresas españolas ha mejorado su programa de beneficios para empleados por la crisis o planea hacerlo

  • 21-7-2020 | Wolters Kluwer
  • El 58% de las empresas europeas analizadas ya trabaja en modelos para agregar nuevas alternativas alineadas con las necesidades futuras, lo que demuestra que el wellbeing, tanto emocional como físico y financiero, es una de las principales prioridades.
Portada

El reciente estudio 2020 COVID-19 Benefits realizado por Willis Towers Watson en Western Europe con la participación de más de 300 compañías multinacionales, 91 de ellas españolas, muestra que un 64% de las empresas participantes en nuestro país ha realizado ya y/o planea realizar cambios de mejora en sus programas de beneficios para empleados como consecuencia de la crisis generada por el COVID-19. Esto sitúa a las empresas españolas en el primer puesto del ranking en este aspecto, con el mismo porcentaje que Italia y por delante de las compañías consultadas en Portugal (57%), Dinamarca (39%), Alemania (36%), Suiza (33%), y Noruega (10%). El estudio muestra, sin dejar lugar a dudas, que una de las prioridades más importantes de las empresas a corto plazo es mejorar los programas de bienestar y beneficios para sus empleados.

Más de la mitad de las empresas consultadas en España piensan que el COVID-19 pasará de tener un impacto negativo “moderado” durante este año a sufrir un impacto “muy negativo” en sus negocios en el próximo ejercicio. A dos años vista, la mayor parte de ellas no tiene certidumbre alguna de cuál será su situación. Pero la mayoría está buscando el retorno a la nueva normalidad, adoptando una vuelta gradual al trabajo y, como declara más del 41% de ellas, trabajando en mejoras de sus programas de bienestar para los empleados. Asimismo, una de cada 3 busca mejorar los beneficios y privilegios voluntarios.

Como explica Ana Matarranz, directora general de Willis Towers Watson Iberia, “La pandemia ha hecho aflorar muchas vulnerabilidades de las empresas y ha cambiado el terreno de juego. En estos momentos de incertidumbre se requieren líderes fuertes, ágiles y flexibles, que entiendan los cambios que se han producido y sean capaces de anticiparse a los que puedan surgir, sepan responder a las necesidades de los trabajadores, transmitirles confianza en la empresa y estructurar una estrategia de beneficios adecuada a los nuevos tiempos. Los empleados se han tenido que adaptar a nuevas formas de trabajar y se enfrentan a nuevos retos por lo que el papel del líder cobra especial importancia para acompañar a su gente en este nuevo contexto. Es fundamental también reforzar los beneficios sociales de la plantilla, con un peso importante en la salud (los servicios de telemedicina son muy valorados por los empleados) y mediante la implantación de programas de Wellbeing, así como potenciar el teletrabajo y la formación continua”.

Seguridad y gestión de estrés del empleado, una prioridad

El estudio realizado por Willis Towers Watson muestra que para el 43% de las empresas españolas, la mejora de los programas sobre la seguridad de los empleados es una clara prioridad. No muy lejos de este índice se encuentra el relativo a realizar mejoras en los servicios de salud mental y de gestión del estrés (40%) o a proporcionar más flexibilidad a los empleados sobre los beneficios (36%).

En este sentido, Gema Jiménez, directora de Desarrollo de Negocio del área Health & Benefits de Willis Towers Watson Iberia, afirma que “con relación a la 'vuelta a la normalidad', la mayoría de las empresas españolas lo hará de forma gradual y dando una alta importancia a la comunicación por cuanto respecta a prevención y salud. Por ello, casi la mitad de las empresas consultadas en nuestro país ha mejorado sus programas de bienestar y las prestaciones voluntarias y planes de descuento aprovechando las economías de escala. La mayor parte de ellas asegura centrarse en promover los programas de bienestar actuales y agregar alternativas que se alineen con las necesidades futuras”.

Uno de los puntos destacables del análisis del mercado español es que la mayoría de las organizaciones requieren managers que desempeñen un papel crucial en la gestión de los desafíos a que se enfrentan los empleados, y la formación aquí gana peso. Más del 57% de las compañías asegura haber establecido ya planes de formación y coaching para directivos en las áreas de gestión y contratación a distancia de trabajadores. También se han desarrollado programas de formación para promover la importancia de la flexibilidad de cara a dar cobertura a las necesidades y desafíos de los empleados relacionados con las restricciones por el COVID-19 (54%); reconocer signos de ansiedad y/o depresión y/o aprender cómo dirigirse a los recursos en la nueva realidad (35%) o identificar a los empleados que puedan sentirse solos, desconectados o sean más vulnerables (27%).

De cara a 2021, el 59% de las empresas consultadas en España se centrará en mejorar los programas existentes con acceso virtual incorporando plataformas para la selección de beneficios y un porcentaje muy similar, del 58%, afirma estar trabajando en modelos para agregar nuevas alternativas alineadas con las necesidades futuras, muy enfocadas al wellbeing tanto emocional como, físico y financiero.

El apoyo al empleado es tónica general a escala europea

Si analizamos el resultado del estudio a escala global, la comunicación de los programas de beneficios y bienestar son la prioridad para el 43% de las empresas consultadas, por delante de la mejora de los programas de seguridad de los empleados (38%). Portugal, Alemania y España son, por este orden, los países que más se han centrado en adaptar y mejorar los programas concretos de bienestar para sus empleados durante el COVID-19, si bien el tono global sobre este aspecto es positivo ya que el 39% de las compañías participantes en Europa asegura estar mejorando sus programas de bienestar para empleados.

Para Gema Jiménez, “La muestra europea en que hemos realizado el estudio nos ha permitido también ver prioridades diferentes dependiendo de la industria a la que pertenecía cada empresa. En este sentido, administraciones públicas y empresas de servicios priorizan la seguridad de los trabajadores frente a otros aspectos mientras que las empresas de los sectores de industria y salud tenían como prioridad el bienestar emocional y la salud mental de sus empleados. También vemos resultados diferentes por regiones. Por ejemplo, mientras que los países del sur de Europa buscan mejorar los programas de bienestar, la gran mayoría de las empresas de Noruega esperan no realizar cambios.”

Con respecto a los cambios ya tomados por las empresas europeas desde el inicio de la pandemia, destacarían especialmente la implantación masiva del teletrabajo (76%), así como la congelación de la contratación (70%) y el alta de excedencias y permisos sin remuneración (34%).