El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
La Ley logo
Cómo empezar a ser inclusivos

Cómo empezar a ser inclusivos

Ángela Toro

Socia departamento de laboral Maiolegal Madrid

Capital Humano, Nº 371, Sección Conciliación y diversidad / Tribuna, Enero 2022, Wolters Kluwer

Portada

El mundo actual tiene una fuerte interconexión que tiene su reflejo en el derecho laboral y la gestión de recursos humanos. Esta influencia la hemos visto a lo largo de los años en distintas materias y ahora se manifiesta en los temas de diversidad. Es evidente que tanto la Constitución como el Estatuto de los Trabajadores tienen cubiertas estas cuestiones, prohibiendo las desigualdades, pero ahora se percibe de una forma distinta.

En la actualidad, la diversidad es una exigencia social que va adquiriendo cada vez más decibelios. Las tendencias sociales muestran una concienciación cada vez mayor, con una mirada más atenta a nuestras necesidades como comunidad. Una de ellas es la necesidad de romper las barreras y los miedos sobre la gestión de colectivos que, en muchas ocasiones, no sabemos cómo manejar desde la empresa. Estamos hablando principalmente de personas con distintas capacidades, racializadas, con distinta cultura o religión, orientación sexual, identidad de género, clase socioeconómica…y del estigma que se crea a partir de la salida del mercado laboral de personas mayores, sin que cumplan los requisitos de la jubilación. Si las noticias que nos llegan sobre las reformas previstas se cumplen, este último colectivo aumentará.

Estas son algunas de las cuestiones que nos planteamos cuando revisamos la eticidad en las empresas. No estamos hablando sólo de no robar o no defraudar, sino de asumir una serie de compromisos con la sociedad a partir de un punto de madurez que nos empuje a dedicar algo de tiempo a revisar las estructuras internas, no sólo desde la perspectiva de aumentar la productividad, sino también asumiendo la responsabilidad del empresario como uno de los garantes de la salud social. Una sociedad sana será la que integre a todos sus miembros, para que todos ellos se sientan útiles y puedan realizar sus aportaciones.

Si bien a lo largo de los años se han probado distintas fórmulas para cubrir las necesidades de los colectivos infrarrepresentados, muchas de ellas pasan por aportar medios, pero manteniéndolos en circuitos distintos a los habituales del ámbito empresarial. Es tranquilizador pensar que tienen los medios, pero más para el que los da o los aprueba que para el que los recibe, que lo único que quiere es ser un trabajador más, para tener una integración social plena y satisfactoria.

Se ha repetido muchas veces que la toma de conciencia no es tanto de la diversidad, que es un concepto con el que prácticamente todo el mundo puede estar de acuerdo, como de la inclusión, que nos obliga a realizar cambios en nuestra mentalidad y nuestro entorno laboral. Como inicio, nos obliga a admitir que no sabemos ni cómo empezar a ser inclusivos, que vamos a requerir un aprendizaje y que puede ser que nos equivoquemos. No es fácil, pero, en definitiva, se trata de conseguir algo tan motivador como mejorar nuestra sociedad.

Por tanto, hablemos en positivo, hagamos hueco, ahora que nos toca construir y permitámonos hablar no solo de recuperación de ingresos, clientes, de cómo traer materia prima y llevar productos, sino también de hacerlo entre todos.

Partamos de un primer paso, echemos un vistazo honesto a nuestra organización y pensemos si ésta es un reflejo de la variedad existente en nuestra sociedad. Para ello, debemos tener en cuenta todos los procesos que acompañan a la gestión de plantillas y debemos también preguntarnos cómo lo hacemos. Cómo hacemos la selección, a quiénes permitimos entrar y a quienes no se lo permitimos. Si revisamos qué perfil de personas ocupan los puestos más altos de la entidad, podremos analizar si nuestros criterios de promoción son adecuados. Nuestra política retributiva también marca qué personas queremos que nos acompañen en nuestro proyecto y a cuáles descartamos.

Estas líneas sólo pretenden ser una primera reflexión introductoria sobre una cuestión que va a estar cada vez más candente. La intención es abordar en los próximos artículos algunos supuestos de diversidad específicos que nos permitan ahondar en las posibilidades de integrar plenamente algunos de estos colectivos.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar