El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
¿Viajes de negocio?

¿Viajes de negocio?

El caso es que me quiere sonar…

Martínez, Roberto

Capital Humano, Nº 363, Sección Conciliación y diversidad / Tribuna, Abril 2021, Wolters Kluwer

Portada

Roberto Martínez

Director de Fundación Másfamilia

Coordinador del área de Diversidad y Conciliación en Capital Humano

Dicen que para crear un hábito hay que hacer una misma cosa durante 21 días seguidos, y de esta manera se incorpora a nuestro «cerebro cotidiano» sin que éste pueda negarse ni tan siquiera protestar o resistirte.

En el mejor de los casos cuando la pandemia pase (si es que pasa algún día), habrán sido 2 años de cambios en lo social y en lo laboral.

Hoy voy a referirme a uno de los aspectos de cambio que, a mi entender, no volverá a ser lo mismo: Los viajes de negocio.

En mi etapa de consultor (os hablo de hace 15-20 años, no del pleistoceno medio) era normal lo siguiente:

  • 1. Un potencial cliente te contactaba porque estaba interesado en alguno de tus servicios.
  • 2. Quedabas con él, estuviera donde estuviera. Por supuesto España incluido islas, pero también Portugal, Francia, UK, etc… aunque menos probable fuera de España.
  • 3. Te desplazabas a lo que llamabas «toma de datos». Que en mi caso venía a ser entre 2 y 3 horas en sus plantas industriales, de operación, etc.

    Por cierto, no sólo lo hacías tú sino también 3 ó 4 consultores más, como es gratis el cliente se venía arriba y contactaba con toda la base de datos. Obviamente, para dos horas de trabajo consumías una jornada de 8 horas o lo más probable 11, 12, 13…

  • 4. Procesabas los datos, elaborabas una propuesta (oferta de servicios en el pasado siglo) y se la enviabas.
  • 5. Reclamabas ansiosamente una nueva oportunidad para «ir a defenderla» a casa del potencial cliente, y como tú, los otros 3-4 consultores. Esto venía a suceder en el 60-80% de los casos, ya que en un pequeño porcentaje no te daban la oportunidad y eso es sinónimo de …. «mal agüero».
  • 6. El cliente te volvía a llamar con dudas una vez había comparado todas las propuestas. En ocasiones (10-20%) esto implicaba un nuevo desplazamiento a sus instalaciones.
  • 7. Luego, ya si eso, venía el trabajo en sí.

¡Claro! Así tenemos el medio ambiente y así hemos llenado de CO2 la atmósfera.

Cada uno podrá contar su fiesta, desplazamientos por doquier para formaciones, reuniones, convenciones, paseos varios… pero el trasfondo es que era perfectamente evitable si los vuelos a ese lugar eran más complicados.

Amigos /as esto no va a volver, sencillamente porque era una tontería, además resulta no consustancial a las nuevas generaciones que, de por sí, ya no lo entendían.

¿Se fuma en los trabajos? ¡A qué no!

¿Se viajará innecesariamente en los trabajos? ¡A qué no!

¡Viajes de negocio, …el caso es que me quiere sonar!

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar