El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
La Ley logo
El empleo, una necesidad vital para l...

El empleo, una necesidad vital para la recuperación de las mujeres con discapacidad víctimas de violencia de género

Carcedo Iyera, Virginia

Capital Humano, Nº 371, Sección Conciliación y diversidad / Tribuna, Enero 2022, Wolters Kluwer

Portada

Virginia Carcedo

Secretaria general de Inserta Empleo

La violencia de género que sufre la mujer con discapacidad es una problemática que precisa y tiene toda la atención de Fundación ONCE e Inserta Empleo, y que también queremos que forme parte de las preocupaciones y ocupaciones de la sociedad en general, y de los responsables de recursos humanos de las empresas en particular. Y esto es así porque la recuperación de estas mujeres pasa necesariamente por su inclusión en el mercado laboral.

Según la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer 2019 —la última ofrecida por el Ministerio de Igualdad y la primera que se detiene en las mujeres con discapacidad— el 40,4% de las mujeres con discapacidad acreditada ha sufrido algún tipo de violencia en la pareja, frente al 31,9% de las mujeres sin discapacidad.

Asimismo, el mencionado informe revela que las mujeres con discapacidad acreditada denuncian el maltrato en mayor medida (30,8%) que las mujeres sin discapacidad (20,9%). Lo mismo sucede con la búsqueda de ayuda formal: el 50,5% de las mujeres con discapacidad ha buscado ayuda formal (médica, psicológica, han acudido a servicios sociales, etc.) como consecuencia de la violencia de género de alguna de sus parejas, frente al 31,1% de las mujeres sin discapacidad.

La vulnerabilidad de la mujer víctima de violencia de género es enorme. Y lo es porque su maltratador ha conseguido hacerla tan pequeña que se siente invisible. En el caso de las mujeres con discapacidad víctimas de esta lacra, su fragilidad es aún mayor. Ya sea porque partían de una situación peor, o porque las agresiones les han producido lesiones que les dificultan seguir con su vida.

El reto que nos planteamos desde Fundación ONCE e Inserta Empleo es ayudarlas, en primer lugar, a recuperar su propia identidad y autoestima, paso previo para tomar las riendas de su vida, algo que pasa necesariamente por su integración en el mercado laboral.

Mujeres en Modo On VG

Ya en el año 2017, en el proceso de realización de entrevistas de orientación laboral, Inserta detectó la necesidad de habilitar un programa específico de búsqueda de empleo para que las mujeres con discapacidad víctimas de la violencia de género recuperasen las riendas de su vida.

Conscientes de la singularidad de la variable violencia de género en la atención y orientación de estas mujeres, desde Inserta, con la cofinanciación del Fondo Social Europeo, en 2020 pusimos en marcha el proyecto «Mujeres en modo ON VG».

Desde 2017 hemos atendido a 3.523 mujeres con discapacidad víctimas de violencia de género. Asimismo, en este tiempo hemos conseguido 1.020 contratos laborales para ellas.

De todas estas destinatarias, a fecha de hoy ya se han adherido de forma expresa al proyecto Mujeres en modo ON VG, con el acompañamiento de un técnico compass y un modelo de intervención específica, 915 y más de 200 han obtenido un contrato a través de este proyecto. Nuestro objetivo es alcanzar al menos a 1.140 mujeres hasta el año 2023. Para ello, necesitamos el compromiso de las empresas, artífices indispensables para que recuperen sus vidas a través del empleo.

Con la finalidad de visibilizar a estas mujeres, dentro del programa ‘Mujeres en modo ON VG’, Inserta puso en marcha en 2020 un ciclo de cinco encuentros para concienciar y sensibilizar a los agentes clave, invitándoles a participar en proyectos de empoderamiento, dar visibilidad a las mujeres con discapacidad a través de sus testimonios, así como compartir las experiencias y buenas prácticas de las entidades públicas o privadas que promueven proyectos para luchar contra la violencia de género. Los dos encuentros que Inserta celebraráen 2022 se centrarán, por un lado, en las sinergias entre entidades públicas y privadas que trabajan la violencia de género y, por otro, en la sensibilización de la sociedad en general.

Las mujeres con discapacidad víctimas de la violencia de género no son seres invisibles. Están ahí y merecen una segunda oportunidad. En los tres encuentros Mujeres en Modo On VG celebrados hasta la fecha, hemos contado con el testimonio de algunas valientes que han querido contarnos que es posible. Que existe la opción de cambiar y crecer.

En el último encuentro el tejido asociativo de la discapacidad reclamó para este colectivo mayor visibilidad en las estadísticas; formación específica para las personas que atienden a estas mujeres y plena accesibilidad a los mecanismos de ayuda y el acceso a la justicia con todas las garantías.

Sabemos que es necesario empoderarlas tanto para evitar que sean víctimas del maltrato como para ayudarlas a salir de él. Es importante que continuemos trabajando en ambos aspectos y sin duda, en ello seguiremos poniendo nuestros esfuerzos y recursos, a disposición de las empresas para facilitar su contratación.

Acabo con unas palabras de la poetisa norteamericana Emily Dickinson que creo vienen al caso en esta ocasión: «ignoramos nuestra verdadera estatura hasta que nos ponemos en pie». Las mujeres con discapacidad víctimas de violencia de género son prueba de ello.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar