El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
La Ley logo
La imposición unilateral de servicios...

La imposición unilateral de servicios mínimos vulnera el derecho de huelga

Jiménez Remedios, Juan José

Capital Humano, Nº 364, Sección Relaciones laborales y prevención / Tribuna, Mayo 2021, Wolters Kluwer

Portada

Juan José Jiménez Remedios

Abogado Laboralista de CECA MAGÁN ABOGADOS

Una de las dificultades más habituales a las que se enfrentan los gestores y departamentos de recursos humanos de las empresas, es la organización de los recursos y actividad productiva en período en que se está ejercitando derecho de huelga en la empresa por las personas trabajadoras. La imposibilidad de anticipar y conocer quiénes serán las personas trabajadoras que ejerciten dicho derecho de huelga y, por tanto, no asistan a su puesto de trabajo, dificulta la organización de los recursos humanos y la producción, lo que debe ponderarse, además, con la necesidad de prestación de servicios mínimos esenciales.

¿Qué hacer para garantizar esos servicios mínimos esenciales a los que la empresa está obligada durante el período de huelga que podría perjudicarlos? La empresa pública o privada no podrá obligar a sus trabajadores, aunque preste servicios públicos esenciales, a no secundar la huelga sin la intervención previa de la administración. Ya que es la administración la que debe decir cuáles son los servicios mínimos y no marcarlos la empresa de manera unilateral.

Y así se ha recogido en la reciente sentencia del Tribunal Supremo, de9 de febrero de 2021, quién se ha pronunciado acerca de las facultades de la imposibilidad de imposición por parte de la empresa de la realización de determinados servicios mínimos en cada uno de sus diferentes centros de trabajo, afirmando que dicha imposición vulnera el derecho de huelga.

Se analiza por el Alto Tribunal un supuesto de una empresa privada dedicada al mantenimiento ferroviario que disponía de distintos talleres en los que realizaba tareas de mantenimiento para RENFE, además de prestar servicios de atención territorial para averías que pudieran darse en las unidades ferroviarias de RENFE cuando se encuentran en circulación. Convocada huelga con paros parciales en la citada empresa, ésta de forma unilateral notifica al comité de huelga los servicios mínimos que quedaban fijados para diferentes jornadas en que se preveían los paros parciales.

Resuelve el Tribunal Supremo afirmando que la empresa carece de facultades para imponer unilateralmente cualquier servicio mínimo, sin el aval y previa resolución de la autoridad gubernativa, lo que determina la radical nulidad de las decisiones que pudiere haber adoptado al respecto, con independencia del mayor o menor número de trabajadores a los que hubiere impuesto la obligación de trabajar durante la huelga. Se confirma, por tanto, que la intervención de la autoridad gubernativa es preceptiva, ineludible y constitutiva de los requisitos de valide para la imposición de servicios mínimos que impidan a un determinado número de trabajadores su participación en la huelga. Atribuyéndose esta responsabilidad —se entiende de fijación y garantía del atendimiento de los servicios esenciales— a la autoridad gubernativa competente, que una vez concretados puede confiar a los órganos de dirección y gestión empresarial la puesta en marcha de los citados servicios y así como el deber de garantizar su prestación.

Por tanto, en el supuesto analizado por el Tribunal, no habiéndose respetado por la empresa la necesaria intervención previa y autorización de las autoridades gubernativas competentes para la fijación de los servicios mínimos, su imposición unilateral se considera vulneradora del derecho de huelga de los empleados, sin que sea necesario si quiera analizar si el mayor o menor porcentaje de trabajo asignado a los empleados para la garantía de los servicios autodenominados mínimos por la empresa actuante, sean abusivos o no.

Finaliza la resolución del Tribunal Supremo, confirmando la imposición de la sanción a la empresa por importe de 6.001 euros, considerándolo ajustado y proporcionado en atención a la reparación del daño moral provocado por la vulneración del derecho de huelga, ponderando la gravedad de la conducta y sus efectos sobre las personas trabajadoras.

La citada Sentencia del Tribunal Supremo, constituye, sin duda, guía de actuación para las empresas que prestan servicios esenciales en caso de huelga de sus trabajadores, marcando una clara línea roja sobre la posibilidad de fijación unilateral de servicios mínimos sin intervención de la autoridad gubernativa competente, todo ello con independencia de los problemas, evidentes, organizativos que se presentan durante la huelga para garantizar la prestación de tales servicios. Problemas organizativos e inactividad que, precisamente, que son inherentes al ejercicio de derecho de huelga.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar