El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
La Ley logo
La importancia de los #Referentes en ...

La importancia de los #Referentes en el desarrollo

M.ª Luisa de Miguel

Directora Ejecutiva de la Escuela de Mentoring

Vicepresidenta EMCC y MÁSTER Practitioner COACH & MENTORA

Capital Humano, Nº 377, Sección Crecimiento profesional / Artículos, Julio 2022, Wolters Kluwer

Aprendemos practicando, pero también observando a otras personas que tomamos como referencia. De ahí la importancia de contar con buenos modelos de comportamiento, con referentes sólidos, porque con ello estamos optimizando nuestro aprendizaje y desarrollo.

Toda sociedad y todo grupo humano que pretende vivenciar una práctica profesional está más expuesto al peligro de que se desnaturalice, se desvíe o se corrompa cuando carece de referentes en su seno, pues son las figuras que han iluminado con su accionar la historia de dicha práctica, quienes han defendido sus valores y su excelencia. Prescindir de ellos es una gran pérdida cultural e intelectual.

LA IMPORTANCIA DE LOS REFERENTES

Desde antiguo el ser humano ha aprendido a través de la experiencia de otros, escuchándolos, observándolos, e imitándolos. Esta virtuosidad del aprendizaje a través de la experiencia, ya la puso de manifiesto Michael Tomasello, cuando señaló que «la transmisión cultural es un proceso evolutivo que permite a los organismos individuales ahorrar tiempo y esfuerzo, así como evitar riesgos, aprovechando los conocimientos y habilidades preexistentes de otros miembros de su especie».

Son muchos los autores que han destacado la importancia de los referentes para agilizar los procesos de aprendizaje y desarrollo de cualquier rol (1) . El aprendizaje por observación e imitación de otros más expertos, la realización de actividades compartidas con ellos y su ejemplo hacen que el desarrollo de habilidades sea más rápido. Incluso, como señala Robert Kegan, la capacidad mental para encontrar o crear una manera propia de hacer las cosas se construye a través de, entre otras estrategias, la identificación con maestros o mentores. El ser humano construye su humanidad en la interacción con los demás.

La interacción social con otros más expertos es también una fuente inestimable para construir y reforzar nuestras creencias de autoeficacia. Dichas creencias tienen una gran influencia en la fijación de objetivos, la motivación, la resiliencia y la capacidad de adaptación, entre otros aspectos, que son decisivos para un adecuado desarrollo y aprendizaje.

Por ello, los modelos que se toman como referencia adquieren gran importancia en los procesos de socialización de cualquier rol profesional, pudiendo acelerarlos y facilitarlos. Muchas son las preguntas que nos asaltan a lo largo de nuestras carreras como mentores, coaches o supervisores. A veces nos encontramos con encrucijadas, surgen conflictos, cuestionamientos, dilemas éticos y es importante contar con personas cuya experiencia nos puede guiar para tomar mejores decisiones y elevar la calidad de nuestra práctica profesional:

  • Sus elecciones nos sirven de referencia para tomar las nuestras.
  • Sus logros nos hacen creer en la posibilidad de los nuestros.
  • Sus retos superados son el acicate para incitarnos a ir a más, a progresar, a mejorar.
  • Representan los valores en los que se fundamenta nuestro quehacer profesional.
  • Nos recuerdan el por qué y el para qué y guían el cómo de la práctica del coaching y el mentoring.

Los referentes representan el contexto histórico y cultural que nos sirve de apoyo para desarrollar una práctica excelente. Son también una fuente de inspiración para superarnos y querer ser cada vez mejores en nuestra profesión, refuerzan nuestra voluntad y nuestro compromiso. El coaching, mentoring y la supervisión no pueden avanzar sin contar con referentes, pues son los pilares que nos permiten consolidar las bases de nuestra profesión.

ÉXITOS VS COMPORTAMIENTOS

Numerosos autores, además del propio Bandura, defienden los efectos informativos, motivacionales y emocionales de los modelos y referentes. Lo cual revela la importancia de contar con modelos adecuados porque las conductas que ejemplifican son las que más fácilmente se pueden instaurar, dado que el mecanismo de la imitación no siempre se produce de manera consciente, reflexiva y crítica.

Sin embargo, desde hace ya algunas décadas los modelos de comportamiento se han venido sustituyendo por modelos de éxito. Esto ha dado lugar a que los referentes se seleccionan más por sus cargos, poder, popularidad, resultados numéricos, triunfos y fama, que por la aportación o contribución de sus acciones a las personas o la sociedad, sin tener en cuenta además cómo han logrado sus éxitos, cómo han sido sus comportamientos y que valores transmiten con ello.

La diferencia entre fijarnos en modelos de comportamiento o de éxito tiene consecuencias a nivel motivacional. Una de ellas es que, si nos focalizamos en los segundos, nuestra motivación estará más basada en la recompensa y lo externo, es decir, queremos ser como otros en función de lo que logran, lo que obtienen, para disfrutar de sus mismas recompensas y resultados, en lugar de desearlo porque realizan un buen trabajo, se esfuerzan, son un ejemplo de comportamiento ético y excelente y de valores solidarios. Además, tampoco nos servirán de fuente de aprendizaje, porque lo que nos hace mejorar es comprender cuáles son los comportamientos que llevan a uno u otro resultado. Los modelos de comportamiento desarrollan la sabiduría, los de éxito únicamente el narcisismo y el ego.

Contar con referentes adecuados tiene un valor incalculable en el desarrollo de una persona y una sociedad. Según Joseph Nuttin, la falta de un modelo de referencia es tan desastrosa en el aspecto psicológico del autodesarrollo como la falta de cuidado y protección en el terreno afectivo. Algo que también comparte el sociólogo Anthony Giddens, Premio Príncipe de Asturias, para quien la figura del consejero senior o mentor es uno de los roles asociados que más impacto positivo tienen en la mejora de la identidad personal, social y cultural de un país. Sin embargo, todos estos beneficios están siendo cercenados a través de la fabricación de modelos basados en el éxito superficial y fácil, que proliferan en la televisión, medios de comunicación, revistas y las redes sociales.

APRENDEMOS, NOS DESARROLLAMOS Y REALIZAMOS JUNTOS

El ser humano es un ser social y como tal desarrolla su manera de pensar, sentir y actuar en función de sus interacciones con los otros. El aprendizaje por observación e imitación ha sido una constante en la historia de la humanidad. Al observar a nuestros modelos y referentes nos hacemos una idea de cómo se efectúan las conductas que queremos llevar a cabo y, posteriormente, esa información nos sirve como guía de acción. Al tener sus comportamientos como indicador podemos autorregularnos en torno a ellos. Seguramente muchos de nosotros hemos utilizado la imagen de algún mentor o coach que hemos visto preguntar de forma provocadora y poderosa, para contar con una orientación de cómo hacerlo nosotros, para comenzar a practicar, para medir nuestros progresos. A ser coach y mentor se aprende practicando, pero también observando y conversando con otros coaches y mentores más expertos y que ejemplifican un desempeño excelente.

Aprendemos practicando, pero también observando a otras personas que tomamos como referencia. De ahí la importancia de contar con buenos modelos de comportamiento, con referentes sólidos, porque con ello estamos optimizando nuestro aprendizaje y desarrollo.

La realización personal no es individual, porque el ser humano no se realiza en solitario, sino a través de la relación con otros. Cuando carecemos de un ecosistema de referentes adecuado, en las diferentes etapas de nuestra vida, nuestra evolución, funcionamiento y crecimiento se resienten. Me abruma la cantidad de personas que me comparten el impacto que ha tenido en su vida no contar con referentes, con modelos, o con mentores/as para guiarse adecuadamente.

Pretender descubrir un conjunto viable de metas sólo mediante nuestros propios recursos es arrogancia insensata

A este respecto Mihaly Csikszentmihalyi señala que muchos propósitos se basan en metas humanas antiguas en el tiempo, que se redescubren en el presente al leer historias y se reformulan para actualizarlas al contexto y a la persona. Según este autor existe una estrategia compartida por todas las personas que tienen claro su propósi@PERSON = a través de la lectura o la escucha de historias pasadas o del recuerdo de las acciones y pláticas con quienes fueron sus modelos y referentes, estas personas encuentran un significado o hilo conductor en dichas experiencias y las integran con las suyas propias.

Los adultos que han desarrollado su propósito, y viven en torno a él de una forma coherente, suelen recordar que cuando eran muy jóvenes, sus padres, abuelos u otros referentes, les contaban historias y les leían libros sobre retos, gestas heroicas, hitos importantes en la historia personal, familiar o social. Muchas personas han aprendido y se han inspirado en las experiencias de otras que han enfrentado problemas similares a los suyos. «Pretender descubrir un conjunto viable de metas sólo mediante nuestros propios recursos es arrogancia insensata. Las oportunidades de éxito son las mismas que si tratásemos de construir un microscopio de electrones sin las herramientas ni los conocimientos de la física» (Csikszentmihalyi, 1996).

Probablemente muchos hemos escogido la profesión de coach, mentores o supervisores porque hemos tenido contacto con un mentor, coach o supervisor que nos impactó, que nos hizo ver la grandeza de esta práctica, que nos impulsó a hacer lo que él/ella hacía y cómo lo hacía.

NUESTROS REFERENTES

Una persona se convierte en un referente cuando destaca de manera positiva en un ámbito concreto de actividad, por sus valores y comportamiento, por su conocimiento, por su contribución a dicha práctica. Todo ello lo convierte en un modelo a seguir, una referencia a tener en cuenta, alguien con criterio y autoridad moral. Como señala Albert Bandura, muchas de las conductas que llevamos a cabo las hemos aprendido observando a otros, de ahí la importancia de contar con buenos referentes porque de ello depende no solo nuestro desarrollo y desempeño profesional, sino lo que aportamos a nuestros clientes.

Las redes son una fuente de modelos de comportamientos, especialmente, para los que llegan nuevos, o para quienes quieren desarrollarse y avanzar dentro de ellas. Estos modelos suelen ser personas más expertas, mejor posicionadas y relacionadas en su ámbito de actuación y, por ende, tienen mayores posibilidades de acción en el mundo en el que se mueven, convirtiéndolas en un recurso u oportunidad para quienes son más noveles.

Por todo ello desde EMCC Spain queremos dar visibilidad y valor a esta importante figura del #Referente, que además es parte esencial del rol de mentor y mentora. El pasado 4 de febrero la Junta Directiva de nuestra entidad aprobó por unanimidad la creación de esta figura y propuso para ser reconocidos como tal a David Clutterbuck, julio Olalla y Carlos Herrero de las Cuevas.

Los tres simbolizan un saber excelente en el campo del coaching y el mentoring, son la brújula que orienta nuestra práctica profesional, su trayectoria nos inspira, su perspectiva histórica, internacional y multidisciplinar tiene un incalculable valor para la toma de decisiones estratégicas en nuestra profesión. Sus acciones y reflexiones arrojan luz sobre las opciones que tenemos delante.

El pasado 1 de junio tuvimos la oportunidad de compartir un diálogo abierto, profundo y reflexivo con nuestros tres referentes en la jornada organizada por EMCC SPAIN bajo el título #Diálogo con Referentes. Durante la misma pudimos disfrutar de su conocimiento y sabiduría sobre cuestiones como el aprendizaje, la sabiduría, la consciencia, la atención. Algunas de las ideas que nos han transmitido son:

David Clutterbuck: «Tenemos que recuperar el concepto de sabiduría, que está en el origen de la práctica del mentoring, pues sin ella no podemos enfrentar los retos presentes.»

La sabiduría es un saber integrador muy necesario en unos tiempos en los que la polaridad nos está llevando a generar mucho mal a nuestro alrededor. Para desarrollarla es importante no hacer solo coaching y mentoring a la misma gente o a los que son como nosotros, debemos ampliar los horizontes de nuestra práctica. Si no lo hacemos estaremos limitando nuestra capacidad de hacer coaching y mentoring, pero también las posibilidades de crecimiento de nuestros clientes.

A las 3 habilidades básicas de la educación: aprender a leer, a escribir y matemática debemos sumarle la de la práctica reflexiva.

El mejor resultado y la mayor contribución e impacto que podemos aportar como mentores, coaches y supervisores es crear una cultura de aprendizaje continuo en las personas y las organizaciones, a través del hábito de la práctica reflexiva diaria.

Julio Olalla: Parafraseando a Einstein,«No podemos resolver las crisis del presente con formas de pensamiento que pertenecen al pasado». Necesitamos aprender nuevas formas de ver el mundo, de pensar y de actuar. Para ello tenemos que superar la idea de que el conocimiento externo es suficiente para dar respuesta a los retos actuales, que no por acumular más información somos más sabios. Tenemos que aprender a construir conocimiento interno, sabiduría interior. El coaching y el mentoring facilitan la práctica reflexiva sobre la experiencia diaria que es necesaria para incrementar nuestros niveles de consciencia y conocimiento interno.

El aprendizaje que requieren los tiempos actuales es el de la sabiduría, el saber cómo vivir bien y ayudar a otros a hacerlo. No se trata de tener más conocimiento e información sino de ser más sabios. La sabiduría nos permite conectar e integrar el conocimiento externo y el interno para crear mejores respuestas.

Carlos Herreros de las Cuevas: «Necesitamos una nueva forma de aprender, apostar por un aprendizaje vertical, que supone crecer en nivel de consciencia para poder afrontar la complejidad del tiempo presente.»

Para elevar nuestra consciencia tenemos que poner nuestros cinco sentidos al servicio de nuestra atención e, incluso, desarrollar un sexto sentido, ese que es capaz de ver lo que está debajo de nuestras palabras y nuestros actos, en la superficie y en lo profundo. Como mentores y coaches debemos ser capaces de escuchar a un nivel trascendente que nos permita responder a la pregunta ¿Qué es lo que quiere contarme esta persona que no puede o no sabe cómo? ¿Qué es lo que realmente quiere expresar?

La ansiedad del día a día, generada por un hacer irreflexivo, nos aplasta y no nos deja dedicar tiempo a pensar y reflexionar sobre lo que pasa a nuestro alrededor y dentro de nosotros mismos. Todo ello nos impide ver más allá, limitando nuestro crecimiento y nuestra vida.

«Sin el diálogo y la controversia, sin la escucha, la cultura, la confianza en los referentes compartidos y la humildad para reconocer la autoridad intelectual fuera de nosotros mismos, el pensamiento se convierte en una criatura salvaje, inarticulada y paranoica.» (Juan Soto Ivars)

REFERENCIAS

Baltes, P.B. (1990). «Life-span developmental-psychology — basic theoretical principles». Psychologische Rundschau, 41 (1), p:1-24.

Bandura, Albert (1995). Auto-Eficacia: Cómo afrontamos los cambios de la sociedad actual. Título original Self-Efficacy in changing societies. Ed. en castellano 1999. Bilbao: Editorial Desclée de Brouwer, S.A.

Csikszentmihalyi, Mihaly (1990). Fluir. edición en castellano 1996. Barcelona: Editorial Kairos.

De Miguel, María Luisa (2019). Mentoring, un modelo de aprendizaje para la excelencia personal y organizacional. Ediciones Pirámide. Madrid.

De Miguel, María Luisa (2022). Alquimia de la motivación. Ediciones Pirámide. Madrid.

EMCC (2015). Marco de Competencias Coaching y Mentoring.

Guiddens, Anthony (2006). Sociología. 5º ed. 2007. Madrid: Alianza Editorial.

Kegan, Robert (1994). Desbordados. Edición en castellano 2003. Editorial Descleé de Brouwer. Bilbao

Nuttin, Joseph (1980). Teoría de la motivación humana. 1.ª edición en castellano 1982. Barcelona: Editorial Paidós.

Tomasello, Michael (2019). Una historia natural del pensamiento humano. Ediciones UC

(1)

Vygotsky, Albert Bandura, Paul B. Baltes, Fernando Savater, Joseph Nuttin, Robert Kegan.

Ver Texto
Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar