El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
La Ley logo
Coaching y Resiliencia

Coaching y Resiliencia

Cándida Bueno Casado

Socia directora de Tresvias Training, Psicóloga de Empresa y Senior Practitioner Coach por EMCC

Capital Humano, Nº 368, Sección Crecimiento profesional / Artículos, Octubre 2021, Wolters Kluwer

Desarrollar la Resiliencia mediante el coaching es un proceso de adaptación positiva ante situaciones de adversidad y cambio, transformándolas en una oportunidad de crecimiento y desarrollo.

Se podrían enumerar muchas razones por las que es importante para las empresas tener equipos resilientes. Nosotros vamos a hablar de 3 situaciones que justifican la necesidad de desarrollar la resiliencia en los equipos y profesionales:

1.- Entorno VUCA

«VUCA» es un concepto que surgió en los años 90 y que se refiere a 4 características en las que se mueven las empresas actualmente: La Volatilidad, velocidad con la que suceden los cambios. La Incertidumbre (Uncertainty) como imposibilidad de predecir situaciones. La Complejidad o dificultad para manejar el contexto y para distinguir la causa del efecto. Y por último la Ambigüedad, referida a la dificultad para entender las interrelaciones entre los elementos que constituyen el entorno.

Este entorno dinámico e inestable, obliga a las empresas a adaptarse con agilidad, constancia y rapidez al cambio continuo. Como consecuencia, la empresa necesita equipos resilientes con capacidad de adaptación, formados y preparados para enfrentar los desafíos y para aprovechar las oportunidades del entorno.

2.- Las 10 habilidades clave para el año 2025: Recomendaciones del Foro Económico Mundial

La segunda razón se encuentra en el informe sobre el futuro del empleo del Foro Económico Mundial, donde se establecen las 10 habilidades top (1) que necesitan desarrollar los profesionales para el año 2025.

Estas 10 habilidades son: pensamiento analítico e innovación; aprendizaje activo y estrategias de aprendizaje; resolución de problemas complejos; pensamiento crítico y análisis; creatividad, originalidad e iniciativa; liderazgo e influencia social; uso, seguimiento y control de la tecnología; diseño y programación de tecnología; resiliencia, tolerancia al estrés y flexibilidad; razonamiento, solución de problemas e ideación.

El informe agrupa estas habilidades en 4 categorías: Solución de problemas, Autogestión, Trabajo con personas y Uso y desarrollo de la tecnología. Dentro de la categoría de Autogestión, se encuentra la Resiliencia, la tolerancia al estrés y la flexibilidad.

La Resiliencia según el WEF puede ser definida como: la madurez, equilibrio, flexibilidad y control para manejar la presión, el estrés, la crítica, los contratiempos y los problemas personales y de trabajo.

3.- Situación actual

La tercera razón es la situación de pandemia actual que está provocando muchos cambios sociales y organizativos en las empresas. Las reacciones de las empresas están siendo muy diferentes. Nuestras vidas y negocios están sujetos a los vaivenes con la consiguiente incertidumbre. Las empresas resilientes tienen la capacidad para recuperarse de las crisis y amenazas. Una organización resiliente, se adapta con agilidad a los cambios, saca oportunidades de las amenazas y es capaz de transformarse para enfrentar futuras emergencias. Las empresas están formadas por equipos. Tener empresas resilientes solo es posible si tenemos equipos resilientes. De ahí la importancia de la formación y del desarrollo de esta habilidad.

La empresa necesita equipos resilientes con capacidad de adaptación, formados y preparados para enfrentar los desafíos y para aprovechar las oportunidades del entorno

CONCEPTO DE RESILIENCIA Y ESTRÉS

La palabra resiliencia procede del latín «resilio-ire» y significa rebotar, saltar. Tiene que ver con la capacidad de comprimirse como un muelle y recuperar la forma que tenía. El concepto proviene de la física y es la capacidad de algunos metales de doblarse sin romperse.

Boris Cyrulnik, neurólogo, psiquiatra, psicoanalista y etólogo francés, divulgador del concepto de resiliencia, que extrajo de John Bowlby y de su teoría del apego, define la resiliencia como: «La capacidad de los seres humanos para superar periodos de dolor emocional y situaciones adversas».

Edith H. Grotberg, psicóloga norteamericana, la considera como: «La capacidad humana universal para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas o incluso ser transformado positivamente por ellas». Esta definición de resiliencia de Grotberg, nos lleva a entenderla no solo como capacidad que se puede aprender y desarrollar, sino también como transformación constructiva.

Hablar de resiliencia es hablar de neurociencia porque el cerebro es el motor que rige nuestra vida y desarrolla nuestra resiliencia. El cerebro tiene la capacidad de transformar la amenaza en reto. Para hacer esto, necesita flexibilidad mental y aprender a cambiar la percepción del problema. Cuando es capaz de interpretar la amenaza como un reto, es entonces cuando afloran las capacidades.

Si la situación de adversidad se interpreta como una amenaza, nuestro cerebro pone en marcha una respuesta de supervivencia (lucha o huida) y segrega un neurotransmisor: cortisol. Si la respuesta de estrés se mantiene en el tiempo, el estrés puede convertirse en crónico y hacernos enfermar.

Para evitar esa cronicidad es muy importante poner en marcha estrategias (descanso, sueño, deporte, alimentación, mindfulness…) que ayuden a reestablecer el equilibrio homeostático y se recargue la batería.

Cuando nuestro cerebro interpreta la amenaza como un reto, el neurotransmisor que segrega es oxitocina, el neurotransmisor del «amor», de la conexión social que establece vínculos con otras personas. Esta segunda visión es la que nos ayuda a desarrollar resiliencia.

La Resiliencia supone la posibilidad de hacer frente al estrés de una manera positiva

FACTORES DE RESILIENCIA: CÓMO DESARROLLARLOS A TRAVÉS DEL COACHING

La resiliencia es una habilidad que se puede entrenar y desarrollar y es aquí donde entra el coaching.

Si definimos el coaching como una herramienta de aprendizaje y cambio, entonces su utilidad para desarrollar la resiliencia es fundamental.

La competencia de la resiliencia está compuesta a su vez de otras competencias o factores que constituyen el Escudo de la Resiliencia. Estos factores son:

  • 1. Conocimiento de uno mismo: puntos fuertes y áreas de mejora. La capacidad de observación, el conocimiento de uno mismo, de los recursos y de las posibilidades. Saber cuáles son nuestras principales fortalezas y debilidades, así como de los recursos que tenemos para hacer frente a la adversidad.
  • 2. Confianza en sí mismo y autoestima. Una adecuada valoración de nosotros mismos. Iniciativa y responsabilidad para lograr autonomía personal. Valoración proporcionada de uno mismo sin comparaciones con los demás.
  • 3. Gestión de emociones y regulación del estrés. La capacidad de regular las emociones, de afrontar tensiones sin victimismo, interpretando la respuesta física del estrés como un reto. El control de los impulsos. Aprender a mantener la calma en momentos de tensión.
  • 4. Actitud positiva y optimismo. Contagiar energía. Percibir el problema como algo superable. Ver los problemas como retos. Actitud de solución de problemas.
  • 5. Adaptación al cambio y flexibilidad. Capacidad de descubrir el reto del cambio, de ver la oportunidad de cambio como crecimiento y mejora. Flexibilidad para cambiar de creencias, opiniones y comportamiento.
  • 6. Motivación. Capacidad de darle sentido a la vida creando un proyecto transcendente. Motivación para perseverar a pesar de los obstáculos y flexibilidad para cambiar cuando sea necesario.
  • 7. Sentido del humor. Capacidad para reírnos de nosotros mismos, para minimizar los problemas y para sentir emociones positivas. Encontrar lo cómico en la propia tragedia. El humor y la risa reducen tensiones y ayudan a elevar el estado de ánimo y a superar los problemas.
  • 8. Aprendizaje continuo. Tener una mente curiosa de eterno aprendiz, no temer al fracaso y aprender de los errores.
  • 9. Colaboración y compromiso. Capacidad de comprometerse con valores y ayudar a otros. Compartir el conocimiento con otros. Comprender y respetar al otro.
  • 10. Sociabilidad. Habilidad para establecer vínculos afectivos maduros con otras personas, creando relaciones saludables. Inteligencia emocional en las relaciones interpersonales. Empatía, escucha y asertividad para conectar con otras personas y pedir ayuda.

HERRAMIENTAS PARA DESARROLLAR LA RESILIENCIA

A continuación, vamos a ver dos herramientas para promover la resiliencia y que pueden ser aplicadas en el coaching:

Estas dos herramientas son:

1.- Yo tengo, yo soy, yo puedo

En 1995, la Psicóloga Edith H. Grotberg, elaboró un modelo de verbalizaciones para promover la resiliencia. Este modelo, focalizado en el desarrollo individual, se basa en la identificación de recursos personales y vías de acción para enfrentar situaciones de adversidad. Las 3 expresiones son:

  • Yo tengo: Personas en las que confío y que me aman incondicionalmente. Personas en las que puedo apoyarme. Recursos para salir adelante.
  • Yo soy: Feliz cuando hago algo bueno para otros y les demuestro mi afecto. Respetuoso conmigo y con los demás. Capaz de salir adelante con mis conocimientos.
  • Yo puedo: Tener libertad de expresión. Resolver mis problemas. Regularme, encontrando mi base segura en diferentes actividades y personas. Buscar ayuda cuando lo necesito.

2.- La casita de la Resiliencia

La casita de la Resiliencia es un modelo creado por el sociólogo y demógrafo Stefan Vanistendael. Es una de las herramientas más utilizada para entender los elementos claves que constituyen la Resiliencia.

Su aplicación al entorno de las organizaciones permite identificar los recursos de los equipos y de la propia organización para construir la resiliencia.

El modelo facilita la comunicación y orienta un proceso de reflexión para introducir cambios y mejoras. Pone el foco en las fortalezas del equipo y/o la organización y ayuda a visualizar y a identificar los cambios necesarios en cada una de las zonas.

  • Suelo: Son los elementos básicos necesarios para que cualquier empresa subsista. A veces están relacionados con algunos problemas que tiene la organización.
  • Cimientos: Aceptación y percepción que tienen las partes relacionadas con la organización. El conocimiento de cada una de las relaciones.
  • Planta baja: Darle dirección a donde se quiere dirigir la organización y un significado a su existencia, por medio de la misión, visión y los objetivos.
  • Primera planta: Ver qué es bueno para la empresa y qué no lo es, el sentido de pertenencia a la organización, el ambiente laboral. Detectar si existen conflictos internos, conocer el clima.
  • Buhardilla: Conocer qué disponibilidad se tiene hacia el cambio. Cómo se reciben las nuevas soluciones. La exploración de nuevas áreas.

BIBLIOGRAFÍA

CYRULNIK, B, MANCIAUX, M y otros (2003) «El realismo de la esperanza» Madrid. Editorial Gedisa

HENDERSON GROTBERG, Edith (2006) «La resiliencia en el mundo de hoy». Madrid. Editorial Gedisa

MANCIAUX, Michel (2001) «La resiliencia: resistir y rehacerse». Madrid. Editorial Gedisa

SANTOS, Rafaela (2018) «Levantarse y luchar» Barcelona. Editorial Peguin Random House Grupo Editorial S.A.U.

SANTOS, Rafaela (2019) «Mis raíces, motor de la resiliencia». Madrid. Ediciones Palabra

VANISTENDAEL, Stefan. (2018) «Hacia la puesta en práctica de la resiliencia. La casita: una herramienta sencilla para un desafío complejo. BICE (Oficina Internacional Católica de la Infancia). Paris-Ginebra

(1)

Fuente: Future of Jobs Report 2020, WEF World Economic Forum.

Ver Texto
Añadir comentario3Comentarios
Cristina Marco|08/11/2021 16:25:12
Es un excelente articulo donde se pone de manifiesto la importancia de "Saber adaptarse" a las circunstancias y afrontar con actitud positiva todos los retos que puedan surgir tanto en la vida profesional como laboral. Muy interesante.Notificar comentario inapropiado
Emilio Bermell|12/10/2021 11:50:09
Me parece un artículo muy interesante que hace hincapié en la importancia de una habilidad muy importante hoy en día como es la resiliencia, necesaria en las empresas que queremos afrontar los continuos cambios en los entornos en los que nos movemos con éxito. Muy recomendable.Notificar comentario inapropiado
Cris Planchuelo|10/10/2021 17:30:37
Me ha parecido interesantísimo y muy útil. Está muy bien explicado y, aunque se dirija a las empresas, me sirve para aplicarlo de manera personal. Gracias.Notificar comentario inapropiado
Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar