El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Wolters Kluwer logo
Re-imaginando el trabajo post confina...
Ocultar / Mostrar comentarios

Re-imaginando el trabajo post confinamiento

Malet Casajuana, Cristóbal

Capital Humano, Nº 358, Sección Crecimiento profesional / Tribuna, Noviembre 2020, Wolters Kluwer

Portada

Cristóbal Malet

General Manager en INTEGRHO

Los confinamientos y restricciones de movilidad que han surgido a raíz del coronavirus han alterado radicalmente las expectativas y prácticas de las empresas, acelerando el cambio hacia el trabajo flexible de una manera que antes parecía imposible. Desde que se decretó el Estado de Alarma a mediados de marzo, el número de empleados en remoto ha aumentado a un ritmo más rápido de lo que nadie esperaba, y la mayoría de las compañías no estaban preparadas para enfrentarlo. Los empleados se vieron obligados a adaptar el espacio de su casa a una oficina, asegurándose de que las condiciones fueran aceptables para trabajar y de que la conexión de internet fuera buena, además de encontrar nuevas formas de organizar su tiempo de forma eficiente.

El teletrabajo ha traído consigo una serie de desafíos para las empresas, ya sea en la gestión de personas y recursos humanos, en relación al bienestar de los empleados o el mantenimiento de la productividad. Para los empleados, el mayor desafío ha sido administrar su tiempo v de manera que permita un equilibrio entre el trabajo y su vida privada, coordinándose a distancia con sus equipos y asegurándose de mantener unos niveles de productividad iguales o incluso por encima de lo que se espera en la oficina. Por ello, los departamentos de gestión de personas han tenido que dedicar esfuerzos en asegurar el bienestar de la salud física y mental de su personal, al tiempo que buscaban formas de mantener las relaciones laborales, al menos de manera telemática.

Si bien los objetivos de las empresas siguen siendo los mismos, en el sentido de que se centran en los resultados, el teletrabajo precisa incorporar métricas de productividad y gestión de proyectos. Para ello, tenemos la suerte de contar con la ayuda de herramientas tecnológicas y nuevos modelos de trabajo que permiten analizar con mayor objetividad el nivel de contribución del profesional en la empresa y, por tanto, su impacto directo en los resultados.

Desde Integrho, compañía de AdQualis especializada en el desarrollo, implementación y soporte de software para la gestión de los recursos humanos, vemos cómo la tecnología ha servido para evolucionar y dar soporte a los departamentos de gestión de personas. Aunque aún queda mucho camino por hacer, y más en un contexto como el actual, un entorno VUCA donde la flexibilidad está ganando adeptos, por imperativo o por cambio de paradigma, los directivos y jefes de equipo necesitan medir más y mejor el desempeño de sus trabajadores.

El reinado del dato

Nosotros hemos trabajado ya con varias compañías en un nuevo producto de la línea Integrho que es el ‘cuadro de mando’, que es capaz de hacer llegar a los responsables de la Gestión de Personas y jefes de equipo cómo se está comportando el capital humano de la compañía. Nace de la necesidad de contar con datos actualizados, visuales y recurrentes relacionados con las principales variables de la gestión de personas: el absentismo, las contrataciones, el salario medio, el tipo de plantilla medio, el género de la plantilla… e infinidad de variables que pueden ser comparadas y contrastadas para beneficiar la toma de decisiones de las compañías. El objetivo que se persigue es conocer todo aquello que es implícito a la gestión de personas.

Una herramienta de estas características es capaz de ofrecer datos detallados, evitando errores humanos, ya que todo el proceso es automático. Asimismo, aporta valor y potencial al equipo directivo de las compañías ya que apoya sus decisiones en datos actualizados, reales y contrastables. Este, como vemos, es un ejemplo más de cómo la tecnología continuará evolucionando y satisfaciendo las necesidades de los empleados y los empleadores.

Si avanzamos hasta el día de hoy —meses después de que comenzara el experimento masivo del teletrabajo—, muchas empresas han comenzado a notar que sus empleados han sido tan productivos desde casa como lo habrían sido en la oficina. De hecho, el think tank de la OCDE ha informado de un aumento de la productividad, tras una caída inicial, y sostiene firmemente que el bienestar de los trabajadores a distancia es fundamental para mantener la tendencia al alza de productividad. Se trata de un mensaje clave para los empleadores: que un trabajo bien gestionado desde casa, voluntario y no impuesto a las personas, hará que el trabajo sea más eficiente y productivo.

Para los trabajadores, la experiencia en el lugar de trabajo tal vez nunca sea la misma, y las empresas deben evolucionar para satisfacer las necesidades de un mundo post pandémico. A medida que los efectos de la pandemia comiencen a disminuir y empecemos a ver cierta normalidad, muchas empresas implementarán un modelo híbrido, combinando el trabajo a distancia y la presencialidad. Este nuevo modelo podría llegar a ser la «nueva normalidad», debido a que ofrece una mayor flexibilidad individual a los empleados y oportunidades de conciliación laboral.

Un trabajo bien gestionado desde casa, voluntario y no impuesto a las personas, hará que el trabajo sea más eficiente y productivo

Son muchas las empresas en España que aún mantienen el trabajo en remoto para su plantilla completa. Por otra parte, existen aquellas que poco a poco que quieren volver al presencialismo, aunque sea al 50% de capacidad. Es evidente que este cambio ha llegado para quedarse, y, ante un futuro incierto, las tendencias parecen apuntar a que el futuro del trabajo será mixto y a que la tecnología tendrá un papel fundamental en el desarrollo de las compañías.

En cierto modo, la oficina se convertirá en un centro de negocios, un espacio para reunirse y pensar en grupo, mientras que los hogares se convertirán en un lugar de trabajo productivo y sin interrupciones.

Mientras que este nuevo modelo de trabajo puede no ser apto para todas las organizaciones, una cosa que sabemos es que la oficina como la conocemos será diferente en los próximos años. A medida que los empleadores mejoran la conciencia de la diversidad de la fuerza de trabajo, siendo más conscientes del bienestar de su personal, hay otros beneficios emergentes en torno al bienestar de la familia y un mejor uso del tiempo.

El trabajo desde cualquier lugar se convertirá en una norma, mientras que la huella medioambiental de las empresas comenzará a reducirse. Así, a la vez que repensamos los espacios de oficina, tenemos la oportunidad de considerar cómo queremos que sean nuestras ciudades y cómo podrían convertirse en espacios más inclusivos, más seguros y más verdes.

Tenemos muchos retos por delante, si echamos la vista atrás en menos de un año el panorama empresarial ha cambiado drásticamente. No cabe duda de que la tecnología, el liderazgo y la implicación de los empleados serán claves para sobrevivir a los cambios que nos traerá la oficina del futuro.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWolters Kluwer no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar